Los "Infernales" acentuaron su recuperación y liquidaron a la guarnición bandeña
O´Luis Mccullough debutó ante su ex equipo en el Delmi. Foto: LNB Contenidos

Los "Infernales" acentuaron su recuperación y liquidaron a la guarnición bandeña

Con el debut de O´Luis Mccullough, Salta Basket doblegó sin inconvenientes a Olímpico por 90 a 71. Ricky Harris y Ramón Clemente fueron los jugadores más destacados del partido con 20 y 16 unidades, respectivamente.

ramgaraffa
Ramiro Garaffa

La victoria conseguida ante San Lorenzo de Almagro significó un envión anímico importante para los dirigidos por Ricardo De Cecco. La cuestión se estaba haciendo cuesta arriba porque los salteños no pudieron hilvanar ni siquiera un triunfo en suelo visitante y, sin dudas, que el triunfo ante el mejor equipo de la Liga Nacional representó un sacudón de energía positiva para reencauzar todo lo que no se venía haciendo bien.

Las cuatro victorias consecutivas ofrecen un mejor panorama y un respiro para implantar, de una vez por todas, la identidad de juego que pretende imprimir De Cecco a su equipo. La ida de Thornton fue una baja considerable, si se tiene en cuenta que el extranjero era una vía de gol importante en ofensiva y eso le valió integrar un rol importante en la columna vertebral. Sin embargo, la llegada de O´Luis Mccullough pretende olvidar el buen paso del NBA y poner la mirada hacia el futuro, cuyo máximo objetivo es permanecer en la Liga Nacional. El ex foráneo de Gimnasia de Comodoro Rivadavia le podrá aportar goleo, agilidad y variantes en el ataque. En el cotejo contra Olímpico, Mc Cullough aportó 14 puntos en su estreno y fue una opción más para atacar el cesto contrario, detrás del siempre rendidor Ricky Harris quien estuvo intratable y maniató a la retaguardia de Olímpico.

A la hora de hacer un análisis del juego de Salta Basket, se puede indicar que el aspecto a mejorar por parte del conjunto salteño es la regularidad. Los norteños levantan vuelo pero no logran hilvanar victorias importantes en condición de visitante. Esto va en consonancia con la falta de identidad de juego, es fácil decirlo y difícil hacerlo más aún en una liga que no descansa y que demanda mayor atención en los partidos, si se tiene en cuenta que ya no se disputan dos fases como se hacía el año pasado. Cuando no se logra una solídez, como si ocurre en el Delmi, los componentes del equipo salteño entran en un bajón psicológico y eso en vez de favorecerlos para buscar una pronta solución, termina siendo una sentencia de muerte. La irregularidad es moneda corriente en la liga y eso puede hablar de paridad, pero no tiene que ser una excusa para el plantel, si quiere seguir sumando.

El aspecto positivo que demostró en la jornada de ayer fue una buena efectividad en tiros de campo: un tremendo 60% en tiros de campo, más un 45% en triples y 67% en libres. Además, es importante mencionar que la rotación de balón y los rompimientos hacia el aro contrario vulneraron a un Olímpico endeble y con poco funcionamiento. En la faz defensiva, las coberturas y los relevos resultaron fundamentales para ganar el encuentro y allí se destacó Pablo Espinoza, ex Regatas Corrientes. 

Olímpico pagó caro no haber entrenado con la totalidad de su plantel; "Maxi" Stanic jugó con una bursitis en uno de sus codos, Justin Williams tuvo problemas debido a un esguince en el tobillo y Rodney Green tuvo una indisposición intestinal. Para colmo de males los jugadores anteriormente mencionados son la columna vertebral de Olímpico, entonces todo el juego pasó por el puertorriqueño Ramón Clemente que se despachó con 16 puntos.  El resto estuvo por debajo de su rendimiento.

Una vez culminado el partido, el tablero indicaba 90 a 71 a favor de Salta Basket y el fervor de los hinchas se hizo más presente que nunca para hacerles saber a los jugadores que estarán en las buenas y en las malas.

 

 

VAVEL Logo