El básquet neuquino y rionegrino en terreno fértil
Centro Español y Petrolero se ha convertido en una especie de clásico en la Liga Argentina. Foto: gentileza Liga Nacional

El básquet neuquino y rionegrino en terreno fértil

La región norpatagónica tiene numerosos equipos en el Torneo Federal y en la Liga Argentina. El apoyo político se volvió importante. La injerencia de mayores promesas, reavivan la pasión por el básquet.

ramgaraffa
Ramiro Garaffa

El aparato político se ha transformado en un actor principal para la continuidad de los proyectos deportivos en el básquetbol nacional.

En algunas provincias argentas, la influencia del Estado en políticas deportivas es notoria. Esto ocurre en lugares como Corrientes, Santiago del Estero, Formosa y otras más. Se sabe que el máximo objetivo de un club es lograr una autofinanciación para evitar la dependencia de las arcas del Estado, sin embargo es necesario un puntapié económico consistente en el tiempo. Esto contextualiza el tremendo momento que vive Neuquén en el estamento basquetbolístico y que, de hecho, se traduce en la actualidad de Pérfora, Independiente de Neuquén (estuvo en la Liga Nacional y ahora está en el Torneo Federal), Petrolero Argentino y Centro Español de Plottier. Y ahí se suman equipos de Río Negro como Deportivo Viedma, Cipolletti, Del Progreso y Atenas de Carmen de Patagones se puede comprender  la riqueza basquetbolística de la región.

El punto de inflexión en la zona neuquina fue el Campeonato Argentino obtenido el año pasado que tuvo su correlato con la buena actuación de Centro Español, cuando tuvo que enfrentar a Estudiantes de Olavarría en las semifinales de la zona sur de la Liga Argentina y que finalmente luego perdió el acceso a la final a manos del "Bataraz".

Estos hechos fueron suficientes motivos como para inyectar económica y anímicamente a los equipos de básquet de la zona, independientemente del descenso repentino en misiones del combinado neuquino dirigido por Pablo Romero. Ahora la novedad saliente es la confirmación de que Pacífico jugará el Torneo Federal con dos paladines y experimentados en las categorías de ascenso como David Oviedo y Carlos Sepúlveda. Esto implica un paso enorme para el básquet patagónico.

Río Negro tiene una tradición basquetbolística fecunda. No por nada Deportivo Roca en la década del 90 fue un gran fenómeno que estimuló el desarrollo del básquet en otras localidades como por ejemplo Villa Regina. En ese lugar nació Julio Mázzaro, quien jugó en el conjunto roquense y vistió las camisetas de Estudiantes de Olavarría, River, Quimsa, Bahía Basket y Obras. La actualización de esa tradición se está concretando ahora con la participación de Deportiva Viedma, Cipolletti y ahora se sumó Del Progreso que tendrá como DT a un experimentado de la categoría: Daniel Jaule.

La espectacular actualidad también se traduce en jóvenes promesas que se destacan en sus respectivos equipos como es el caso de Julián Ruiz (jugó la anterior temporada en la Unión de Formosa), Agustín Pérez Tapia, Juan Pablo Boudet, Lautaro Riego y en el básquet femenino los éxitos no paran con Victoria China Lara, quien tuvo un rol importante en Quimsa, obteniendo la primera edición de la liga femenina y tiene serias ambiciones de lograr un recorrido importante en la Selección Argentina.

  Victoria Lara

Sin lugar a dudas Neuquén y Río Negro anhelan volver a jugar la Liga Nacional, como lo hizo en su momento Independiente que despertó pasiones en la Caldera y en el Ruca Che. El deseo está, la realidad marcará los tiempos, pero los resultados están a la vista y la esperanza es lo último que se pierde.

   Julián Ruiz

VAVEL Logo