Lanús a octavos con dedicatoria
Foto: @CorazonGranate

Una de las semanas más difícil se vivió en el club, donde la tragedia del defensor siempre estuvo presente en todos, pero aún así no influyó en el resultado. Lanús ganó, goleó y clasíficó para la siguiente fase, donde espera a que el viernes Independiente y Deportivo Español definan su llave para ya saber quién será el rival.

Del “¡Olé, olé, olé, olé, Diego, Diego!” constante hasta el número 15 en el pecho de todos los jugadores del Granate. Todos se acordaron de él, también en el primer gol, cuando Gómez fue a buscar la camiseta de Barisone para festejar y homenajearlo junto a sus compañeros, y sobre el final, con todo el plantel saludando a los padres y la hermana de Diego que estaban pegado a uno de los alambrados del Tomás Adolfo Ducó.

Después de la suspensión del encuentro frente a San Martín de San Juan por el torneo de 30 equipos, la Copa Argentina era la reanudación de Lanús después de todo lo vivido. Y no pudo comenzar mejor.

Desde el arranque se vio un Granate encendido, que quería ganar, recibir el cheque y estar entre los 16 mejores de la Argentina. Y a los 4 minutos llegó el primero, con un centro muy abierto desde la derecha de Ayala que necesitó la cabeza de Gómez para empujar la pelota y romper el cero. Chicago desde el arranque, también, fue muy pobre.

Con jugadas para ambos lados, pero con muy poco de peligro, apenas un cabezazo razante de Leandro Caballero para los de Mataderos y nada más. Hasta que otra vez el Torito sufrió de pelota parada: a los 35, después de que Fritzler encuentre la pelota por la medialuna del área y dispare un débil disparo al arco, un rebote largo del arquero Sánchez permite que otra vez Gustavo Gómez marque un nuevo gol en el área chica y terminar retirándose con un favorable 2-0 en el primer tiempo.

Con un Chicago desatento y un Lanús oportunista, que marcó la diferencia por su jerarquía y eficacia, en los primeros 45, el complemento tendría otra cara; con el Granate aflojándole al acelerador y cediéndole terreno a su rival, que siguió con la mala suerte que no lo dejaba descontar.

Y llegaba el tercero; un golazo de otro partido. Y eso que Lanús no jugó a toda máquina, pero le bastó. Un centro desde el córner derecho para que Sergio González meta una volea extraordinaria y clave del lado izquierdo de Sánchez el tercero para liquidar el encuentro.

El resto del tiempo estuvo de sobra. Pocas llegadas y pobres, con los dos bandos casi acordando el resultado final. 3-0 y victoria para Lanús. Y así fue. El Grana en la vuelta ganó y goleó. Ahora está en octavos de Copa Argentina, a la espera de rival, y con una dedicatoria muy especial.

“¡Olé, olé, olé, olé, Diego, Diego!”.

VAVEL Logo