¿La tercera será la vencida?

Tanto Boca como River han disputado dos veces la final para hacerse del trofeo, pero ninguno pudo ganar. El miércoles, uno logrará sacarse la 'mufa' mientras el perdedor deberá volver a esperar.

¿La tercera será la vencida?
Este miercóles desde Mendoza a partir de las 21hs, el país se inmoviliza con este atractiva final.

El único antecedente entre Boca y River en una final remota del duelo decisivo para consagrar al campeón del Nacional del 76'...si han pasado 42 años lo cual le suma más interés a este clásico. Por otro lado, ya en dos ocasiones ambos equipos quisieron hacerse de la Supercopa Argentina pero ninguno logró dicho objetivo y es más, como si fuera poco los dos equipos perdieron una final que fue pareja desde el trámite del partido, pero en la siguiente fueron goleados.

En la primera edición del certamen en 2012, Boca viajaba a Catamarca como amplio favorito de ganarle a Arsenal y ser campeón. El partido fue muy cerrado y terminó empatado, teniendo que definirse desde los doce pasos (lo mismo sucederá en caso de igualdad en Mendoza). En los penales, el Xeneize falló en tres ejecuciones y los de Sarandí sumaron la estrella que al año siguiente no volvieron a sumar, ya que Vélez le quitó la posibilidad de ser bicampeón del certamen. 

El millonario también arribó como favorito para volverse con un título a casa, cuando en el Bicentenario de San Juan tuvo que enfrentar a Huracán. El equipo Marcelo Gallardo había accedido a la final gracias al torneo local que obtenido de la mano de Ramón Díaz antes de anunciar su renuncia, y los de Apuzzo ganaron la Copa Argentina 2013/14 pero recientemente habían sido eliminados de la Copa Libertadores ante Mineros de Venezuela. Pero en Cuyo, el Globo salió victorioso con un ajustado 1-0 y una lúcida actuación de Marcos Díaz.

Esta vez en Córdoba, pero con el mismo contexto (e incluso mejor) Boca había obtenido tanto el torneo local como la Copa Argentina del año 2015 teniendose que enfrentar ante el subcampeón que fue San Lorenzo. Con la destacada actuación de Fernando Belluschi y el doblete de Barrientos, el Ciclón goleó por 4-0 y dejó al Vasco Arruabarrena sin "triplete" a nivel nacional.

El golpe para River fue en la última edición de la copa: En La Plata se encontró ante un ambicioso Lanús comandado por Jorge Almirón -  accedía a la final tras ganar el torneo doméstico - que bajo la lluvia goleó por 3-0 a los de la Banda Roja, que meses después también ante el Granate se quedaría sin el boleto a la final de la Libertadores 2017 que quedaría en manos de Gremio de Brasil.