Cara a cara: Walter Erviti–Román Martínez

Sin dudas, en el mediocampo los dos son figuras en su equipo y poseen una jerarquía como ninguno.

Cara a cara: Walter Erviti–Román Martínez
Walter Erviti del lado izquierdo, Roman Martinez del lado derecho. Fotomontaje: Julian Minotti.

El clásico del Sur se jugará el domingo a las 15:45 y ya se puede palpitar lo que será un duelo apasionante en la mitad de la cancha, ya que habrá dos jugadores con una jerarquía, a la altura de estos clásicos que son muy importantes para los dos equipos.

Walter Erviti:

Comenzó su carrera en San Lorenzo en 1999 donde obtuvo dos títulos: Torneo Clausura y Copa Mercosur. Luego, pasó a Monterrey donde logró coronarse campeón en el 2003. En México estuvo hasta el 2008, año en el cual pasó a jugar a Banfield consiguiendo el Torneo Apertura 2009 con la institución que, después, lo vendería a Boca  en el 2011. Ya como jugador del conjunto de la Ribera obtendría el Torneo Apertura de ese año y al año siguiente ganaría la Copa Argentina. En el 2013, Erviti llega a un acuerdo y rescinde su contrato para irse a Atlante donde marcó dos goles. Rápidamente, en el 2014, vuelve a Banfield donde logra el ascenso a Primera.

Erviti tiene un total de 636 partidos con 44 goles marcados, en el Taladro es muy querido por el hincha y, día a día, demuestra su amor por la institución. Su juego comienza en mitad de cancha donde él puede ser volante central o se puede tirar a un costado, de todas formas, siempre genera peligro en el área rival y al tener un buen manejo de pies, la mayoría de las veces termina haciendo de enganche.

Román Martínez:

Es un jugador que empezó su trayectoria en Morón, jugando en la tercera categoría del fútbol argentino hasta el 2003, cuando Arsenal de Sarandí lo fichó para vestir esa camiseta. Pero, nuevamente en 2006, pasó a Tigre que estaba jugando en la B Nacional y, en esa temporada, el Matador de Victoria ascendió a la máxima categoría. En 2008, pasó a RCD Espanyol, donde tuvo cierta continuidad y convirtó tres goles, pero no dudaría mucho en ese club, ya que fue cedido en el 2009 a CD Tenerife, donde alternó entre ser titular y ser suplente, y además sufrió el descenso.

Tras descender con CD Tenerife, volvió al Matador hasta el 2012, cuando fue fichado por Estudiantes, en donde se ganó el respeto del hincha del Pincha por tener buenas actuaciones. En 2015, quedó libre y firmó contrato con Lanús. Allí, Martínez encontró continuidad y comodidad ya que cada partido que juega sale figura y junto a Iván Marcone hace una buena dupla en mitad de cancha. También, por momentos, se transforma en enganche para asistir a sus compañeros. Cuando Martínez se enciende, los de Jorge Almirón juegan con toques asociados y con mucha intensidad. Sus estadísticas son un total de 566 encuentros disputados con 103 goles.