Griffin pone en positivo a los Clippers
Foto: Twitter

El Staples Center acogía el primer encuentro entre Los Angeles Clippers y Minnesota Timberwolves de los cuatro que disputarán ambas franquicias esta temporada. Los locales, sin bajas, buscaban ponerse con balance positivo en la temporada después de un inicio titubeante. Los visitantes por su parte, contaban con la baja de Ricky, que sigue con molestias en su tobillo y la ya sabida de Pekovic en busca de conseguir la cuarta victoria consecutiva, algo que no ocurría desde el año 2012. Sin embargo y pese a que el encuentro fue muy igualado, los Clippers demostraron tener la madurez necesaria para apretar en los minutos finales, marcar las diferencias y llevarse el encuentro ante su público. 

De inicio los de Doc Rivers presentaban la novedad de Mbah Moute como titular en el puesto de alero. El extécnico de Boston ha probado a otros jugadores en su posición, como es el caso de Lance Stephenson, y viendo que el equipo sigue sin funcionar ahí probó con el africano con el objetivo de conseguir más intensidad defensiva para frenar a Wiggins, Towns y compañía. Poco pudo hacer la defensa para frenar a un Wiggins que se colocaba con siete puntos en los primeros cinco minutos de encuentro en los que su equipo comenzó dominando en el marcador. Y lo hizo gracias en parte al desconcierto inicial de los Clippers que llevaban cinco pérdidas en otros tantos minutos y tres de ellas de Chris Paul, algo sorprendido por el ímpetu inicial de los jóvenes Wolves. 

Como era lógico, con el paso de los minutos los angelinos comenzaron a ver el aro con facilidad y a recortar distancias hasta remontar en el marcador y llevarse el primer tanteo por 23-19. Salieron mucho más concentrados en defensa los de California en el segundo cuarto conscientes que por la defensa se comenzaría a ganar el encuentro. Dicho y hecho. Dejaron a Minnesota en 18 puntos y además comenzaron a dejar ver destellos del gran banquillo que tienen los de Doc Rivers. Reddick, un viejo conocido de la NBA, hizo alarde de sun gran lanzamiento exterior para aupar a los suyos 11 arriba con un 6-0 de inicio. Además, Lance Stephenson, del que se dice que tuvo un enfrentamiento con uno de los ayudantes de Doc Rivers, aparcó la polémica para demostrar que cada vez va entrando mejor en la dinámica del equipo. Sus números no fueron nada del otro mundo pero su defensa fue muy importante para impedir en momentos claves que los visitantes remontaran

Minnesota despierta, los Clippers sentencian

Tras el descanso, los Wolves demostraron no ser el equipo que adolecía de personalidad en los momentos en los que peor estaba el partido y, de la mano de un gran Wiggins pusieron contra las cuerdas a los Clippers. El canadiense encadenó siete puntos en el tercer cuarto y fue bien secundado por Bjelica, que demuestra a cada partido estar más que preparado para la NBA. Minnesota funcionaba en ataque pero no así en defensa. Los pívots de Sam Mitchell no salían a las ayudas en los uno contra uno de los Clippers y estos no perdonaban de cara al aro. Parecía que el Staples vería una victoria plácida de los suyos pero su rival no había dicho la última palabra. 

Después de ponerse a 13 puntos, Wiggins pidió todos los balones, anotó asistió y jugó un gran baloncesto que permitió a los suyos remontar hasta los cinco puntos. Pero fue ahí donde los Clippers mantuvieron la calma y los visitantes estuvieron perdidos cuando anotar resultaba clave. Con el pabellón murmurando después de desperdiciar tanta ventaja, Redick y un superlativo Griffin se encargaron de devolver la diferencia a los derroteros por los que había transcurrido durante el encuentro para dejar el marcador en el definitivo 107-99 final.

VAVEL Logo