Un premio individual, en una liga regular de equipos. Pero se siente como una victoria colectiva. Ser reconocido en la mejor liga del mundo de baloncesto profesional como el mejor jugador, no solo es trabajo de un jugador, de todo el equipo.

No vale tener las mejores estadísticas, si tu equipo no muestra una regularidad en la temporada regular ni muestra una competitividad en la clasificación. Esto es lo que en ocasiones le ha ocurrido al jugador esloveno, Luka Doncic. 

El efecto Luka Doncic

Si el jugador esloveno de los Dallas Mavericks hubiera nacido en Wisconsin, Nueva York, o Texas, estaríamos hablando de uno de los mayores prodigios de la historia. Pero no, como es europeo la prensa estadounidense baja el suflé de todos los récords que está logrando en la NBA.

Para entender la trascendencia de su estado físico en la liga, tendría la oportunidad si sigue promediando más de 30 puntos por partido de media en todas las temporadas que juegue de superar el récord infranqueable de Lebron James. Pero no, ya ha confirmado que no tiene pensado jugar más de dos décadas al máximo nivel.

Sus números demuestran un talento generacional e único. No solo en la efectividad a la hora de anotar, es uno de los jugadores más inteligentes en la cancha de baloncesto con jugadas mágicas que nadie más ha logrado completar.

Fuente: <strong><a  data-cke-saved-href='https://www.vavel.com/es/baloncesto/2024/02/08/nba/1171666-luka-doncic-la-maquina-de-anotacion-masiva.html' href='https://www.vavel.com/es/baloncesto/2024/02/08/nba/1171666-luka-doncic-la-maquina-de-anotacion-masiva.html'>Dallas Mavericks</a></strong>
Fuente: Dallas Mavericks

Las críticas entre periodistas siempre ha sido la misma, más intensidad en los momentos que el equipo lo necesita, pero los números le avalan. Es el factor diferencial de unos Dallas Mavericks que afrontan estas últimas semanas como el equipo revelación de la conferencia oeste.

El sueño del anillo

Es el único equipo de ambas conferencias con la mejor racha positiva. Un total de siete victorias consecutivas. Esto se explica por el gran cambio que se ha producido en la dinámica de juego. Por un lado, el trade deadline ha sido éxitoso en la franquicia de Texas.

Luka Doncic y Kyrie Irving han conectado a la perfección. Además de la sólidez defensiva del equipo con fichajes que han optimizado el rendimiento del equipo. Es lo que necesitan sus dos estrellas, jugadores de rol que mantengan una regularidad para llegar a lo más alto de la tabla de clasificación.

El año pasado, se veía un proyecto sin vida, apagado y sin premisas de poder lograr algo en los playoffs. Este año, la película ha cambiado, ha renacido un equipo que da miedo, como en el 2011 se cuela en las posibles quinielas para conseguir el anillo. 

Han alcanzado el puesto quinto de la conferencia oeste. Con 45 victorias y 29 derrotas se encuentran a cuatro partidos del cuarto pueesto. Una clasificación que demuestra la evolución de un equipo en constante evolución dentro de la NBA.

El jugador hizo anoche historia al convertirse en el primer jugador en la histoira en hacer 47 puntos, 12 asistencias y 7 rebotes en menos de 36 minutos.

Los números del MVP

En el ránking ha subido tres puestos en una semana, del quinto puesto al segundo por detrás de Nikola Jokic. Denver Nuggets ha bajado al segundo puesto de la conferencia este, aunque solo tienen una derrota más que los líderes, Oklahoma City Thunder.

El puesto en la clasificación general juega un papel importante en la decisión final. Si ponemos en perspectiva los números del jugador serbio y el esloveno se ve la dificultad por la gran competencia generada entre ambas estrellas.

Nikola Jokic ha jugado 72 partidos. Sus promedios indican que lleva 26 puntos, 12 rebotes y 9 asistencias. Con un 58% en tiros de campo y 36% en tiros de tres. Unos números asombrosos para el dos veces MVP y actual campeón de la NBA.

Por su parte, el base esloveno, campeón de Europa con el Real Madrid, está en su mejor temporada. La temporada pasada se sentó en la mesa de Michael Jordan al finalizar con 32 puntos, 8 rebotes y 8 asistencias. Pero este año, sigue mejorando sus números.

La temporada presente demuestran unos números de extraterrestre. Debido a lesiones, solo ha disputado 65 partidos, promediando 34 puntos, 9 rebotes y 10 asistencias. Se encuentra rozando el triple doble en el promedio de sus números. Con respecto a los tiros de campo tiene un 49% y 38% en tiros de tres.

Ahora o nunca

La liga tiene que comprender que sus números no se igualan todos los días. Algo que implica dar un paso adelante, con el respaldo del equipo Luka Doncic puede lograr algo único en la NBA. Un ansiado MVP que la mayoría de sus fanáticos lo desean a toda costa.

Puede ser un punto de inflexión para un jugador que el año pasado no pudo clasificarse a los playoffs terminando en la 11º posición de la conferencia oeste. Este año, las cosas han cambiado y está todo su equipo activado para dar su mejor versión en los compases finales de la temporada regular.