Movistar Estudiantes se lleva un partido muy peleado
La alegría del Estudiantes por conseguir su cuarta victoria en esta temporada | Fotografía: acbphoto.com

El partido destacado de la jornada número 11 de la Liga Endesa medía al Movistar Estudiantes contra el Valencia Basket. Los locales llegaban tras perder tres partidos consecutivos en la competición doméstica y necesitaban la victoria ya que desde abajo equipos como el San Pablo Burgos o el Real Betis Energía plus les apretaban con sendas victorias.

Sin embargo, los antecedentes no eran muy esperanzadores, ya que el Movistar Estudiantes lleva sin ganar en su casa al Valencia Basket desde el 2012, es decir, durante cinco temporadas.

Por su parte, el Valencia Basket llega al partido con sensaciones contrarias. Mientras que en la Liga Endesa se coloca en segunda posición, empatado con el FC Barcelona y siguiendo muy de cerca al Real Madrid que es el que ocupa la primera plaza.

En la Euroliga es todo lo contrario, acumula siete derrotas consecutivas y se sitúa en la decimotercera posición, empatado con Milán, Anadolu Efes y Unicaja, que ocupa el farolillo rojo.

Dominio alterno

El Valencia Basket era el que salía más enchufado en el partido, y así se notaba en el marcador, cogiendo su máxima renta antes del descanso con nueve puntos de ventaja (2 - 11, min. 5) con un gran Tibor Pleiss que en menos de siete minutos ha conseguido anotar ocho puntos y capturar cuatro rebotes.

Sin embargo, el Estudiantes con un parcial de 16 - 3, se ponía por delante y daba la vuelta al partido por completo y obligaba a Txus Vidorreta a pedir tiempo muerto para ajustar la defensa. Gracias al acierto en los triples de Goran Suton, los locales se hicieron que el ritmo del partido y permitió la igualdad en el marcador al final del primer cuarto.

Distinta dinámicas de equipo

Mientras que el Movistar Estudiantes utilizaba a todo su equipo para seguir en el partido, el conjunto taronja se bastaba con Tibor Pleiss que era imparable para los pívots del conjunto estudiantil, y con Fernando San Emeterio que al igual que su compañero, era un quebradero de cabezas para la defensa de los locales.

El pívot alemán sumó en este cuarto seis puntos y cinco rebotes más, para acabar la primera parte con casi un doble - doble, es decir, con 14 puntos y 9 rebotes. Por su parte, el alero cántaro, distribuía juego como quería sin que ningún defensor del Estudiantes pudiera pararle. Estaba en todas las partes de la cancha, visible tanto en defensa como en ataque.

Apretón taronja

El equipo entrenado por Txus Vidorreta salió más concentrado que el Movistar Estudiantes, y eso se notó en la intensidad de los quintetos que salieron al comienzo del tercer cuarto. No solo fue la intensidad, sino que un parcial de 0 - 9 hizo que el Valencia Basket consiguiera 12 puntos de ventaja, su máxima en el partido, hasta ese momento.

Salva Maldonado pidió un tiempo muerto para frenar este arreón de los visitantes. Tras más de cuatro minutos del tercer cuarto, los locales, de la mano de Darío Brizuela consiguió abrir el marcador. Seguido de esta canasta llegó un parcial de los locales de 9 - 2 que les acercó otra vez en el marcador.

Sin embargo, y para acabar el cuarto, el conjunto de la capital del Turia endosó al conjunto estudiantil un parcial de 0 - 6 que les devolvía la tranquilidad de la que gozaban a mediados del tercer periodo.

El partido es del Estudiantes

El Movistar Estudiantes salió con más ganas de llevarse el partido en este último periodo y eso quedó latente desde el minuto uno de este cuarto. Goran Suton con ocho puntos y dos triples en el inicio de este cuarto acercó a su equipo para que sus compañeros hicieran el resto. 16 - 7 de parcial que sirvió para meter al público en el partido.

Un trabajo en equipo mejor que su contrincante hizo que le diera la vuelta al partido, y no volviera a perder esa ventaja en el marcador.

Sin embargo, Erick Green con ocho puntos consecutivos, hizo que el Valencia Basket no perdiera la cara al partido y peleara por la victoria hasta el último segundo, pero, el partido se quedó en Madrid.

VAVEL Logo