Dwyane Wade, como en los viejos tiempos

Los Miami Heat vencieron a los Philadelphia 76ers y lograron empatar la serie uno a uno. El encuentro estuvo marcado por la gran actuación de un viejo conocido, Dwyane Wade.

Dwyane Wade, como en los viejos tiempos
Wade está viviendo meses muy buenos en Miami. Foto: AP Photo

Los Philadelphia 76ers llegaban al encuentro en una racha de 17 victorias consecutivas, jugando un baloncesto espectacular y con la ilusión de un equipo que está floreciendo. Partido en casa y contra los Heat, algo que sonaba a escenario idílico para unos Sixers que esperaban encarrilar la eliminatoria y de paso, alargar la racha de triunfos hasta los 18. Sin embargo y seguramente por la inexperiencia de la plantilla, no tuvieron en cuenta varios factores; los Heat son una de las mejores defensas de la liga, Spoelstra es un grandísimo entrenador y Dwyane Wade siempre será Dwyane Wade. El escolta se fue hasta los 28 puntos y siete rebotes saliendo desde el banquillo, y fue el principal arma de unos Heat que lograron arrebatar el factor cancha en Philadelphia.

El partido

El encuentro comenzó con el guión esperado para los de Brett Brown, que llegaron con una ligera ventaja al segundo periodo. Sin embargo, dicho segundo cuarto fue fatal para los locales; un parcial de 34-13 impulsado por Wade a favor de los Heat dilapidó cualquier renta que pudieran tener los de Philly. El escolta de los de Florida anotó 15 puntos en el segundo periodo, y lejos de bajar el ritmo, siguió dando un recital y concluyó el encuentro con 28 puntos y siete rebotes en tan sólo 26 minutos disputados. 

El partido se apretó en los instantes finales, pero fue entonces cuando salió a relucir la experiencia de los Heat y sobre todo la ausencia de Joel Embiid por parte de los Sixers. Además, el desacierto desde la línea de tres puntos por parte de los locales fue de igual manera un obstáculo enorme.

Wade, eterno

Los 28 tantos de la pasada madrugada le permitieron superar a Larry Bird en la lista de máximos anotadores históricos en playoffs, y colocarse como décimo de dicha lista. Una posición histórica para un jugador que será recordado durante mucho tiempo por su exitosa carrera, y sobre todo por darle a Miami el primer campeonato de su historia. Dwyane se está haciendo mayor, pero la clase siempre perdura y la actuación de la pasada noche parece ser un aviso para todos aquellos que lo daban por retirado.