Palabra de Klay: 14 triples de récord y paliza a los Bulls
Klay Thompson | Foto: @warriors

No hablamos de un partido cualquiera ni de un jugador más. Para poder hacernos una idea de lo que ha logrado Klay esta noche hay que entender lo que ha hecho: 96 segundos con el balón en su posesión, apenas 27 minutos de juego en solo tres cuartos y 52 puntos. Ah, y 14 triples claro, nuevo récord de triples en la historia de la NBA batiendo los 13 que tenía Curry logrados ante los Pelicans el 7 de noviembre de 2016.

Hasta anoche tenía un terrible 5/36 en triples. Sí, Klay, parece que hablamos de cualquier otro jugador y no de la otra pareja de Splash Brothers. Pero hoy hemos vivido una auténtica salvajada totalmente inesperada por la inercia que traía el ‘11’ de los Warriors hasta la fecha. Sus 52 puntos los hizo tocando el balón 52 veces y logrando ser el primer jugador en la historia en meter más de 50 puntos en menos de 28 minutos. Killa Klay.

Como es normal, Steph ha perdido el récord y muchos pueden pensar que esta algo triste y caído por haberlo perdido. Bien, pues que la gente se vaya quitando esa idea de la cabeza. De hecho, fue el base de los Warriors el que le hizo el bloqueo para liberarle para ese definitivo triple, fue él quien celebró el primero y casi sin mirar el aro sabiendo que su compañero la iba a enchufar y ele felicitó ya en el banquillo con un empujón y una palmada en el cuello. Por si algún dudoso quedaba aún, al final del partido dijo que era imposible estar más contento, pues si alguien tenía que batir el récord no había nadie mejor que su amigo Klay. Esa nueva marca, visto así, se queda en casa y los Warriors ven como en menos de una semana Durant ha anotado 41 puntos, Curry se ha ido hasta los 51 y Klay ha logrado 52. Así, un juego de niños como se diría.

Thompson es el segundo jugador en la historia en meter al menos 50 puntos tirando sólo dos tiros libres o menos. El primero fue, cómo no, Stephen Curry.

Poco que decir del partido, 44-28 en el primer cuarto y un 48-22 en el segundo cuarto certificó el 50-92 para los Warriors en solo 24 minutos, segunda mejor marca de la historia de la liga y la mejor registrada nunca por un equipo jugando como visitante.

Los Bulls tienen que darle las gracias a Kerr, hombre que ganó tres anillos con ellos y que en el último periodo, con 125 puntos en su casillero, decidió que ya era bastante y dejó a los suplentes en el banco, de no haberlo hecho el sonrojo podría haber sido histórico, y más si hubiese estado Klay solo. El escolta lo hizo todo y tiró más que el resto del quinteto titular junto, pero si hubiese sido necesario Durant podría haber tirado más y habría metido, como demuestra su 55% en tiros de campo o el 78% que obtuvo también Stephen Curry.

Ahí los Bulls pudieron maquillar algo el marcador y lograron un parcial de 74-57 en los últimos 24 minutos, pero evidentemente ya todo vendido por su débil defensa. Algo nos dejó un Zach Lavine que logró hacer un buen partido junto a Antonio Blakeney. Era evidente pensar que este no iba a ser el partido de los Bulls, pero pocos podían pensar que iba a ser el de Klay y los 14 triples, pero esta es la magia del baloncesto. Fue la magia de Thompson, su partido de 14 triples.

Curry aportó 23 puntos con ocho rebotes y cinco asistencias, que lo dejaron como segundo máximo encestador de los Warriors, Durant se fue a los 14 y ocho rebotes con Green logrando 11 asistencias, 6 rebotes y 3 tapones. Otro gran partido fue el que nos dejó Alfonzo McKinnie con 19 puntos y 10 rebotes en 26 minutos, Cook alcanzó los 16 y Jerebko llegó a los 10. Y, por supuesto, los 52 de Klay. Por parte de los Bulls, Blakeney y Lavine alcanzaron los 21 puntos, Carter llegó a los 18, Payne y Jabari Parker hicieron 15 más y Harrison llegó a los 14.

A continuación, un vídeo de la exhibición:

VAVEL Logo