Grupo B: Países Bajos y Francia lucharán por el primer puesto del grupo

Países Bajos, Francia, Alemania y Polonia lucharán en un grupo donde las claras favoritas, francesas y holandesas, no pueden despitarse si quieren afrontar la Main Round con posibilidades. Mientras, Alemania y Polonia no pondrán las cosas nada fáciles en su búsqueda por la tercera plaza.

Grupo B: Países Bajos y Francia lucharán por el primer puesto del grupo
Grupo B: Mezcla de veteranía y juventud

El grupo B del Campeonato de Europa de Suecia 2016 lo conforman cuatro importantes selecciones: Países Bajos, Francia, Alemania y Polonia. Todas ellas, con discretas actuaciones en los últimos Campeonatos de Europa, quieren escribir su nombre en la historia con la conquista del título continental.

Francia y Países Bajos son los favoritos a estar ocupando los dos primeros puestos del grupo, pero Alemania y Polonia querrán dar la sorpresa contrapronóstico. Un fallo de las favoritas ante las germanas o las polacas, complicaría en demasía sus opciones en la Main Round, obligando a ganar el total de sus partidos para optar a las deseadas semifinales.

Por otra parte, las selecciones restantes, lucharan entre ellas por el tercer puesto del grupo y la clasificacion a la Main Round aunque la calsificación para semifinales de estas selecciones pasaría por un conjunto de resultados además de que ellas hicieran una fase perfecta ganando sus tres partidos.

Por el otro lado, en el grupo A, vendran España, Suecia y Serbia o Eslovenia, por lo que se prevee una Main Round muy competida donde los equipos que lleguen con el mayor número de puntos contarán con ese colchón en caso de fallar en alguno de sus partidos de cara a la clasificación para las semifinales del torneo.

Países Bajos

Foto: swe2016.ehf-euro.com
Foto: swe2016.ehf-euro.com

La cenicienta del balonmano europeo y mundial llega con el objetivo de establecerse dentro del elenco de equipos que, año tras año, están entre los cuatro o cinco mejores equipos del mundo o del continente. Después del éxito en el Campeonato del Mundo de Dinamarca de 2015 finalizando en segundo lugar ante Noruega y la derrota en semifinales por un gol frente a Francia en los JJ.OO de Brasil a la cual no obtuvieron recompensa en la final de consolación ante Noruega, hace que las jugadoras holandesas lleguen al campeonato de Europa de Suecia con el propósito de mantener el estatus que durante estos dos años años han conseguido a base de resultados.

En cuanto a Campeonatos de Europa se refiere, Países Bajos no ha obtenido grandes clasificaciones, siendo una séptima posición conseguida en el Campeonato de Europa de 2016 en Hungría y Croacia. Por ello, Países Bajos quiere dar un golpe en la mesa en la que, seguramente, sea la competición más complicada de ganar debido al nivel de las selecciones que participan en la misma, con el respeto que merecen Brasil y Corea del Sur en las participaciones mundialistas.

Con un juego muy variado, las pupilas de Helle Thomsen, que sustituye a Henk Groener como entrenador de la selección, alternan situaciaciones de mucha movilidad en su primera línea, con procedimientos muy sencillos donde jugadoras clave que posee el equipo holandés ejecutan la toma de decisión propuesta en el juego ofensivo. En defensa, su sistema 6:0 basculante sin demasiada profundiad más la aportacion de Wester en portería ante lanzamientos exteriores, hace que las holandesas sean un difícil rival a batir.

Su calendario en la Preliminary Round ha hecho que se enfrenten ante Francia en la última jornada donde, si todo ocurre según lo esperado, jugarán por la primera posición del grupo y pasar a la Main Round con la mayor cantidad de puntos posibles.

Francia

Foto: swe2016.ehf-euro.com

La subcampeona olímpica quiere recuperar su lugar, como tuvo antaño, en los Campeonatos de Europa. Tras el éxito de Brasil, donde Francia consiguió la medalla de plata en los JJ.OO después de ir batiendo rivales de forma agónica, prorroga ante España y un gol de diferencia frente a Holanda en semifinales, el conjunto de Olivier Krumbholz llega al Campeonato de Europa de Suecia con motivación suficiente como para realizar un gran torneo.

La selección francesa, que en balonmano masculino lo ha ganado todo, en femenino se ha quedado a las puertas de conseguir el ansiado oro varias veces. Campeonas del Mundo en 2003, subcampeonas del mismo torneo en 1999, 2009 y 2011 y subcampeonas olímpicas en 2016, el conjunto francés no ha disputado ninguna final europea y después del éxito olímpico la motivación es máxima.

Con jugadoras fisicamente superiores al resto de equipos, Francia propone acciones donde sus jugadoras se encuentren con situaciones de uno contra uno para desbordar y así conseguir la superioridad numérica o acciones claras de gol. Aunque, es en estas superioridades, donde las francesas sufren ya que la continuidad del balón en puntos de apoyo no es uno de sus puntos fuertes. En defensa, el equipo francés sufre demasiado ante un juego más combinativo y no enfocado al centro de su defensa, ya que ahí se encuentran muy cómodas por su superior físico.

Al igual que Holanda, su objetivo está en la primera posición de grupo para, debido al sistema de competición, pasar a la Main Round con puntos y no tener que ganar todos los partidos de esta para clasificarse a seminiales.

Alemania

Foto: swe2016.ehf-euro.com

La potencia del balonmano mundial, donde sus ligas se encuentran entre las tres mejores del mundo, con la sección femenina no llega a dar el salto de calidad para establecerse con las grandes selecciones continentales. Al igual que su simil masculina, la cual ha ido dando alegría y decepciones durante sus competiciones internacionales, la selección alemana femenina sigue sin despegar.

Desde 1994, donde Alemania consiguió la medalla de plata, no han conseguido volver a pisar una final de Campeonato de Europa. Tres veces han sido las que las alemanas han disputado semifinales del torneo cediendo en ellas y en la final de consolación en la lucha por el bronce.

Potentes en defensa, con una indiscutible defensa 6:0 apoyada en acciones defensivas intensas en el uno contra uno, las alemanas intentan imprimir un rápido ritmo en el juego para poder conseguir el mayor número posible de goles de contraataque. Su ataque, fundamentado en acciones de movilidad muy sencillas, intenta buscar la máxima eficacia con el mínimo riesgo.

Michael Biegler, el entrenador alemán que llevó a Polonia a la semifinal del Campeonato del Mundo en 2015 y no pasó la Main Roud en el pasado Campeonato de Europa celebrado en su país presentando así su dimisión del cargo como entrenador del conjunto polaco, se convertirá en el primer entrenador que disputará las dos Campeonatos de Europa en un mismo año, disputando así el masculino como el femenino.

La selección alemana disputará sus primeros partidos frente a los conjuntos más potentes del grupo, Francia y Países Bajos, jugñandose todo por el todo ante Polonia en la última jornada. Las alemanas, conocedoras de los rivales que tienen en su grupo, intentarán por todos los medios dar la campanada y asaltar la Main Round.

Polonia

Foto: swe2016.ehf-euro.com

La selección polaca es la que menos participaciones lleva en Campeonatos de Europa de los equipos que conforman el grupo B. En ellas, no han coseguido grandes resultados destacando entre ellos un quinto puesto en el Campeonato de Europa de 1998.

Llega al Campeonato de Europa de Suecia después de participar en el Torneo Internacional de Elda donde se ha enfrentado a las selecciones de Argentina, Japón y España, cosechando dos victorias y una derrota, la cual fue ante el equipo anfitrión, España, al que fue ganando durante la primera parte y parte de la segunda, demostrando que puede ser un conjunto que ponga díficil la victoria a otras selcciones que parten, a priori, como favoritas.

Su defensa 6:0 con bastante profundidad crea serios problemas a los rivales. Además, su importante físico en las jugadoras que ocupan el centro defensivo aumenta la dificultad de crear situaciones de lanzamiento exterior en zonas óptimas para el mismo. El ataque polaco parte de movimientos entre sus jugadores muy simples donde, a partir de ellos, buscan acciones de uno contra uno enfatizando hacia zonas exteriores donde sus extremos poseen gran calidad.

Polonia, al igual que Alemania, disputará la lucha por la tercera plaza del grupo B, donde Francia y Países Bajos son las destacadas. Después de las buenas sensaciones demostradas ante España en el Torneo Internacional de Elda, las polacas llegan a Suecia con mucho que ganar y poco que perder.