Un líder añejo, dos gigantes bajo la lluvia y un combate en Merseyside
Jamie Vardy celebra y el resto del equipo el gol contra los Wolves. Vía: Premier League

La octava jornada de la alocada Premier League 2020/2021 nos tenía preparada muchas sorpresas, el mejor partido que se puede ver en la competición con los dos últimos campeones y una lluvia de goles.

  • Viernes para celebrar, sábado sin resaca y  con goles

El aluvión de fútbol dio comienzo en el sur de las islas, en Brighton, donde el equipo de Graham Potter recibía al correoso Burnley de Sean Dyche. Ambos equipos necesitaban la victoria, pues estaban en las posiciones bajas de la tabla, incluso los visitantes eran el farolillo rojo, con tan solo un punto en su haber tras seis choques. El partido tampoco fue digno de mostrar en las escuelas para que los jóvenes aprendan a jugar, y es que el Brighton disparó 19 veces, pero solo 3 inquietaron a Nick Pope. De esta forma, y tras 90 minutos de puro cemento futbolístico, hubo un reparto de puntos en el Amex Stadium.

Para el viernes noche, a pesar de que no se podía salir de fiesta, el Southampton continúa celebrando, ya que se situaron líderes provisionales de la liga tras vencer 2-0 al Newcastle. El St. Mary’s Stadium fue testigo de los goles de Che Adams y Armstrong, algo que hizo justicia en el juego de los saints. Por su parte, los muchachos de Steve Bruce siguen con una dinámica negativa y empiezan a caer posiciones según avanza la temporada.

Después de esta resaca comedida del Southampton, era turno de otro que podía ponerse en cabeza y robarle este honor, el Everton. A Goodison Park no irían relajados, debido a que el Manchester United llegó con ganas de resarcirse de su derrota en competición europea en Turquía, y más que eso, del mal juego que presentó a este examen en el máximo torneo de clubes. Los toffes celebraron pronto en esta mañana de sábado con el gol de Bernard en el minuto 19, pero poco les duró el liderato, ya que Bruno Fernandes, por dos veces, batió a Jordan Pickford y puso el 1-2. El portero inglés, además de demostrar sus dotes bajo el arco, descubrió una pasión más, la de luchador de UFC contra centrales de la Premier League, al propinar una semipatada a Harry Maguire en el saque de un córner. La cosa tampoco fue a más, y el colegiado no señalo nada punible, por lo que el desarrollo del encuentro siguió, con la desesperación del Everton, pero continuó. Finalmente, y con todos los chicos de Carletto volcados al ataque, Cavani profanó por primera vez la portería rival con la camiseta de los diablos rojos tras 56 minutos totales de juego que le ha dado Solskjaer.

Esto no paraba, y minutos después, en Londres, empezó el Crystal Palace contra el Leeds United. Las águilas comenzaron mandando en el luminoso, tras los tantos de Dann y Eze, el primero con esta elástica, pero Bamford no se cansa de marcar, a pesar de las críticas, y recortó para el 2-1. Los protagonistas no dieron ningún respiro al marcador, y Helder Costa, en propia puerta, y Ayew terminaron de certificar la victoria del equipo de Roy Hodgson, y ascienden con paso firme hasta la séptima plaza provisional.

Poco después, en la misma ciudad, pero en otro barrio, jugaba el Chelsea contra el Sheffield United. Los del estadio en Fulham pensaban que sería un choque fácil, contra uno de los que están en posiciones de descenso, pero los sorprendentes blades se pusieron 0-1 a los 9 minutos con un tanto en una gran jugada ensayada de Mcgoldrick. Los de Frank Lampard no se podían permitir que uno de los conjuntos revelación de la pasada campaña se les subiera a las barbas, y empató con Abraham. Chilwell, Thiago Silva y Werner pusieron la puntilla del club visitante, que se hunde a la última plaza, mientras que los londinenses se aúpan a Europa.

La racha de encuentros en la capital no acabó ahí, y es que el West Ham y el Fulham eran los protagonistas de un derbi. El equipo de David Moyes y Scott Parker llegaron a completar los 90 minutos de juego reglamentario con empate a nada, pero parecía que se estaban reservando para el descuento. En estos segundos finales se vio de todo. Soucek marcó en el 91’, algo que hacía indicar que los 3 puntos se quedaban en casa, pero es que Robert Jones, el árbitro de la contienda, señaló un penalti, el cual tiró a lo panenka Lookman. Fabianski adivinó la intención del extremo izquierdo y salvó a los suyos de un empate. La duda queda en si Lookman tendría el valor suficiente y volvería a hacerlo si se diera la posibilidad en un futuro.

  • Domingo para medir a los campeones

La jornada dominical comenzó esta vez fuera de la capital, pero con un conjunto de allí, el Tottenham, que visitaba al West Bromwich Albion. Durante este partido, los de Mourinho conservaron mejor la pelota, pero no lograron abrir la lata hasta el minuto 88, cuando, quién sino, Harry Kane fulminó a Johnstone, y le dio la victoria a los suyos para, de nuevo, cambiar de líder de la categoría.

Siguiendo con la sobremesa en las islas británicas, el Leicester hacía de anfitrión con los Wolves. El equipo que fue campeón hace ya cuatro años logró superar a los lobos gracias a un gol, otra vez con la misma pregunta, quién sino, de Jamie Vardy. El eterno delantero nacido en Sheffield marcó e impulsó a lo alto de la Premier League a los foxes, que acabaron el choque con 5 jugadores de aquella plantilla que fue campeona, lo que permite soñar con repetir la gesta (dicho esto entrarán en racha negativa, el mal de periodista atacando de nuevo).

La tarde dominguera de Premier League nos regaló el mejor partido posible que se puede ver actualmente. Dos gigantes se enfrentaron en el Etihad Stadium, Manchester City contra Liverpool, los dos últimos campeones de la competición. El choque comenzó con un toma y daca de golpes en ambos terrenos de la cancha, pero el  primer gol se decantó del lado rojo, gracias a un penalti que señaló el arbitro, y que convirtió Salah. Sin embargo, los cityzens no se vinieron abajo, y con un gran pase de Kevin de Bruyne, y una mejor maniobra de Gabriel Jesus, el brasileño puso las tablas antes del descanso. La segunda mitad siguió la misma senda, y cualquiera se pudo llevar el partido en esta loca temporada en la que se puede ver hasta a Kevin de Bruyne fallando un penalti. Tras esta batalla entre los dos favoritos a levantar el título al final de la campaña, Klopp y Guardiola se saludaron amistosamente en lo que pareció más un pacto de concordia y no quitarse puntos entre ellos.

El encuentro que cerraba la jornada era el del Arsenal contra el Aston Villa. Los villanos querían volver a la senda del triunfo, mientras que los gunners deseaban inquietar la portería de su ex, Emiliano Martínez, además de postular a puestos europeos. El acumulado del marcador comenzó con el gol de Saka en propia puerta, seguido del doblete de Ollie Watkins. De esta forma, el Aston Villa asaltó en fortín londinense del Arsenal y sacaba los tres puntos para alcanzar la quincena de puntos en un buen inicio de temporada.

  • Resultados y goleadores

Brighton & Hove Albion 0 - 0 Burnley

Southampton 2 - 0 Newcastle:

Che Adams 7'; Armstrong 82'.

Everton 1 - 3 Manchester United:

Bernard 19'; Bruno Fernandes 25'; Bruno Fernandes 32'; Cavani 95'.

Crystal Palace 4 - 1 Leeds United:

Dann 12'; Eze 22'; Bamford 27'; Helder Costa 42'; Ayew 70'.

Chelsea 4 - 1 Sheffield United:

Mcgoldrick 9'; Abraham 23'; Chilwell 34'; Thiago Silva 77 '; Werner 80'.

West Ham 1 - 0 Fulham:

Soucek 91'.

West Bromwich Albion 0 - 1 Tottenham Hotspur:

Kane 88'.

Leicester 1 - 0 Wolves:

Vardy 15'.

Manchester City 1 - 1 Liverpool:

Salah 13'; Gabriel Jesus 31'.

Arsenal 0 - 3 Aston Villa:

Saka 25'; Watkins 72'; Watkins 75'.

VAVEL Logo