Siempre se ha catalogado a la Premier League como la liga más competitiva del mundo. Tanto en términos económicos como futbolísticos demuestran estar un paso por delante del resto. Esta temporada, con 23 jornadas disputadas, vuelven a demostrar que no son pensamientos sin fundamento. Son 4 los equipos que se han desmarcado como los verdaderos aspirantes al título y, entre ellos, encontramos al Arsenal de Mikel Arteta.

El proyecto que la familia Kroenke, dueños del conjunto de la capital inglesa, confió al entrenador guipuzcoano ha crecido exponencialmente desde su llegada a mediados de la campaña 2019/20. 

Mikel Arteta ha conseguido cambiar la cultura tan pesimista que reinaba en un club histórico de capa caída, devolviendo las noches de Champions League al Emirates Stadium y a luchar frente a frente con el mejor Manchester City de su historia. Es por eso que estas 5 razones hacen mantener vivo el sueño de ver en las vitrinas 'gunners' un título que no suman a su haber desde 2004

Experiencia en situaciones límite

Los campeonatos se ganan a base de constancia y resiliencia ante las adversidades. La mejor demostración se puede encontrar en la anterior edición de esta competición donde el Arsenal durmió casi toda la temporada en lo alto de la tabla pero, finalmente, fueron los 'skyblues' los que ganaron el título.

Las experiencias siempre acaban enseñándote algo y el conjunto londinense ya sabe lo que es sentirse perseguido y apurado hasta el límite. Gracias a las malas experiencias vividas, la plantilla ha adquirido esa virtud de manejarse mejor en las situaciones donde el balón comienza a quemar  y todos los focos se centran en tu persona.

La épica también da puntos

Gabriel Jesús celebrando su gol frente al Manchester United / Mundo Deportivo
Gabriel Jesús celebrando su gol frente al Manchester United / Mundo Deportivo

Sin despegarnos del cambio de mentalidad mencionado anteriormente, el conjunto del norte de Londres ha sabido cambiar el 'chip' derrotista y mantener la esperanza por remontar partidos, sabedores de que cada punto ganado a estas alturas es oro. De victorias agónicas en Luton a empates que parecían imposibles como el de Stamford Bridge, este Arsenal jamás negocia la intensidad hasta el pitido final. 

Los puntos conseguidos en los últimos instantes de partido siempre te dejan ese buen sabor de boca, euforia y un extra de motivación y confianza para afrontar la siguiente jornada.

Todos los partidos cuentan, hasta en los que no participas

Esta campaña estamos viendo auténticas sorpresas que nadie esperaba. Derrotas inesperadas y equipos con rendimientos fuera de lo común. En lo que al Arsenal respecta, se está midiendo con Liverpool y Manchester City, los gigantes que han reinado la cima en estas últimas ediciones, y un sorprendente Aston Villa que, de la mano de un conocido como Unai Emery, se ha labrado un hueco entre los aspirantes. Cada partido se juega como una final y nunca se sabe cuando una de estas sorpresas podría llegar a favorecer directamente a un Arsenal que las recibiría con los brazos abiertos.

Ha quedado demostrado que no hay equipo invencible y, remontándonos unas líneas atrás, habrá que poner en valor la constancia del que, en unos meses, levante el trofeo.

Jugadores de grandes noches

Declan Rice celebrando el gol de la victoria frente a Luton Town / Sky Sports
Declan Rice celebrando el gol de la victoria frente a Luton Town / Sky Sports

Los mercados de fichajes son el momento perfecto para encontrar las piezas que necesita cada equipo. Declan Rice, Jurrien Timber, Kai Havertz y David Raya fueron los elegidos para completar una plantilla llena de talento y calidad. 

La grave lesión de rodilla que mantiene a Jurrien Timber alejado de los terrenos de juego desde mediados de agosto y la lenta pero progresiva adaptación de Kai Havertz y el guardameta español no ha permitido a Mikel Arteta desarrollar el fútbol que pretende ni plasmar todas sus ideas en el terreno de juego. 

Sin embargo, Declan Rice es uno de esos jugadores por los que vale la pena pagar el precio de una entrada. El centrocampista inglés ha sido uno de los culebrones del verano con Arsenal y Man. City peleándose por él en una batalla de pujas donde la tradiciónestilo de juego e importancia en él acabaron dando la victoria a los subcampeones de la última edición de Premier League

El desempeño del ex West Ham está siendo realmente excepcional. Sus encuentros ante Liverpool, City y Man. United, la mejor demostración de ello. Demuestra un liderazgo y una mentalidad ganadora que se había perdido con la salida de Granit Xhaka en este mismo verano. Esta temporada, gracias a él, la defensa ha dado un salto de calidad en cuanto a creación de juego y confianza, pues saben que cuentan con un compañero que atesora una calidad brillante. Un talismán para Mikel Arteta. 

Recuperación de efectivos

Las lesiones son el mayor problema al que se puede enfrentar un equipo a lo largo de la temporada. Sin poder contar con Thomas Partey, Jurrien Timber o Emile Smith Rowe y con los constantes pasos por enfermería de efectivos claves para el equipo como Gabriel Jesús, Zinchenko o Tomiyasu, el Arsenal se mantiene en plena lucha por un título que exige la disponibilidad del mayor número posible de jugadores en plantilla. 

Sin embargo, no solo se trata de recuperar físicamente a los jugadores, el aspecto mental es un elemento fundamental en el desempeño de un jugador. Por suerte para el Arsenal, jugadores como Martin Ødegaard o Bukayo Saka están recuperando sus buenas sensaciones con las que se despidieron la campaña anterior. 

El futuro siempre es una incógnita y los precedentes no son positivos pero, por esto y mucho más, este Arsenal puede y debe mantener vivo el sueño de devolver a su afición un trofeo tan deseado.

VAVEL Logo
Sobre el autor