Peter Lim: esfuerzo y perseverancia
Peter Lim, accionario mayoritario del Valencia CF. Fotografía: Carla Cortés | VAVEL España

30 de noviembre del año 2013, un hombre de ojos rasgados hace su aparición ante los medios de comunicación deportivos en España sentándose en el palco de familiares y amigos del Estadio Santiago Bernabéu junto a Cristiano Ronaldo e Irina Shayk. No hay mejor carta de presentación, o puede que sí, posando junto a algún título, como en la primavera de ese mismo 2013 cuando se fotografió con la Copa de su Majestad el Rey ganada por el Atlético de Madrid.

Quizá no se compare con la figura de uno de los mejores jugadores del mundo, pero por aquellas, se le situaba en la actualidad deportiva del tercer equipo más importante de España. No fructificó ese desembarco, demasiado dinero en juego y poco control. Pasaron los meses, tenía el objetivo claro y los contactos adecuados para conseguirlo: recalar en un equipo importante, tanto por historia como por presente y futuro.

La relación del asiático para con el fútbol no es nueva. Mucho se ha hablado desde su llegada a Valencia, pero poco de lo que fue, lo que representa y lo que este empresario singapurense busca en este mundo del fútbol.

Origen y vida personal

Peter Lim nació en situaciones extrañas, no quedan claros ni el lugar, ni la fecha. De su origen solo parece oficial que se remonta al año 1953 en Singapur.

De padre vendedor de pescado minorista y madre ama de casa, pasó su infancia en una vivienda modesta del barrio Bukit Ho Swee donde tenía que compartir su techo, comida y cama junto a sus siete hermanos: tres varones y cuatro hembras. Aún así consiguió graduarse en uno de los mejores centros educativos públicos de Singapur, en la Raffles Institution. Como buena parte de la población pobre de esos países del sureste asiático, su única posibilidad era emigrar. Desembarcó en Australia donde no había tanta diferencia entre la educación para ricos y pobres, en la que la clase media tiene poder de acceso a una educación global y por lo tanto se encontraría en un entorno más apropiado para crecer.

Así todas, el camino al éxito no fue fácil. En un país extranjero, en el que tenía unos conocimientos básicos del idioma y lejos de la protección de sus padres, tuvo que compaginar sus estudios universitarios con distancios trabajos como camarero, taxista y cocinero, hasta que se graduó en finanzas por la Universidad de Western Australia en Perth.

Peter Lim en uno de sus pisos en Singapur, donde amasó su fortuna
Fotografía: EFE

A la vez que universitario fue camarero, taxista o cocinero

Finalizada su etapa australiana volvió a su país, a Singapur y comenzó a acumular grandes beneficios como corredor de Bolsa, ganándose el apodo de Remisier King, el Rey de las Comisiones. En 1996 dejó su labor de intermediario y pasó a ser el gran inversor que hoy día conocemos. Su primer proyecto fue invertir en aceite de palma, concretamente en la compañía Filmar, líder mundial en la producción en este sentido. “Sólo” invirtió 10 millones de dólares como capital inicial llegando a obtener 1.500 millones de dólares cuando se decidió a vender sus acciones de la empresa. A partir de ese momento Lim se convirtió en uno de los diez hombres más ricos de Singapur y su imperio no había hecho nada más que empezar. Le siguieron inversiones en el mundo textil siendo el segundo inversor de FJ Benjamin, firma dedicada a la importación en Asia de marcas exclusivas como Tom Ford, Givenchy o Guess; en el mundo de la salud siendo uno de los socios principales del Thompson Medical Centre en Singapur, hospital especializado en ginecología y en fecundación así como sus clínicas repartidas por el mundo; dueño de un bloque de 11 pisos en el prestigioso Ardmore Park, cerca de Orchard Road, el “Barrio de Serrano” de Singapur, donde vive con su segunda esposa y su madre, de 85 años; y, por último, posee grandes intereses y dinero invertido en otro proyecto inmobiliario de lujo junto a la familia real de Johor, en Iskandar, de la vecina Malasia, donde construye un centro hotelero que además incluirá deportes de agua y también clínicas de prestigio.

En la actualidad se encuentra divorciado de su primera mujer, Teo Geok Fong, que es la madre de sus hijos Kim, de 23 años, y We Kiat, de 21. Está casado desde hace más de una década con una antigua estrella de la televisión local, Cherie Lim, dieciséis años más joven que él.

Desembarco en el fútbol

Su interés por el mundo del deporte empezó con su inversión en la escudería McLaren, adquiriendo el 35 % del accionariado de la misma. Conoció a su gran amigo Jorge Mendes gracias a su entrada en el fútbol con la exclusividad para la explotación de los derechos en suelo asiático del Manchester United.

Conoció a su amigo Jorge Mendes gracias a su entrada en el fútbol con la explotación de los derechos en suelo asiático del ManU

De un encuentro en Indonesia se ha fraguado una gran amistad tanto económica como personal entre ellos. El posicionamiento dentro del deporte es considerado por los grandes inversores como Peter Lim como el trampolín perfecto para que su figura se afiance en el mundo y con ello sus inversiones. Fruto de esta estrategia y de su relación con Jorge Mendes, también se ha fraguado una gran amistad con Cristiano Ronaldo a quien siempre agasaja en sus visitas a Asia y de quien hoy le ha confiado sus derechos de imagen.

Este posicionamiento estratégico ha llevado a Peter Lim a fijarse en primer lugar en el Reino Unido. El Glasgow Rangers fue uno de sus primeros objetivos, pero sin resultado. El Middlesbrough, hoy entrenado por Aitor Karanka, fue un club con el que hubo negociaciones -ya con la ayuda de Jorge Mendes-, pero finalmente no se alcanzó un acuerdo. Su apuesta más sonada fue la que hizo por el Liverpool FC en 2010, ofreciendo 411 millones de euros, comprando la deuda que tenía el club, y prometiendo destinar 40 para reforzar la plantilla. Finalmente los anteriores dirigentes se decidieron por otros compradores.

Se tomó algún tiempo de asueto pero no cejó en su empeño, con el Atlético de Madrid estuvo cerca de alcanzar un acuerdo en 2013. En el mes de abril de ese año, se desvelaba la operación mediante la cual Peter Lim entraría a formar parte del club gracias a una ampliación de capital. Ya en 2011 había hecho un primer acercamiento con Miguel Ángel Gil, consejero delegado del Atlético, pero fue dos años después cuando el acuerdo estuvo muy cerca de cerrarse.

Fotografía: ABC

Ya en 2011 había hecho un primer acercamiento con Miguel Ángel Gil, pero fue dos años después cuando el acuerdo estuvo muy cerca de cerrarse

De hecho, el acuerdo se alcanzó y por ello el Atlético de Madrid viajó a Singapur para disputar un amistoso en mayo del año pasado. En aquel viaje se iba a cerrar todo, per Miguel Ángel Gil dio marcha atrás a última hora, algo que molestó mucho a Peter Lim y en especial a Jorge Mendes, la persona que había hecho la gestión entre las dos partes.

Jorge Mendes siempre ha sido su gran aliado en el mundo del futbol y junto a él han formado un fondo de inversión de compra y venta de jugadores. Quality Sports Investments (QSI) es un fondo que tiene como cabeza visible a Mendes y también a Peter Kenyon, un prestigioso ejecutivo del mundo del futbol que ya pasó por el Manchester United y Chelsea. De QSI, registrado en la isla de Jersey, territorio británico con ventajas fiscales, será de donde procedan la mayoría de los fichajes del Valencia CF, que, por fin, empieza a ver luz al final del túnel gracias al 'león de Singapur'. De hecho el señor Lim ya adquirió los derechos de los jugadores André Gomes (15 millones de euros) y Rodrigo Moreno (30 millones de euros) a través de otra sociedad de la que es dueño, “Meriton Capital Limited”, cuando éstos se encontraban en el Benfica FC, y que posteriormente recayeron en el equipo valencianista sólo porque en 2014 eran jugadores de su futuro propietario que ahora ya está confirmado.

Jorge Mendes siempre ha sido su gran aliado en el mundo del fútbol y junto a él han formado un fondo de inversión de compra y venta de jugadores

Tal era el deseo de Lim de entrar en el fútbol que en 2014, cuando la compra del Valencia se complicaba, desde Italia se apuntó a un interés por hacerse con el control del Milan. Pero lo del club valencianista siempre estuvo latente y el magnate de Singapur ya tiene el ‘juguete’ con el que siempre soñó. La rúbrica definitiva para la venta se produjo de forma simultánea el día 24 de Octubre de 2014 y fue anunciada de forma oficial alrededor de las 23:30 horas. En el comunicado emitido por Bankia, se anunció que, Valencia CF y Meriton (sociedad propietaria de Peter Lim como ya apuntamos) "han firmado hoy los contratos para refinanciar la deuda que el club tiene con el banco, así como para financiar parcialmente la adquisición por parte de Meriton del 70,06% de las acciones del Valencia CF en manos de la Fundación Valencia CF."

La compra, que supone un gasto de unos 320 millones de euros por parte del magnate asiático, dio un impulso definitivo al club y muestra de ello es que finalmente se ha vuelto a la máxima competición continental. A partir de aquí, sólo queda hacer historia.

VAVEL Logo