Hulk y poco más para tumbar al Valencia
Javi Fuego conduce el balón ante Mustafi y Hulk - Foto: Valencia CF

Tras dos temporadas de ausencia en Champions, el Valencia se topó en su primer partido con un Hulk estelar que adelantó al conjunto che. Dos golazos del brasileño, el primero a los pocos minutos tras cruzar al palo largo una asistencia de Danny, y otro con un trallazo desde fuera del área, bastaron a los de Vilas-Boas para llevarse los tres puntos de Mestalla. Así contamos el partido en VAVEL. 

El Zenit no fue mejor que el equipo valencianista sobre el verde. Sin embargo, supo leer mucho mejor el partido que los pupilos de Nuno Espírito Santo. Llegó dos veces a la meta de Jaume en toda la primera parte, y cedió el balón a Hulk en ambos casos para que hiciera el resto. Después, se limitó a resguardarse en el área a aguantar el bombardeo a centros a que los sometió el Valencia. A pesar de la inseguridad que mostró el meta Lodigin, que no blocó un balón en todo el encuentro y pudo hacer mucho más en los dos goles del Valencia, la línea de tres centrales dispuesta por Vilas-Boas estuvo concentradísima todo el encuentro. Ni Negredo ni, en la segunda parte, Alcàcer, fueron capaces de sacar petróleo de los balones que les enviaban las bandas valencianistas. 

Solo con la entrada de André Gomes pudo empezar el Valencia a crear verdadero peligro. El monólogo de la posesión durante la primera mitad fue totalmente inocuo, y se marchó a los vestuarios dos goles abajo y sin haber realizado un solo disparo a portería en toda la primera parte. Con André y dos delanteros, el Valencia se estiró y tuvo al Zenit encerrado en su área, lo que concedió al Valencia mucho más espacio en ataque para Gayà y Cancelo. En sendas combinaciones con sus compañeros de banda, y con la ayuda del portero Lodigin, el Valencia logró empatar el encuentro

Sin embargo, y a pesar de que la inercia del partido hacía pensar que la victoria se quedaría en Mestalla, otro despiste defensivo dejó a Witsel tiempo para pensar. El belga encontró un hueco entre Mustafi y Abdennour desde donde vio portería, y ajustó su chut al palo derecho de Jaume. Este gol acabó de tumbar a los valencianistas. Tres arreones aislados del conjunto ruso, tres despistes del Valencia, les habían quitado los tres puntos. 

Esta tarde se verá si el Valencia aprendió algo sobre el césped aquel día. Una derrota en el frío campo ruso o un empate les complicaría la vida y obligaría a los che a jugarse el pase a la siguiente ronda ante el Lyon en Mestalla. Una victoria, sin embargo, les dejaría con pie y medio en octavos, y aún tendrían la posibilidad de ser primeros de grupo merced a los resultados de la última jornada de la fase de grupos. 

VAVEL Logo