Entrevista. Silas: "A todos nos habría gustado que Raúl Domínguez hubiese marcado"
FOTO: UGS Visión

Como cualquier otro niño de los campos de refugiados saharauis en Tinduf (Argelia), Sid' Ahmed Sidati Malainine Enbarek dio sus primeras patadas al balón descalzo en los partidos entre barrios de la waliya. Con 10 años llegó a España gracias a una familia de acogida, siendo la Gimnástica de Torrelavega el club donde inició su formación como futbolista. Tras mudarse a Euskadi, ingresó en los juveniles del Indartsu de Basauri, para luego recalar en el Laudio, club donde llegaba a proclamarse campeón del grupo IV de Tercera División y acometía dos frustrados playoffs de ascenso a Segunda División B.

Su prometedora trayectoria continuaba en el Sestao River, donde debutaba en la categoría de bronce con una tarjeta de presentación de 31 partidos y 3 goles en el equipo dirigido por José Luis Ribera, llegando a ser seguido por equipos de Primera División como el mismo Athletic. Sin embargo el nuevo proyecto emprendido por Ángel Viadero en Las Llanas no contó con el delantero saharui, cuya ficha fue tramitada in extremis, con aportaciones puntuales desde el banquillo en el histórico año del River.

Reclamado por Aitor Zulaika para el Real Unión, Silas iba a firmar una gran campaña siguiente con los irundarras: 35 partidos jugados y cinco goles que contribuyeron a la clasificación y disputa de sus segundos playoffs de ascenso consecutivos. Pero a pesar de contar para el segundo proyecto del técnico guipuzcoano en Gal, 'Silas' no pudo rechazar la oportunidad de regresar esta temporada a Las Llanas para formar parte del centenario club vizcaíno en lo que es su segunda etapa como verdinegro.

Rodeado de defensas realistas (FOTO: Luisal)
Rodeado de defensas realistas (FOTO: Luisal)

PREGUNTA: No es la primera entrevista que concede a este medio, pero aún no se le había preguntado por el nombre de ‘Silas’. ¿Cómo le llaman familiarmente? ¿De dónde le viene el apodo?

RESPUESTA: A mí en casa y en todas partes me llaman ‘ Sid’Ahmed ’, pero en el mundo del fútbol me conocen por ‘Silas.’ El apodo me lo pusieron hace muchos años cuando era juvenil y jugaba en el Indartsu de Basauri. Concretamente fue el padre de otro jugador, que pensaba que mi nombre era muy complicado y me dijo que me llamaría ‘Silas’. A partir de ahí se lo tomaron en serio, empezaron a llamarme así el padre, el hijo, y poco a poco el resto de la gente, hasta ahora.

P: Comenzando por lo más reciente. Tras el esfuerzo derrochado el pasado domingo en Las Llanas, estaría de acuerdo que la plantilla del Sestao merecía no uno sino dos días de descanso esta semana.

R: La verdad que sí. Las condiciones en las que se jugó fueron muy duras. El campo estaba muy pesado con todo el barro, las piernas se cargaban mucho. Además el gol tempranero que encajamos nos obligó a remar contracorriente y redoblar esfuerzos a todo el equipo. Pero ya estamos recuperados tras el día de descanso y pensando en el Real Unión el próximo domingo.

"El otro día el pie se te hundía hasta el tobillo"

P: De todas formas, alguien que empezó a jugar al balón descalzo en el desierto de piedras de Tinduf debería estar más preparado a jugar en condiciones tan adversas como las del domingo.

R: Allí en Tinduf era diferente. El otro día en Las Llanas no hacías pie, se te iba a todas partes, se te hundía hasta el tobillo. En cambio en Tinduf el campo al menos estaba duro y tenía cierta estabilidad. Imagínate los jugadores de la selección saharaui cuando salieron a jugar fuera, acostumbrados toda la vida a hacerlo en tierra con piedras. Es igual que si coges a un jugador de aquí y le pones a jugar sin botas en un campo, ni siquiera de arena, sino de tierra como son los campos de allí. Cuesta pero te terminas adaptando.

P: La forma de obtener el empate invita a pensar que el River sumó un punto. El desarrollo del partido a que se perdieron dos. ¿Qué sensaciones predominaban en el vestuario tras el pitido final?

R: Nosotros intentamos sacar siempre lo positivo de cada partido y aprender de nuestros errores. Teníamos sensación todo el equipo de haber sido superiores. El mal menor fue el punto conseguido, y que nos merecíamos por todo el trabajo y esfuerzo desarrollado. Fue evidente que nos merecimos los tres porque ellos apenas se acercaron a nuestra portería y nosotros estuvimos constantemente en su área, eso sí, sin estar acertados de cara a portería.

Encarando a un rival (FOTO: Luisal)
Encarando a un rival (FOTO: Luisal)

P: Partido extraño sin duda. Les pitan un penalti a favor, expulsan a un jugador rival, y aun así descontento generalizado por la actuación arbitral. Usted fue protagonista directo de al menos una de las jugadas polémicas. ¿Tan claros fueron los penaltis no señalados y reclamados?

R: Tampoco nos queremos excusar en el tema del arbitraje aunque sí es verdad que este año no estamos teniendo mucha suerte con sus decisiones. Es verdad que son humanos y se equivocan como todos nosotros. El otro día hubo dos penaltis muy claros que no se pitaron, pero es forma ya parte del fútbol. Unas veces se pitan, otras no, y a nosotros nos tocó que no.

P: Y ya que hablamos de penaltis, pocos y casi todos fallados. La sombra de Jito es alargada y ni Jorge ni Abaroa han sido resolutivos desde el punto fatídico. ¿Qué puesto en el orden de lanzadores ocupa Silas?

R: La verdad es que los dos penaltis pedí tirarlos pero no me dejaron. Igual soy yo el gafe (risas). Ya en serio, no creo que haya que darle más vueltas. Todos esperábamos que los metería, ellos los primeros. Es un juego, y unas veces aciertas y otras te equivocas. Sólo queda animarles a que si hay otro penalti tengan la responsabilidad de coger el balón y resarcirse del error convirtiéndolo.

P: En lo personal el partido supuso su regreso a la titularidad. ¿Satisfecho con su actuación?

R: Satisfecho en primer lugar por volver al once, ya que llevaba unas semanas que participaba saliendo desde el banquillo. Me encontré bastante mejor, con buenas sensaciones, pero me toca seguir trabajando para poder aportar mucho más, y conseguir sacar lo mejor de mí para llegar al final a los objetivos propuestos.

P: Sorprendió no tanto su inclusión sino su posición como delantero centro. No es su demarcación preferida aunque sí la que ocupaba en su época juvenil. Aunque no tiene las cualidades ni de Jito ni de Canario, nadie le puede discutir su entrega y pundonor durante los noventa minutos.

R: Por jugar, si hace falta, lo hago hasta de portero. A todos los jugadores nos gusta jugar, aunque tenga cada uno sus preferencias. Yo de delantero, además de en mi época de juveniles, he venido jugado 4 o 5 partidos por temporadas en esa posición, también con Sarriugarte esta misma temporada. Contento porque me pongan, intentando aportar como he dicho trabajo para el equipo y si es con algún que otro gol, mejor.

P: Y ya que hablamos de ausencias, si las cuentas no nos fallan usted es de los pocos jugadores de campo (junto a Cabero, Cristian y Kurbus) que aún no ha caído ( en una temporada aciaga en lo que a lesiones se refiere. ¿Ha tocado madera?

R: La verdad es que este año no estamos teniendo nada de suerte con las lesiones, principalmente la gente con problema de rodilla y cruzados, como Dani, Nacho, Resines… desde principios de temporada. Además hay que contar los diferentes tocados a lo largo de la temporada y les ha costado bastante trabajo recuperarse. Pero ahí también reside la grandeza del equipo, porque a pesar de que las lesiones no nos están respetando, el equipo sigue compitiendo y dando el callo siempre, sea quien sea el que juegue.

"Firmo ahora mismo seguir metiendo un gol por partido, y ganando hasta el final"

P: Como delantero que es, es obligado preguntarle por el gran problema del Sestao esta temporada. El River es el equipo menos goleador de todo el grupo segundo y el domingo quedó bien reflejado sobre el campo.

R: Es verdad que aunque hacemos ocasiones a todos nos gustaría llevar más goles de los que llevamos. Pero el fútbol son aciertos y son fallos, y de cara a puerta este año no nos están saliendo bien las cosas arriba Pero les estamos sacando un buen rendimiento a los pocos goles que conseguimos, porque estamos bien en defensa. Es una aportación colectiva, una solidez defensiva de los de atrás y de los de arriba, que son los primeros que corren. Es un tema que no nos preocupa- No ha podido ser y tenemos jornadas por delante para corregir ese balance. Yo por mi parte firmo ahora mismo seguir metiendo un gol por partido, y ganando hasta el final.

Un jugador rápido y eléctrico (FOTO: UGS Visión)
Un jugador rápido y eléctrico (FOTO: UGS Visión)

P: Por su trayectoria y por su actual rol en el equipo considera acertada su definición como “delantero de ida y vuelta”?

R: No sé. Yo creo que en el equipo tenemos que trabajar todos, defender todos del primero al último. Si los de arriba no corren, los de atrás están vendidos. La solidez defensiva viene cuando nosotros somos los primeros en presionar y ayudar. Es importante para cualquier equipo que la gente de arriba apriete y defienda. Yo personalmente me suelo adaptar a lo que me pida el entrenador, y si me toca defender me pongo el mono como cualquiera de mis compañeros, y echamos un cable como uno más defensivamente.

P: Hay que recordar que está viviendo su segunda etapa en el Sestao tras un año de paréntesis la temporada pasada en Irún, precisamente con el rival del próximo domingo. Recuerda cómo y por qué se produjo su fichaje por el Real Unión…

R: Sí. Había acabado mi segunda temporada aquí en Sestao, una temporada espectacular en la que ganamos la liga y jugamos los playoffs de ascenso, pero en la que no había tenido muchos minutos. En el Real Unión entrenaba Aitor Zulaika, que había sido mi segundo entrenador el año anterior en Sestao y me conocía bien. Me llamó y me comentó la idea y el proyecto que quería hacer, y cómo yo encajaba ahí. A mi el equipo también me venía al dedo en ese momento, y no me lo pensé. Nos pusimos de acuerdo las dos partes muy rápido y fácil y fiché por ellos.

P: Precisamente Aitor Zulaika, comentó este verano, preguntado por la confección de su plantilla, que resultó un contratiempo verse privado de jugadores como Seguín o Silas, con los que en principio contaba para el proyecto de la actual temporada. Teniendo en cuenta sus buenos números en Irún y estas palabras del técnico, ¿por qué apostó por regresar a Sestao?

R: Yo ya había trabajado con él. Es un tío muy majo, una persona muy noble y honrada, que siempre va de frente. Es algo que se agradece, y la conexión, obviamente, funcionaba muy bien porque contó mucho conmigo. En cuanto a la confección de la plantilla, es cierto que contaban a priori conmigo, pero las circunstancias cambian y cada uno tiene que mirar por sus propios intereses. Creo que el Real Unión no ha tenido problema en confeccionar una plantilla otra vez con jugadores buenísimos, y si le preguntas ahora a Zulaika seguro que está contento con la plantilla que tiene a su disposición.

P: ¿Y por qué precisamente decide regresar a Sestao? Se dice que fue una petición de Félix Sarriugarte al club.

R: Sí, cuando Alfonso Del Barrio me llama me dice que Félix quería contar conmigo, que tenía mucho interés en mí. Volver a casa fue un punto decisivo en mi decisión, pero también el hecho de que el Sestao fuera un club que ya conocía, que me había tratado bien, y donde quería aprovechar esa segunda oportunidad para resarcirme del mal sabor de boca de mi segunda temporada, y devolver el cariño que me mostró la grada. Lo más duro fue decidir salir de Irún, cuando tenía la posibilidad de continuar en un club donde me encontraba cómodo y que también quería contar conmigo.

P: En una entrevista anterior confesó que la cabezonería era su peor defecto. ¿Está arrepentido de su decisión hace dos años en Sestao, cuando le aconsejaron buscarse equipo a mitad de pretemporada ya que apenas iba a contar con pocos minutos, pero usted apostó por continuar en el River?

R: Al final son decisiones que se tienen que tomar en la vida, más o menos acertadas o no en función de lo que el tiempo determina. Yo no me arrepiento de lo que hice. Todo lo que hecho como futbolista me ha servido para aprender y conocerme mejor a mí mismo, como futbolista y como persona. Hay años menos brillantes, en los que tienes un papel secundario, en los que no participas tanto, pero tienen la lectura del aprendizaje: conocer tus límites, tu capacidad para aguantar, esa fuerza de voluntad e ilusión que muestras por seguir jugando a fútbol.

El 'escorpión' de Tinduf (FOTO: UGS Visión)
El 'escorpión' de Tinduf (FOTO: UGS Visión)

P: Ciertamente jugó muy poco, pero acabó participando de una temporada histórica para los verdinegros. Y nunca perdió el aprecio de la grada. Es de suponer que ahora entiende su impaciencia ante la falta de efectividad de los delanteros de cara a la portería contraria

R: A todos nos afectó su marcha, nos sorprendió, nadie se lo esperaba. Estábamos trabajando bien con él, contentos con su trabajo. Félix es un buen entrenador que estaba sacando bastante de nosotros. Yo personalmente aprendí muchísimo, porque agradezco el grado de exigencia de entrenadores como él, de los que “te mete las gomas” para sacar lo mejor de ti.

P: Volviendo al partido. Si Raúl llega a meter la jugada que terminó originando el gol del empate, se habría colocado con los mismos tantos que usted, Riki o Jorge Hernández. No sé cómo se ha tomado el vestuario la nueva aportación del Zamora del grupo.

R: Raúl es un fenómeno, y a todos nos habría gustado que hubiese marcado. Remató al suelo, casi sin ver el balón, como él mismo reconoce. Pero su rechace al final acabó en gol, una asistencia como dice Riki. No fue una jugada ensayada, sino un impulso ‘made in Raúl’. Primero iba a sacar la falta lateral, y luego ya le dijeron: ‘entra a rematar’.

"Yo veía peleando al Real Unión como claro candidato para ganar la liga."

P:¿Le parece similar la trayectoria del equipo de Zulaika este año a la de la temporada pasada? ¿Coincide en la opinión de que el equipo txuribeltz es junto con el Real Madrid Castilla el que practica un fútbol más vistoso?

R: Sin duda. Cualquier espectador comprueba que el Real Unión es un equipo que le da gran trato al balón, le gusta jugar. A mí personalmente me encanta cómo juegan, siempre que puedo les veo, porque además tengo allí a muchos excompañeros. La trayectoria es parecida: empezaron el año regular y luego empezaron a tirar para arriba y consolidarse. Están teniendo unos altibajos ahí que el año pasado, cuando yo estaba, llegaron mucho más tarde, en abril. Yo me esperaba incluso que estarían más arriba, les veía peleando como claro candidato para ganar la liga.

P: Sin embargo les visitan en un momento especialmente delicado, con varias bajas en el plantel, y con sólo un punto sumado en los últimos tres partidos. ¿Es el mejor momento para acudir a Gal o es un arma de doble filo?

R: A ellos también les está afectando mucho el tema de las lesiones. Cuando no tienes a todos tus jugadores al máximo nivel es normal que se produzcan estos altibajos y rachas. Pero jugar contra el Real Unión siempre es un mal momento, porque es un equipo con ideas muy claras. Nosotros iremos con nuestras armas y nuestro conocimiento de rival, contrarrestarles y sacar un buen resultado de allí.

P: Si le toca jugar, sabe que posiblemente le tocará ser marcado por alguno de los defensas exverdinegros como Azkoiti, Urkizu o Esnaola. ¿A cuál de ellos preferiría evitar como pareja de baile?

R: Ninguno invita a jugar contra ellos. Son jugadores muy buenos, de alto nivelo defensivo, cada uno con características diferentes. Pero evitar, no evitaría a ninguno: mejor que se preocupen ellos de evitarme a mí. Al final si quieres mejorar y conseguir algo bueno, tienes que enfrentarte a los mejores, y la defensa del Real Unión es una de ésas.

Gol en Las Llanas con el Real Unión (FOTO UGS Visión)
Gol en Las Llanas con el Real Unión (FOTO UGS Visión)

P: El año pasado, en su visita a Las Llanas, marcó uno de los goles del Real Unión y, como avisó en una entrevista a este medio, no lo celebró por respeto. Si el domingo repite suerte con la camiseta verdinegra, ¿lo celebraría?

R: La verdad es que no sabría qué hacer, depende del partido y de las circunstancias. Ojalá tuviera que verme en ese dilema, lo cual significaría que he marcado.

P: Hablando de camiseta, el pasado domingo estrenó el Sestao la camiseta conmemorativa del centenario. Usted que ya ha vestido, si no nos equivocamos, tres diseños diferentes de la verdinegra, ¿con cuál se queda?

R: Tres no, seis si contamos también las segundas equipaciones. La verdad es que nos sorprendió y gustó mucho a todos porque no queda igual vista que una vez puesta. No sabría elegir entre todas, pero igual con ésta que es muy bonita y tiene un significado especial para el club.

P: Y ya que hablamos de centenario, usted también lo es en Segunda B desde el partido con el Castilla hace dos semanas. El próximo reto llegar a otros 100…

R: No lo sabía. Llevamos ya una tralla en Segunda B… (risas). No hay que pensar en más adelante sino vivir día a día y trabajar siempre mejor.

P: Con el Real Unión jugó también los playoffs de ascenso, y dicen que no hay dos sin tres. ¿Qué posibilidades hay de repetir suerte por tercera vez consecutiva?

R: Esperemos. Posibilidades hay, son reales, no nos vamos a engañar, porque estamos a tres puntos de los playoffs. Vamos a intentar sumar de tres en tres cada partido, a ver cómo llegamos a las últimas jornadas. No vamos a dejar de pelear por conseguirlo porque es un reto especial.

P: ¿Cree que los tres puntos del domingo se celebrarían como la certificación matemática de la permanencia, o cómo la posibilidad de seguir soñando con dar caza a Toledo y Arenas?

R: Se celebrarían de la misma manera. Sería una gran noticia, porque además de esa permanencia matemática, seguiríamos cerca del cuarto puesto y meteríamos en la pelea al Real Unión que está ahí también.

P: Suponemos que sigue yendo como cada verano al Sahara. ¿Cómo están las cosas por allí? ¿Qué nos puede contar ahora mismo del fútbol saharaui?

R: Bajo siempre, son unas vacaciones que no me pierdo nunca, para estar con la familia y los amigos. Las cosas están estancadas, con un nivel de vida muy pobre, sin perder nunca la esperanza, pero llegando a un límite que roza lo inhumano.

"Cuando llegamos a las pretemporadas soy de los pocos que no suele tener problemas de peso"

P: ¿Y cómo se pasa ese verano en la ‘Hamada’ a más de 50 grados a la sombra?

R: Pues sí, hace mucho calor. Los veranos cuando llegamos a las pretemporadas soy de los pocos que no suele tener problemas de peso. Algo tendrá que ver el calor que hace allí.

Un delantero de ida y vuelta (FOTO UGS Visión)
Un delantero de ida y vuelta (FOTO UGS Visión)

P: Paradójicamente en un sitio donde apenas se registran precipitaciones unas lluvias torrenciales resultaron catastróficas el pasado mes de octubre.

R: La verdad es que fue un fenómeno atmosférico que dejó secuelas muy importantes, porque las casas son de adobe y no están construidas para esta climatología tan poco frecuente por allí. Llevaba sin llover así desde el 82, creo. Muchas familias se han quedado sin techo, y han tenido que volver a empezar de cero un hogar que les había costado levantar mucho tiempo, esfuerzo y dinero ahorrado. Aprovecho la oportunidad para agradecer a la gente que se ha involucrado en la ayuda al pueblo saharaui, por ejemplo desde el País Vasco, contribuyendo mucho para la protección de esas familias desamparadas y la reconstrucción de estos hogares.

P: ¿Cuántos jugadores federados del Sahara puede haber en el fútbol español?

R: No tengo mucha idea. Sé que hay otro chico jugando por el sur, Moustapha, creo que ha fichado por el Villanovense. Él y yo somos los que podríamos estar a más alto nivel. Creo que hay buenos jugadores saharauis que potencialmente serían buenos futbolistas. Juegan de forma amateur entre ellos, y los mejores llegan a la selección sin apenas preparación, pero si se les diese la oportunidad de salir podrían llegar lejos, aunque sin apenas recursos es imposible.

P: Le ha tocado pues ejercer de abanderado del fútbol saharaui.

R: Un poco sí, pero es importante dar a conocer nuestra causa, llevar nuestro país a donde vayamos y que nunca se olvide de dónde venimos.

VAVEL Logo