Hacía falta
Morata en su última temporada de blanco | Foto: Dani Mullor VAVEL

La vida en el Real Madrid para un canterano nunca ha sido fácil. Especialmente desde la llegada del llamado fútbol moderno, donde el gran flujo de fichajes y las escasas oportunidades han hecho emigrar a cientos de merengues a lo largo y ancho del globo en busca de confianza para demostrar su valía. Pero las cosas parecen haber cambiado ciertamente en los últimos tiempos, pues el Real Madrid está aprovechando más su cantera.

Los jugadores con garra encantan al Bernabéu

Tras el doblete de Morata en el partido ante Turquía de la primera fase de la Eurocopa, el Real Madrid anunció el regreso del madrileño. Florentino Pérez decidió que era el momento de repescar a uno de los jóvenes con más futuro del panorama internacional, y en la pretemporada será Zinedine Zidane quien decida si finalmente forma parte del equipo o se le busca una salida. Sin duda, en sus dos años en la Juventus y tras 5 títulos, se merece la oportunidad de recalar en el club de sus amores. Y más sabiendo la necesidad que tienen los blancos de tener jugadores con garra, algo que encanta al Santiago Bernabéu.

El conjunto español le dejó marchar por 22 millones de euros y le ha recomprado por 30, gastando tan solo 8 millones. La diferencia entre el Morata que se fue y el que vuelve es muy grande: ha ganado en madurez, olfato goleador, esfuerzo. Tres valores clave en su fichaje. Si lucha como tiene acostumbrada a la grada de Turín, sin duda será el traspaso que necesitaba el club para la delantera.

Morata sigue los pasos de Carvajal y Lucas

En el primer equipo del club más laureado del siglo XX ya se encuentran varios canteranos como Carvajal, Casemiro o Lucas Vázquez. Jesé, pese a que puede salir este mercado veraniego, también forma parte de tan prestigioso club. Pero es esencial destacar lo vivido por jugadores como Carvajal o Lucas para equipararlo a la situación de Morata.

Desde pequeños ambos jugadores han sido parte de la cantera blanca. Fueron y son madridistas, pero tuvieron que salir a completar su formación fuera de la capital de España. Dani lo hizo en Alemania, en el Bayern Leverkusen, donde fue nombrado mejor lateral derecho del año; y Lucas en el Espanyol, donde se salió y se convirtió en uno de los pilares del equipo.

Así, Álvaro Morata sigue los pasos de sus excompañeros del Castilla. Con Carvajal ya compartió vestuario en el equipo que ganó la Décima, pero con Lucas será su primera temporada en el Real Madrid. Una cantera que siempre da sus frutos, y que parece haber encontrado una puerta al primer equipo. La garra, la lucha y el madridismo de estos tres futbolistas puede ser determinante al final de una campaña. Hacía falta algo así en el Real Madrid y la llegada de Álvaro rubrica una intención desde el club: además de calidad, es necesaria la entrega.

VAVEL Logo