Gran partido del Lega con un injusto final
De penalti y en el último minuto| CD Leganés

El Leganés visitaba en la tarde de hoy el Camp Nou por primera vez en su historia. El momento era especial para la mayoría de los jugadores y querían salir a hacer un buen partido demostrando que aunque estén pasando por un mal momento el Leganés puede dar la sorpresa. Y desde luego que estuvo a punto de darla, si no hubiese sido por un penalti que pitó el árbitro en el último minuto del partido. 

Los jugadores llegaban a Barcelona rebosantes de ilusión. Sabían a lo que se iban a enfrentar y querían dar la cara. Tras la dolorosa derrota de la jornada pasada contra el Sporting en el Estadio Municipal de Butarque por cero goles a dos, el conjunto madrileño necesitaba quitarse el mal sabor de boca. 

El partido comenzó muy mal para el equipo de Garitano que decidió encerrarse atrás esperando alguna oportunidad a la contra para anotar pero ese planteamiento no salió bien. En el minuto tres Luis Suárez centraba un balón desde la izquierda para Messi que hacía el primero ante un Siovas que pudo hacer algo más para cortar el centro. 

El Barcelona era un vendaval en los primeros quince minutos de encuentro con continuas llegadas a la portería de Iago Herrerín, que repelía bien con ayuda de su defensa. 

Asier Garitano se dio cuenta desde la zona técnica que la cosa no iba por el camino que él esperaba y cambió de plan. El Leganés comenzó a ser más intenso en su presión y subió las líneas de presión provocando algunos fallos en el equipo blaugrana y, lo que es más importante, acabando con el dominio que estaba teniendo hasta el momento el cuadro de Lucho. 

Entonces se volvió a ver al Barcelona que jugó la semana pasada en París. El conjunto de Luis Enrique se quedó sin ideas y comenzó a fallar hasta en los movimientos más básicos. Arriba las cosas no salían por el buen hacer del Leganés y todos buscaban a Leo Messi como cura al mal juego culé. 

El conjunto catalán jugó un partido bastante malo, en el que el Leganés pudo haber ganado incluso si no hubisese sido por las paradas de Ter Stegen. 

Nabil El-Zhar tuvo la primera del conjunto pepinero en un mano a mano que le sacó el alemán y el rechace que le volvió a caer al '25', lo sacó de nuevo Marc André con una mano magnífica abajo. Tras esta el Leganés tuvo otra también de El-Zhar que disparó desde la frontal del área tras caerle un rebote y el balón se envenenó después de tocar el Umtiti obligando a Ter Stegen a sacar una mano espectacular de nuevo. 

El Barcelona en ataque se ceñía a un plan fijo, balones a Messi para que deshiciera el entuerto en el que se estaban metiendo. El centro del campo seguía sin ideas y los de arriba estaban desconectados, por no hablar de las complicaciones que tuvo la defensa en muchas ocasiones ofensivas del Leganés.

Guerrero también tuvo la suya en una ocasión clara en la que el delantero cruzó el esférico pero el guardameta culé sacó un pie providencial para evitar el empate. 

En el segundo tiempo el guión no cambió y el Barcelona siguió en un gris que se iba volviendo negro con el paso de los minutos. Garitano administró bien sus cambios y decidió que era un partido para sacar a Unai López y Darwin Machís, y acertó. 

En un fallo fatídico de Sergi Roberto causado por un exceso de confianza, permitió a Guerrero recuperar el balón en el pico del área blaugrana. El balón llegaba a Machís que detuvo el tiempo hasta que vio a Unai que llegaba de segunda línea. El pase llegó perfecto al jugador pepinero y su disparo se coló por debajo de las piernas de Ter Stegen que en esta oportunidad no pudo hacer nada. El Leganés estaba jugando mejor, estaba mereciendo el gol y lo había conseguido. 

Una vez conseguido el empate el Leganés no se echó atrás y siguió creando peligro hasta lo minutos finales donde acusaron el cansancio y bajaron las líneas considerablemente. La defensa fue férrea, por parte de todos, desde Tito que supo sujetar a Neymar durante todo el partido, pasando por Mantovani y Siovas, que aunque falló en el primer gol después fue mejorando, y terminando por Diego Rico que cuajó un partido excepcional teniéndoselas que ver con Messi, Suárez y Rakitic que intercambiaron la posición a lo largo del encuentro.

Pero el Barcelona tenía una última bala preparada. Luis Enrique que estaba viendo el mal partido de su equipo, sacó a Iniesta, Denis Suárez y Jordi Alba para intentar maquillar el fatal encuentro culé. La bala que guardaban los locales la decidieron disparar cuando más duele, en el último minuto, lo que mató al Leganés. 

Tito, que había marcado a Neymar de una forma perfecta, no conseguía pararle y el brasileño se adentró en el área y cuando vio la posibilidad que Mantovani le brindó, buscó el contacto y provocó un penalti que acabaría marcando Messi, que no celebró. 

Los blaugranas consiguieron hacerse con el triunfo gracias a un penalti en el último minuto, en un partido en el que el Leganés mereció mucho más. Los jugadores de Garitano dejaron muy buenas sensaciones y dieron la cara contra un Barcelona que se vio superado por el conjunto madrileño en muchos momentos del partido. A pesar de la derrota y de no conseguir puntuar, el Leganés se lleva algo positivo: el gran partido de esta noche es el camino a seguir. 

 

VAVEL Logo