Resumen temporada Real Zaragoza 2016/17: Jugando con fuego
El Real Zaragoza consiguió la salvación matemática en la penúltima jornada liguera. Foto: Andrea Royo, VAVEL.

Dicen que si juegas con fuego, al final, te acabas quemando. Poco, muy poco le ha faltado al Real Zaragoza para arder en el infierno de Segunda División esta temporada. El equipo blanquillo ha pasado de luchar por el ascenso directo, a los puestos de play off y, finalmente, a deambular por la tabla clasificatoria para acabar pidiendo la hora y sacar la calculadora para no descender a Segunda División B.

Una temporada para el olvido, otra más, que condena a los maños a tener que sobrevivir otra campaña en la categoría de plata. Pero podría haber sido peor, mucho peor…

Inicio alentador, pero con titubeos fuera de casa

Después de una buena pretemporada donde el equipo maño terminó invicto, estos comenzaban la competición con el objetivo del retorno a la máxima categoría por bandera. Luis Milla, como líder, acompañado de dos pilares fundamentales como Cani y Zapater, era el encargado de devolver a la afición la ilusión y la sonrisa después de una temporada nefasta que acabó con el desastre en Palamós.

Por primera vez después de varios años comenzando la competición fuera de casa, el Real Zaragoza jugaba su primer partido como local ante el UCAM Murcia. Un partido que se saldó con una abultada victoria por 3-1 y que permitían al equipo empezar con buen pie la temporada.

Siete puntos en las cuatro primeras jornadas

La primera salida de la temporada sería ante el CD Lugo en un encuentro marcado por los goles. Los visitantes llegaron a ponerse 1-3 en el marcador, pero los gallegos consiguieron poner las tablas en el segundo tiempo en un encuentro muy disputado. Sin embargo, no tardaría en llegar el primer varapalo de la temporada y, como sería habitual durante toda la campaña, sería fuera de casa. En su visita a Valencia, el Real Zaragoza acabó goleado por 4-2 ante el Levante, equipo que se ha proclamado campeón de la Liga y conseguido el ascenso a Primera División.

Pese a esa derrota, en casa continuaba invicto con tres victorias en tres partidos, lo que permitía a los de Luis Milla estar bien situados en la clasificación y mantener viva la esperanza de que este fuera el año.

Primera crisis

Pero pronto comenzarían a llegar los disgustos para los de Milla. Encadenaron seis jornadas consecutivas sin ganar y comenzó el debate sobre la continuidad del entrenador en el banquillo zaragocista. Tras el empate a cero ante el Real Valladolid y después de lograr tres empates y tres derrotas en las últimas seis jornadas, el Real Zaragoza decidió prescindir de los servicios de Luis Milla.

El siguiente en ocupar el banquillo sería Raúl Agné. El de Mequinenza llegaría en un momento complicado y la victoria resultaba fundamental para poder ascender puestos en la clasificación después de la mala cosecha de resultados. Ante la UD Almería, el Real Zaragoza conseguiría imponerse por 2-1 y esto permitía comenzar con buen pie, pero el equipo seguía sin tener regularidad en la competición.

El Real Zaragoza no conseguía tener regularidad. Foto: Andrea Royo,VAVEL.

El Real Zaragoza era incapaz de lograr la victoria tres jornadas seguidas. A pesar de este aspecto, la gran competitividad de Segunda División permitía al Real Zaragoza continuar en la lucha porque todos los equipos tenían muy poca diferencia de puntos entre sí.

Adiós a la primera vuelta con derrota

Los resultados acompañaban a Agné en las primeras jornadas como entrenador, pero el equipo no terminaba de arrancar y seguía cayendo en dinámicas negativas. Sin duda, la principal y más grave carencia del conjunto maño eran los partidos fuera de casa. Lo máximo logrado a domicilio habían sido los empates.

La única victoria a domicilio de la temporada en la primera vuelta se lograría en la jornada 19 ante el Rayo Vallecano. Unos números preocupantes que alejaban al Real Zaragoza de la aspiración al ascenso directo.

El Real Zaragoza terminó la primera vuelta tocado. Foto: Andrea Royo, VAVEL.

Sin embargo, el conjunto aragonés encadenaría una mala racha de resultados ante Girona, Tenerife, UCAM Murcia y Lugo que harían saltar las alarmas.

Terminada la primera vuelta, el equipo blanquillo tenía un balance de siete victorias, seis empates y ocho derrotas. Unos números que no daban lugar al optimismo, pero había tiempo de reacción, ya que quedaba toda la segunda vuelta.

Tres entrenadores en una temporada

El inicio del nuevo año no trajo la paz para el zaragocismo. Hasta febrero, los blanquillos no verían ganar a su equipo y sería fuera de casa ante la SD Huesca. Pero la irregularidad seguiría acompañándoles durante toda la competición.

Tan solo lograría dos victorias en las primeras nueve jornadas de la segunda vuelta. Unos números que condenarían a Raúl Agné y el club maño cesaría al entrenador después de la última derrota del equipo en casa ante el Sevilla Atlético.

Láinez se estrenó goleando como entrenador. Foto: Andrea Royo, VAVEL.

César Láinez sería el encargado de correr las riendas del equipo. El entrenador zaragozano era el técnico del Deportivo Aragón, pero aceptó hacerse cargo del primer equipo hasta final de temporada. Un momento muy complicado y delicado para la plantilla zaragocista, que no pasaba por un buen momento y donde los resultados y el juego tampoco acompañaban.

Pero la llegada de Láinez al banquillo supuso dar un aire fresco al equipo. Su primer partido como entrenador se saldó con una abultada victoria a domicilio por 0-3 ante el Elche. De esta forma, el conjunto zaragocista ponía fin a su mala racha de resultados y lograba tres valiosos puntos.

La maldición del minuto 70

Si hay un aspecto a tener muy en cuenta para entender la temporada del Real Zaragoza es el bajón de la segunda parte. Un bajón que afecta desde que echa a rodar el balón, pero que hace mella a partir del minuto 70. Ese es el minuto fatídico para el equipo blanquillo.

En total, el Real Zaragoza ha perdido 33 puntos a partir de ese minuto. Partidos que tenía encarrilados que han acabado en empate o derrota y que han costado al equipo una abultada cantidad de puntos y que ha perjudicado claramente para ese objetivo inicial que ha acabado siendo no descender.

Una 'maldición' que ha condenado al equipo. Foto: Andrea Royo, VAVEL.

CD Lugo (ida y vuelta), Sevilla Atlético (ida y vuelta), Nàstic, Córdoba, Getafe, Mallorca, Tenerife, Alcorcón, Reus, Cádiz y Rayo Vallecano son los equipos que lograron aprovecharse de los bajones zaragocistas para poder empatar y, algunos, remontar el partido. Una gran cantidad de puntos que, de haberse sumado, la situación hubiera sido muy diferente y se podría hablar de un equipo que hubiera estado en la lucha por la cabeza de la clasificación. 

A punto de arder

La tensión se notaba en el ambiente. El Real Zaragoza estaba cayendo en una dinámica muy peligrosa y con demasiados equipos jugándose tanto los puestos de promoción de ascenso como el descenso. Solo el Levante se había alejado del resto de la tabla, los demás equipos seguían en la lucha de todo.

Este hecho no favorecía mucho al equipo blanquillo, pues cada jornada se planteaba como una final sin tener demasiado claro cuál era el objetivo. Finalmente, los malos resultados desencadenaron que los maños se tuvieran que centrar en salvar la categoría que este año estaba más cara que nunca.

Una racha de cinco partidos consecutivos sin ganar hizo que los blanquillos no estuvieran salvados hasta el penúltimo partido liguero. Partido donde se enfrentó al Girona en Montilivi en un encuentro insípido y aburrido que acabó de la mejor manera para los dos equipos: los catalanes logrando el ascenso directo a Primera División y los maños salvando matemáticamente la categoría.

El Girona consiguió un histórico ascenso. Foto: Andrea Ruiz, VAVEL.

Un adiós por la puerta de atrás

Pichichi del equipo con 21 tantos. Jugador entregado, comprometido y peleón de cada balón durante todos los partidos. El gol tiene nombre y apellido en el Real Zaragoza de esta temporada y es el de Ángel Rodríguez. El delantero tinerfeño ha sido el máximo anotador del equipo blanquillo y uno de los tres más goleadores de la categoría.

Muchos eran los rumores de su más que posible salida a final de temporada, debido al gran interés que había despertado el delantero en diferentes equipos. Aun así, el Real Zaragoza tenía la esperanza de que este aceptara la oferta de renovación y poder contar un año más en las filas zaragocistas.

Sin embargo, en unas declaraciones a la radio “El Día de Santa Cruz de Tenerife”, el jugador hizo unas declaraciones que levantó ampollas entre los aficionados blanquillos: "Firmo marcar dos goles y que el Tenerife marque tres. Mis compañeros seguro que no porque quieren ganar, pero también firmaría un 5-6, así de claro lo digo".

Comunicado de Ángel Rodríguez. Foto: Emart Soccer.

Al conocer las declaraciones del delantero, la afición zaragocista puso el grito en el cielo a través de las redes sociales. No entendían la actitud del jugador, después de que estos le apoyaran en todo momento durante la temporada. Ante este revuelo y a través de su agencia de representación, Ángel sacó un comunicado pidiendo disculpas por esas declaraciones.

Pero esas disculpas llegaban tarde. La reacción del Real Zaragoza no se hizo esperar y publicaron un comunicado anunciando el cese de las negociaciones para la renovación del jugador. A través del mismo, agradecían los esfuerzos dedicados al club.

Podría haberse ido entre aplausos y reconocido como uno de los pocos jugadores salvables de esta temporada. Sin embargo, ha terminado saliendo de mala manera por la puerta de atrás y con el enfado de su afición. Aun así, el jugador, a través de su agencia de representación, quiso lanzar una carta de despedida: 

Carta de despedida de Ángel Rodríguez. Foto: Emart Soccer.

Agradecidos, pero hartos

El término de la temporada resultó agotadora física y mentalmente tanto para jugadores como para aficionados. Aunque agradecidos por terminar salvando la categoría, la afición pide no volver a repetir una temporada tan irregular donde la ilusión se esfumó por la puerta grande. 

Ahora ya es momento de pensar en la nueva temporada y en conseguir devolver a la afición la ilusión perdida después de una pesadilla de temporada. A todo ello, hay que sumar la reciente decisión de Cani de 'colgar las botas'. Una decisión que ha sido acogida con tristeza, pero con el agradecimiento que merece un jugador de su talla. 

Renovar energías e ilusiones de cara a la nueva temporada. Foto: Andrea Royo, VAVEL.

Que la nueva temporada traiga lo que la afición y la ciudad pide a gritos desde hace tiempo. Pero, de momento, es pronto para hablar de objetivos. 

VAVEL Logo