La Copa devuelve la sonrisa a Butarque
El Lega celebrando un gol | Fuente: CD Leganés

El pasado martes 28 de noviembre de 2017, el CD Leganés volvió a hacer historia. De nuevo en el Estadio Municipal de Butarque el conjunto pepinero regaló una gesta histórica que todos los aficionados guardarán para siempre en su memoria. Butarque acogía el partido de vuelta de los dieciseisavos de la Copa de S.M. el Rey que enfrentaba al conjunto leganense contra el Real Valladolid. Los de Garitano partían con ventaja gracias a la victoria cosechada en el José Zorilla por dos goles a uno.

A octavos de Copa diecisiete años después

Han hecho falta diecisiete años para que el Leganés repitiera la gesta que ya consiguieran en el año 2000, llegar a octavos de final de la Copa del Rey. Aquella temporada el Lega se enfrentó en octavos al Celta de Vigo, verdugo del equipo pepinero gracias al gol average. Asier Garitano aumentó su épica y volvió a meter al equipo de la ciudad del sur de Madrid en octavos de Copa.

La copa anestesia el dolor de La Liga

A pesar del inicio prácticamente inmejorable del Leganés, el equipo no atraviesa una buena racha en la competición liguera. Cuatro derrotas consecutivas parecían haber minado la confianza del equipo, pero la noche de ayer los jugadores supieron defender el resultado favorable que habían cosechado en Pucela. La victoria de ayer puede significar un cambio de dinámica y provocar que el Leganés vuelva a la tan ansiada senda de la victoria.

Tito, el hombre gol

El Leganés no atraviesa una buena racha goleadora. Se corroboró en el partido de ayer cuando el único gol del partido lo anotó un defensa. Tito se convirtió en el protagonista improvisado de la eliminatoria, anotando un gol balsámico de cabeza tras el saque de una falta lateral. El planteamiento de Garitano y el trabajo de sus jugadores ha permitido que el Leganés llegue a octavos de Copa por segunda vez en su historia. Asier Garitano.

VAVEL Logo