El Valencia retoma la senda de la victoria
Zaza fue autor del primer gol del encuentro | Fotografía: La Liga

El Valencia se repone del tropezón en Getafe y vuelve a sumar los tres puntos tras dos jornadas sin conocer la victoria. El rival no lo puso fácil y es que el Celta, que venía de empatar en el Camp Nou, desplegó su juego con relativa comodidad. Iago Aspas, autor del tanto vigués, fue un auténtico dolor de cabeza para la zaga che, que no supo en ningún momento como pararle.

El encuentro fue de poder a poder y desde el principio brindó ocasiones. A los dos minutos de juego, Rubén Vezo consiguió rematar al palo después de meter la puntera tras un saque de esquina. El susto espoleó al Celta, que en los pies de su estrella generó ocasiones de peligro para la portería de Neto

El arbitraje, polémico y discutido por ambas partes, vivió pronto su primera polémica. Jonny penetraba en el área y Gabriel le pisó pero el árbitro dejó seguir ante la ventaja que tenía Aspas para continuar la jugada. Previo a esa acción, ya pudo adelantarse el Celta gracias a una contra llevada por Aspas pero que Sisto no acertó a definir.

Con el paso de los minutos, el Valencia se fue asentando en el partido e impuso su dominio, ahogando la salida de balón de los celestes. Los blanquinegros merodeaban el área y cerca estuvo Soler de abrir el marcador tras una buena jugada entre él y Rodrigo, pero el canterano no acertó a encontrar portería.

Zaza se anticipó a Fontás en el primer gol | Fotografía: La Liga
Zaza se anticipó a Fontás en el primer gol | Fotografía: La Liga

Poco después, Gayá recuperó en tres cuartos, Zaza le devolvió la pared y el lateral valencianista vio como Rubén repelía su disparo y enviaba el balón a córner. En ese saque de esquina llegaría el primer gol. Parejo colgó el balón y Zaza se anticipó a Fontás para rematar de forma inapelable a portería.

El encuentro cambió de dinámica y el Celta intentó reponerse rápido del golpe y casi lo consigue. Sisto colgó un balón a media altura y Aspas en plancha saca un remate fuerte y abajo pero Neto se empleó a fondo dejando una de las paradas en lo que va de liga

Con el 1-0 se llegó al descanso y la sensación que quedaba en Mestalla era la de que el Celta estaba muy vivo y en cualquier acción en el segundo tiempo podía meter un gol.

Y efectivamente, tras el descanso la primera jugada ofensiva de los de Unzúe terminó en la red. Sisto aprovechó una subida de Montoya para recorrer sin oposición la banda. Su centro acabó en las botas de Maxi Gómez cuyo remate, rebotado, le cayó a Iago Aspas que firmó su cuarta jornada consecutiva marcando. 

Aspas celebra el tanto del empate del Celta | Fotografía: La Liga
Aspas celebra el tanto del empate del Celta | Fotografía: La Liga

Tablas en el marcador y todo el segundo tiempo por delante. El conjunto celeste se vio con confianza y monopolizó la posesión del esférico. Sin embargo, Gabriel y Vezo estuvieron bien plantados y limitaron mucho las ocasiones visitantes. 

Marcelino se dio cuenta de que necesitaba revulsivos que le cambiasen la cara al equipo y dio entrada a Nacho Gil por un Carlos Soler que no terminó de estar acertado. A los pocos minutos, también salió Santi Mina por Rodrigo, que estuvo voluntarioso pero no gozó de demasiadas oportunidades.

Los cambios ayudaron a que el Valencia consiguiese mejorar pero no drásticamente. El Celta seguía dominando el encuentro y el Valencia corriendo detrás del balón, sin ideas. 

Por fortuna para los locales, llegó la acción tonta del partido. Nacho Gil fue trabado por 'Tucu' Hernández cuando el jugador che no tenía ninguna salida viable. El árbitro señaló la pena máxima. Los jugadores del Celta protestaron la decisión y a partir de este momento el partido se volvió muy tenso.

Nacho Gil en el suelo tras el penalty que sufrió | Fotografía: Valencia CF
Nacho Gil en el suelo tras el penalty que sufrió | Fotografía: Valencia CF

El penalti lo transformó con suspense Dani Parejo. Su lanzamiento lo detuvo Rubén Blanco pero se le escurrió el balón al arquero vigués y acabó en el fondo de la portería.

A falta de 10 minutos el Valencia se ponía por delante casi en la única oportunidad de peligro de la que dispuso en el segundo tiempo. Los jugadores del Celta protestaron cada lance del juego y se llenaron de tarjetas. Además, se lanzaron en busca del tanto del empate, poniéndole las cosas muy complicadas a los de Marcelino.

Al final, el Valencia consiguió conservar su ventaja y sacó tres puntos vitales en su lucha por la Champions y fortalece su segunda posición. La derrota del Sevilla más la victoria che, pone en seis (más el gol average salvo debacle) la diferencia con la quinta plaza. Además, a la espera de que el Barcelona juegue, el conjunto blanquinegro se sitúa tan solo dos puntos por detrás del liderato.

La semana que viene espera Ipurúa, una salida siempre complicada y con la baja de Simone Zaza por ciclo de tarjetas. Un hándicap añadido para Marcelino que tendrá que solventar.

VAVEL Logo