Sin suerte para anotar gol
Un momento del partido del Cádiz y Sevilla | Foto: LaLiga

El partido comienza con el equipo de Álvaro Cervera dentro de su campo y saliendo muy rápido en cuanto tiene la pelota en sus pies. Por lo que los del Nervión tenían en los primeros minutos la posesión del balón y pudieron acercarse en dos ocasiones a la portería defendida por Rubén Yáñez, todo ello desde el costado izquierdo, pero sin inquietar demasiado al meta. Nolito, en su tercer acercamiento otra vez en la izquierda, pudo perforar la red de la escuadra gaditana, gracias en parte a errores del portero del conjunto local.

Con el marcador en contra para los amarillos, el Cádiz quiso equilibrar la balanza, prueba de ello se puede ver en dos acercamientos cadistas al área sevillista. La primera ocasión la tuvo Aitor García, pero un defensor rival pudo hacerse con el balón antes que el atacante rematara la jugada. La otra ocasión estuvo en una jugada a balón parado, pero el meta sevillista atrapó la pelota.

Con el conjunto gaditano volcado en ataque, llega en el minuto 23 el segundo gol del Sevilla. El balón, que estaba perdido en el centro del campo, lo recupera un jugador hispalense, lo lanza a las posiciones de ataque, Navas desde la banda izquierda lo recoge y puede batir de forma magistral al meta cadista.

Pero los de Nervión no se conformaba con esa ventaja y parecían querer aumentar más la brecha. Nolito, en el minuto 25 de juego, se acercaba a la portería desde la banda derecha lanzando un tiro fuerte pero Rubén Yáñez tuvo la fortuna de evitar lo que parecía ser el cero a tres. Con esta parada, el meta parece haber cogido la suficiente confianza en sus juegos para lograr más paradas.

El Cádiz deseoso de anotar un gol 

En el minuto 30 de la primera parte Aitor García tuvo en sus botas la primera ocasión para anotar un tanto favorable para los de Álvaro Cervera. En una contra le cae el balón al onubense, que corre al área rival y prácticamente solo ante Sergio Rico manda el balón fuera.

Más tarde, los cadistas roban la pelota a los hispalenses en el centro de campo entregando con velocidad el balón a David Barral. El de San Fernando tiene muchos espacios para correr y encararse con la portería sevillista. Lenglet, para frenar a Barral, lo derriba llevando al gaditano al suelo, esto provoca que Mateu Lahoz le muestre tarjeta amarilla. Tiro de falta muy cerca del área sevillista, una ocasión muy clara para sorprender al rival. Álex entrega el balón a Moha Traoré que, con muy mala suerte, no consigue poseer la pelota al resbalarse. Con esta jugada, Mateu Lahoz decreta el final de la primera parte.

Mayor posesión del balón para el Cádiz 

Una vez comenzada la segunda parte, el equipo rival vuelve a tener una ocasión de gol. En una jugada individual de Muriel, el sevillista se acerca al área casi sin oposición de jugadores locales, Rubén Yáñez tuvo fortuna de mandar la pelota a córner.

Ya desde esa jugada, se pudo observar un mayor aumento de posesión de balón por parte del Cádiz CF. Prueba de ello son las numerosas ocasiones de gol por parte del conjunto local. Alberto Perea, desde fuera de área, mandando el balón a las gradas. Aitor García, de nuevo, cuyo chut lo manda Sergio Rico al córner. Ocasión a pelota parada que los locales no consiguen aprovechar.

En el minuto 67 los sevillistas vieron necesario poner orden y poner en aprietos a Rubén, en esta ocasión fue un defensor cadista el que sacó del área la pelota.

Los cambios no surtieron efecto 

En el minuto 70 del partido, Álvaro Cervera decidió meter en el campo a Salvi y Álvaro García. Con estos dos en el campo se pudo ver en el césped más intensidad y más ocasiones de gol.

Salvi, desde su banda derecha, centra el balón al área sevillista, pero Álvaro García tuvo la mala suerte de mandar la pelota a la grada. En apenas unos minutos, el Cádiz vuelve a disponer de una favorable falta directa cerca del área sevillista, en esta ocasión fue un defensor rival el que manda la pelota al córner. También pudieron aprovechar esa ocasión a balón parado, pero Sergio Rico lo vuelve a mandar a córner.

A pocos minutos del final del partido, Salvi aprovecha su velocidad para luchar con el portero rival, pero este lo derriba dentro del área, Mateu Lahoz decreta la pena máxima a favor de los locales. Salvi pide ser el lanzador del penalti, lo tira a su izquierda pero Sergio Rico adivino sus intenciones y pudo parar el lanzamiento.

VAVEL Logo