Los blancos navegan a la deriva
Los jugadores del Villarreal celebrando el tanto de la victoria en el Bernabéu / Fuente: Daniel Nieto (VAVEL)

Los de Zidane no ganan en Liga desde la jornada 15 ante el Sevilla en el Bernabéu. Desde entonces han perdido ante Barcelona y Villarreal en su feudo y han empatado en Vigo ante el Celta. Si a esto se suma que ante el Numancia, un Segunda, se vieron momentos donde los sorianos tenían el control del partido, se llega a la pregunta: ¿Qué le pasa al equipo?

Los jugadores hablaban de mala suerte tras el partido ante el Submarino amarillo, y la verdad es que tuvieron ocasiones para irse al descanso con el resultado a favor, pero no estuvieron acertados de cara a portería y lo acabaron pagando. Por otra parte, hay quien dice que el culpable de esto es el técnico francés. Aunque es de oportunistas echar la culpa a un entrenador que ha ganado ocho títulos de diez posibles. Lo que sí se le puede juzgar es su obstinación a mantener en el campo a aquellos que le han hecho consagrarse entre uno de los mejores entrenadores del momento.

Bajón físico de los jugadores

Kroos sentado en el césped tras recibir una falta / Fuente: Vavel.com
Kroos sentado en el césped tras recibir una falta / Fuente: Daniel Nieto (VAVEL)

Ahí es donde entra, la tercera y última premisa, quizás la más evidente, y hacía la que apuntan todas las miradas. La afición está siendo crítica con la actitud de algunos jugadores dentro del campo, pues en ocasiones recuperan la posición andando, y eso es una cosa que no soporta la afición del Bernabéu. Si puede perder un partido en el feudo blanco, pero el jugador tiene que ir con el cuchillo entre los dientes, tiene que dejarse el alma en cada minuto, eso es lo que quiere la afición. Y el que mejor representa eso y se lo transmite a sus compañeros es el capitán, Sergio Ramos.

Precisamente desde que no está en el campo, al equipo se le ha visto con una falta reacción tremenda. Cuando hizo gol Fornals, el equipo no reaccionó. Todos los jugadores estaban cabizbajos y eso con el de Camas en el campo no sucede porque lleva impregnado el esperítu Juanito en su piel. Ahora bien, si a esa falta se le añade que el equipo sale desconectado en las segundas partes, pues tiene, como resultado, al Barcelona a 19 puntos. Nada más ni nada menos.

Aunque lo realmente preocupante no es la distancia que le separa en Liga del líder, sino que esas desconexiones con las que entran en la segunda parte al césped y que parecen deambular por el campo, debido a ese bajón que, aunque los jugadores afirman que no es así, es evidente, pueden dejar a los de Zidane en marzo fueras de todas las competiciones. A pesar de que los jugadores dicen que tiene que haber una solución para revertir la situación, la verdad es que los blancos navegan a la deriva.

VAVEL Logo