El Racing gana al Gernika pero Viadero sigue perdiendo crédito
El Racing dispuso de múltiples oportunidades pero terminó sufriendo. (Foto: @realracingclub)

En un partido entre dos equipos de la zona alta de la clasificación, todo se centraba en la posibilidad de fuese el último partido de un cuestionado Viadero. Los cántabros llegaban al choque tras la derrota sufrida la pasada jornada en Getxo. Por su parte, el conjunto vasco afrontaba un difícil partido fuera de casa tras perder en su campo ante el Sporting de Gijón B.

Con las necesidades establecidas, el equipo santanderino debía demostrar su teórica superioridad sobre la fina lluvia que caía sobre El Sardinero. Como era de costumbre, Ángel Viadero introducía novedades en su once de cara a buscar soluciones a los problemas de juego que vienía mostrando su equipo. Con Córcoles en el lateral derecho y con Regalón regresando  al centro de la defensa, el técnico santanderino buscaba aportar experiencia para apuntalar la zaga.

El partido comenzaba con el dominio territorial y el control del juego por parte del Racing. En la primera jugada del partido, los cántabros ya dieron muestra de sus intenciones con una acción de estrategia mal finalizada por Aquino. Poco después, el Gernika intentó dar la réplica con un disparo de Berasaluze que terminaba en las manos de Iván Crespo.

Con Borja Granero y Antonio Tomás intentado manejar el motor del equipo racinguista, el público enseguida respondía con ligeros silbidos a la falta de acierto de acciones aparentemente sencillas. Óscar Fernández se mostraba incisivo y veloz por su banda, lo que le permitía superar con cierta facilidad a sus rivales. Fruto de este empuje y de una buena acción combinativa del equipo verdiblanco, llegaba el primer gol del partido. Óscar cedía el balón para Aquino, quién enviaba un preciso y buen pase entre los defensores  vascos para que, en un gran desmarque, César Díaz acabara la acción en gol. 

El Gernika se mostraba nervioso e impreciso, con un juego muy directo y con muchos fallos en las entregas. A pesar de ello, a punto estuvo de empatar el partido tras una buena jugada de Madrazo por banda derecha que, tras irse de su rival, enviaba un buen pase al centro del área que no encontraba rematador.

Cerca de la media hora de juego, un córner botado por Aquino era rematado por Granero al larguero de la portería defendida por Diego. Con un fútbol gris y pobre, el partido iba avanzando hacia los minutos de descanso. El Gernika volvía a sufrir con un córner rematado por Granero, completamente solo, en el segundo palo y que obligó a intervenir con acierto a Diego para enviar el balón a saque de esquina.

En el último tramo de la primera parte, se sucedieron las llegadas del Racing. Granero estrellaba el balón en el cuerpo de un defensa tras una serie de malos despejes en el interior del área vizcaína. Posteriormente, Óscar finalizaba una gran acción iniciada por Córcoles, y que obligaba al portero visitante a emplearse a fondo para enviar el balón a córner. A continuación, Regalón remataba el saque de esquina por encima del larguero y Aquino finalizaba en gol una jugada que era anulada por un fuera de juego dudoso.

Con sendos disparos de Madrazo y Gorka, el Gernika buscó el empate antes de llegar al descanso.

El Gernika mejor en la segunda parte

El partido se reaunudó con un Gernika más ambicioso, como demostró a los pocos segundos de reiniciarse el partido, cuando Abaroa se revolvió cerca del área y sirvió un buen centro que fue rematado por Etxabe al travesaño, cuando ya se cantaba el gol en la fría grada santanderina. El Racing replicó la acción en la siguiente jugada, cuando Aquino luchó un balón ante varios defensas vascos y se llevó el balón por fuerza y garra hasta la línea de fondo para ceder ante la llegada de César Díaz, el cual tan solo tenía que empujar el esférico sin rivales y bajo palos, pero incomprensiblemente, el ariete albaceteño remataba fuera.

En unos primeros minutos con intercambio de acciones, el Gernika dio un paso al frente ante un Racing que se replegaba, buscando salir al contrataque. Koldo buscó sorprender con un lanzamiento desde la frontal que atrapó Crespo. Poco después, César Díaz ejecutaba un golpe franco que terminaba en el lateral de la red. A continuación, Aquino se plantaba ante el guardameta, le regateaba y centraba a la llegada de Héber, quien como César Díaz minutos antes, enviaba el balón por encima del larguero sin rivales y a puerta vacía.

Con ocasiones desaprovechadas y con la desesperación en la grada, los de Viadero emprendieron un viaje hacia el precipicio, con muchos errores en la colocación y en las entregas y cediendo todo el campo a un Gernika que empezaba a creerse la posibilidad de sacar algo positivo del partido. Madrazo lo intentaba mediada la segunda mitad, pero su disparo era despejado por la defensa. El Racing se limitaba a salir en velocidad y en pocos toques, conseguía rebasar la línea defensiva vasca y plantarse en las inmediaciones de Diego. Héber pecó de egoísta cuando varios compañeros le acompañaban en una jugada que bien pudo servir para aumentar la renta.

El último cuarto de hora del partido fue un cúmulo de despropósitos por parte del equipo santanderino, que veía como el Gernika acechaba la portería de Iván Crespo. Entziondo se echó el equipo a la espalda y, con sendas jugadas individuales, provocó el susto en la grada. Primero con un disparo que se marchó fuera y luego con una centro que sirvió para que Abaroa rematara libre de marca en el segundo palo, pero su disparó fue bien atrapado por Crespo. Con los pitos del público de El Sardinero, el Racing comenzó a perder tiempo y a provocar múltiples faltas para romper el ritmo a su rival.

El Gernika mantenía la esperanza y buscó el gol con un remate de Madrazo, que atrapaba Crespo, y un potente disparo desde la frontal de Gorka que salía rozando el poste. El Racing no se dio por vencido y dispuso de dos oportunidades con un disparo de Óscar que despejó Diego y con un lanzamiento de falta de César Díaz que se estrelló en el poste y que Antonio Tomás llevó al fondo de la red, pero la jugada fue anulada por fuera de juego.

Con una pobre imagen por parte del Racing, con jugadores perdiendo tiempo por calambres y lesiones fingidas, terminaba un partido que no ayuda a mejorar la imagen de los santanderinos y complica aún más la situación del técnico Ángel Viadero. Lo más positivo es el resultado que sirve al Racing para recortar distancias con el Mirandés, equipo con el que se medirán los verdiblancos la próxima jornada. Por su parte, el Gernika pudo salir goleado pero no supo aprovechar los fallos de los santanderinos para sacar algo positivo de El Sardinero. La próxima jornada, recibirán a la Peña Sport en Urbieta.

Puntuaciones VAVEL

Óscar Fernández (Racing) 3 Pts.
Abaroa (Gernika) 2 Pts.
Iván Crespo (Racing) 1 Pt.

 

VAVEL Logo