Siempre ahí
Imagen: VAVEL

Jona Mejía, un nueve puro y duro. De los de antes, de los de toda la vida. Más allá de los nuevos arietes que salen a la palestra en la actualidad, uno se puede encontrar con Jona Mejía, un delantero que guarda la esencia de antaño.

Chafado a la antigua

Movimientos los justos. Siempre en el área. Olfato goleador propio de un delantero. Buen rematador. Una testa siempre lista para perforar la meta rival. Así eran antes los nueves y así es Jona Mejía, nuevo delantero del Cádiz CF. Chafado a la antigua pero con algún que otro matiz contemporáneo.
En su cierta medida, puede llegar a recordar al mismo Santillana incluso. Un cabezeador nato, que marcó una época en la capital, en el Real Madrid. Balón al área, allí estaba él para matar. Y Jona, no es menos. Siempre ahí para el gol. 

Con el gol por bandera

La mente y el punto de mira puestos entre los tres palos. El cuero debe traspasar la línea de dicha portería para cumplir con su cometido, con el gol. Como ariete que es, tiene como oficio marcar. Labor que puede derivar en una tremenda presión. Es algo con lo que los delanteros deben lidiar para no acabar obsesionados con ello, y Jona parece haberlo logrado hasta el momento. No resulta un problema para el hispano-hondureño.

Definición impoluta

Se anda sin rodeos, sin contemplaciones. Arco que ve, arco al que remata. Nada de esperar ni perdonar si el gol ha de llegar. Tan preciso y acertado como un cirujano, Jona define como nadie. Es un lujo para sus compañeros tenerle ahí, donde debe estar. Siempre en la posición adecuada y con un hambre de gol insaciable. ​No tendrá una velocidad endiablada, ni un manejo del esférico magistral, pero cuenta con una definición impoluta. 

Jona y el Cádiz, el Cádiz y Jona vuelven a unir el vínculo que en su día los mantuvo juntos. Sus caminos se reencuentran y todo hincha gaditano espera que sea por el bien de todos y cada uno de los integrantes de la familia amarilla. Señoras y señores, damas y caballeros, recuerden: Jona siempre está ahí.


 

VAVEL Logo