Thomas-Saúl, el doble pivote del futuro para Simeone
Saúl durante el derbi en el Bernabéu/clubatléticodemadrid.com

Saúl y Thomas, ambos canteranos, despuntaron en la temporada 2015-16 tras sus cesiones en Almería y Rayo Vallecano, en los que fueron titulares y decisivos para la permanencia de ambos equipos en la máxima competición.

Saúl, de interior a pivote

Saúl entró en el esquema de Simeone como interior derecho, para cubrir la baja de Arda Turán que en verano había puesto rumbo a Barcelona. Su bagaje en Primera División, en el equipo vallecano, hizo que su adaptación al ritmo del primer equipo no fuese demasiado complicado.

Para el recuerdo quedará aquel gol al Bayern de Munich, en las semifinales de la Champions en el Calderón, en el que sorteó a cinco defensas para acabar batiendo a Neuer. Esa temporada acabó anotando nueve tantos en 48 partidos.

Sin embargo, las lesiones de Tiago y Augusto, y la apuesta de Simeone por Correa como hombre de banda. Hicieron que el futbolista ilicitano fuese centrando su posición, hasta convertirse en el compañero de Gabi, en el doble pivote.

Saúl es un jugador que aunque se enrole en tareas defensivas, tiene una gran salida de balón y es un gran llegador, como le hemos podido ver en partidos con las categorías inferiores de la Selección. En mi opinión, Simeone le podría sacar más partido si le permitiese jugar mucho más cerca del área. 

Thomas, trabajo y suerte a partes iguales

El camino del futbolista ghanés hasta llegar al primer equipo del conjunto colchonero, ha sido bien distinto al de Saúl. La oportunidad le llegó cuando tanto Tiago, como  Augusto cayeron lesionados en la temporada 2015-2016.

En ese momento, Saúl jugaba en la banda y se abría un hueco en el medio del centro del campo, que en un primer momento fue tapado por Koke. Pero que poco tardó en verse superado, dando paso al ghanés.

Debutó en noviembre de 2015, cuando en un partido atascado ante el Levante. Entró sustituyendo a Vietto, marcando el gol que más tarde daría la victoria al Atleti. Una semana más tarde, daría una gran asistencia en Correa, para que el argentino marcase el gol que daba el pase a la siguiente ronda de la Copa del Rey ante el Rayo Vallecano.

Desde entonces su crecimiento ha sido tanto exponencial como fructífero para el Atlético de Madrid. Temple, salida de balón fácil, resistencia, y trabajo, le avalan para ser el sustituto de Gabi.

VAVEL Logo