La épica aferra con mucha fuerza al Real Murcia en el 'playoffs'

Los granas tiraron de casta para remontar (3-2) en cinco minutos un partido que se veía imposible y abre brecha con un rival directo.

La épica aferra con mucha fuerza al Real Murcia en el 'playoffs'
Los jugadores del Real Murcia celebran el 3-2. Foto:Real Murcia
Real Murcia
3 2
Extremadura
Real Murcia: Biel Ribas, Pedro Orfila, Molo, Charlie Dean, Forniés, David Sánchez (Elady, min. 55), Juanma Bravo, Armando (Fran Carnicer, min. 66), Santi Jara, Pedro Martín (Carlos Martínez, min. 77) y Chrisantus.
Extremadura: Manu García, Álex Díez, Lomotey, Delmonte, Candelas, Fran Miranda (Airam Benito, min. 87), Álex Barrera, Valverde (José, min. 67), Kike Márquez (Diego, min. 80) y Willy Ledesma.
MARCADOR: 0-1, Valverde (min. 46). 0-2, Willy (min. 51). 1-2, Carlos Martínez (min. 84) 2-2, Chrisantus (min. 92). 3-2, Chrisantus (min. 93).
ÁRBITRO: Iván Caparrós Hernández (Comité Valenciano). Auxiliado por Argente Millán y navarro Paterna. Mostró tarjetas amarillas a Pedro Orfila por parte del Real Murcia y a Willy Ledesma y Manu García por parte del Extremadura.
INCIDENCIAS: Jornada 34 en el Campeonato Nacional de Liga en el grupo IV de Segunda División B. Estadio Nueva Condomina ante más de 13.000 espectadores. Se guardó un minuto de silencio por la muerte de Félix Rocamora, de Barinas.

La historia del Real Murcia es centenaria, llena de acontecimientos históricos e imborrables para el murcianismo y, desde hoy, se escribe una nueva página. Para la afición pimentonera será difícil de olvidar lo vivido ante el Extremadura. El tanto de Carlos Martínez y el doblete de Chrisantus hicieron enloquecer la Nueva Condomina en una nueva tarde épica del Real Murcia, que le hace dar un golpe de autoridad sobre la mesa y deja prácticamente sentenciada su presencia en el playoffs.

La primera parte reflejó lo que se jugaban ambos equipos. Durante los primeros cuarenta y cinco minutos destacó el respeto entre ambos conjuntos. Las dos plantillas más caras del grupo frente a frente en lo que era una final por el playoffs. El Murcia empezaba más intenso, contagiado por la grada de la Nueva Condomina que trasmitió desde el inicio la importancia del choque. Por el contrario, el Extremadura, que había empezado algo dormido, fue cogiendo protagonismo con el paso de los minutos y consiguió incomodar a un Murcia que se reculó atrás.

El conjunto de Martín Vázquez se estaba encontrando más cómodo sobre el rectángulo de juego. De hecho, dispusieron de una triple ocasión para adelantarse en el marcador, pero finalmente el esférico se estrelló en el larguero, después de que Molo sacase un remate sobre la línea de gol. Los de Salmerón respondieron con un remate de Pedro Martín que se topó con Manu García. El colegiado daba por concluido un primer tiempo donde el Extremadura fue más dominador y que posiblemente mereció llevarse otro resultado más favorable a vestuarios.

Tras la reanudación, el conjunto extremeño consiguió lo que no obtuvo en la primera parte. Una jugada en banda de Willy acabó con un remate de Valverde, que cruzó el balón ante la salida de Biel Ribas, para abrir el luminoso. El tanto fue un gran mazazo para los granas, pero justo para lo que se estaba viendo en el terreno de juego. El Extremadura estaba jugando en la Nueva Condomina con mucha personalidad y sin complejos y es que, minutos después y con una jugada similar a la del primer tanto, Willy Ledesma colocaría el 0-2 en el marcador hundiendo aún más a los jugadores y afición del Murcia.

La casta del Murcia

Tras el segundo mazazo parecía que el partido estaba sentenciado. El Extremadura estaba dándole un repaso a un Murcia que parecía no tener respuesta. Pero justamente pasó todo lo contrario. El 0-2 despertó a los pimentoneros que empezaron a gozar de sus mejores minutos. Pedro Martín pudo recortar distancias, pero su remate se topó con el palo. Más tarde era Chrisantus quien intentó ver puerta para meter a los suyos en el duelo. El Murcia empezó a volcarse más sobre la portería rival, provocando muchos espacios atrás que fueron aprovechados por los de Martín Vázquez a la contra, quienes pudieron colocar el tercero con un disparo a bocajarro de Willy que sacó bajo palos Armando. 

El milagro

Llegaba la recta final y la respuesta del Murcia seguía sin llegar. Las esperanzas de sumar otra semana más sin perder parecían acabarse en una afición que poco a poco fue bajando los brazos. Pero no los jugadores. Forniés colgaba un balón al corazón del área para que Carlos Martínez recortase distancias. El gol despertó a la grada que poco a poco fue contagiando al equipo para los últimos minutos. Los jugadores del Extremadura, viendo como se estaba poniendo la atmósfera, empezaron a perder tiempo para intentar cortar el ritmo de un Real Murcia que parecía otro diferente al que se había visto en los ochenta y cinco minutos anteriores. Con un Extremadura asustado y encerrado atrás, Chrisantus conseguía poner la igualada en el descuento con un disparo potente para hacer enloquecer, tanto a la grada como al banquillo pimentonero que salió corriendo para festejar el tanto del nigeriano. 

El choque entraba en el último minuto de los cinco de añadido y el Murcia, que ya había hecho lo más complicado, seguía en pleno éxtasis en busca del tercero. Y de nuevo, Chrisantus, veía puerta para hacer extallar la Nueva Condomina en una tarde de ensueño para el murcianismo que festejó casi como un título el pitido final.

Victoria sufrida pero con doble valor: deportivo y moral. El Real Murcia no solo suma tres puntos que le mantiene fuerte en el playoffs sino que gana una gran dosis de moral para hacer frente a una últimas jornadas que se avecinan apasionantes y cuyas sensaciones dejan al murcianismo con el deseado sabor del ansiado ascenso.

VALORACIONES: 3 puntos (Pedro Martín), 2 puntos (Willy Ledesma) y 1 punto (Pedro Martín)