El Fuenlabrada se despertó del sueño antes de tiempo

Tras una excelente primera vuelta y una segunda bastante mala, llegaron los playoffs, donde el equipo volvió a mostrar esas dos caras. A pesar de la solidez defensiva, la falta de gol condena al equipo azulón a pasar, al menos, otro año en Segunda División B.

El Fuenlabrada se despertó del sueño antes de tiempo
Los jugadores, tras ser eliminados, acercándose a la afición desplazada hasta Villarreal | Foto: CF Fuenlabrada

El Villarreal B tumbó al Fuenlabrada con dos bofetadas en forma de gol que le apartaron de su camino hacia Segunda División. Ya pasados unos días, es momento de analizar lo que ha sido la mejor temporada de la historia del club azulón. 

La extraordinaria primera vuelta de los kirikos, entonces entrenados por Antonio Calderón, hizo soñar a toda una ciudad con poder disputar la categoría de plata. El Fuenlabrada perdió en la primera jornada frente al Fabril y en la decimonovena contra la Ponferradina. El resto, doce victorias y cinco empates. Aun así, lo mejor de todo no eran los resultados, sino la sensación de superioridad que mostraba el equipo contra casi todos los rivales a los que se enfrentaba.

En medio de todo esto, el Fuenlabrada se metió en dieciseisavos de la Copa del Rey tras eliminar al Mérida y al Calahorra. El sorteo le emparejaría con el Real Madrid. Tras un partido de ida, que perdió 0-2 con dos penaltis y donde aguantó la portería a cero durante más de 60 minutos; llegó la vuelta, donde los azulones pusieron las cosas muy difíciles a los de Zidane. Con 0-1 en el marcador, el Cata Díaz pudo igualar la eliminatoria con un cabezazo que se estrelló en el larguero, pero finalmente el partido terminó en tablas (2-2). El Fuenlabrada se iba del Bernabéu con la sensación de haber jugado de tú a tú al campeón de Europa.

Parecía que la segunda vuelta sería como la primera, pero poco duró esa sensación. Tras ganar tres partidos de cuatro posibles, el Fuenlabrada encadenaría una racha de diez partidos sin ganar, lo que provocaría la destitución de Antonio Calderón. A falta de cinco partidos, el Fuenlabrada contrataba a Eloy Jiménez para intentar reconducir la marcha. Y lo hizo ligeramente, consiguiendo dos victorias, dos empates y una derrota. Finalmente, el Fuenlabrada terminaría la segunda vuelta con los mismos partidos ganados que perdidos, cinco, unos números muy pobres para un equipo que opta por ascender a Segunda División.

A pesar de ello, gracias al colchón obtenido en la primera vuelta, el conjunto azulón entró en playoffs como tercer clasificado. La primera eliminatoria de las tres que había que pasar para lograr el ascenso, se disputó frente a la Real Sociedad B. Después del 0-0 de la ida y el 1-1 obtenido en Zubieta, el Fuenlabrada pasaba a la segunda ronda, por primera vez en su historia, gracias al valor doble de los goles. La segunda eliminatoria le depararía a los azulones otro filial, el Villarreal B. En la ida, donde los madrileños fueron muy superiores, no pudieron pasar del empate a cero, algo que terminaría matando a un Fuenlabrada que cayó 2-0 en el Mini Estadi y tendrá que esperar otro año más para luchar por el ascenso a Segunda División.