El Rayo deberá buscar refuerzos en todas las líneas
Jugadores del Rayo Vallecano celebrando el ascenso | Fotografía: Rayo Vallecano S.A.D.

El Rayo deberá buscar refuerzos en todas las líneas

Tras conseguir el ascenso a Primera División, el Rayo ha sufrido numerosas salidas. Ahora los de Míchel tienen la oportunidad de, sin dejar escapar piezas clave, reforzarse en el mercado estival. En caso de no fichar correctamente, la situación puede ser muy complicada para los madrileños.

minu-cv
Minucha Corbal

El Rayo Vallecano vuelve a Primera División. Regresa cada fin de semana a la máxima categoría el fútbol ofensivo, aquel que se caracteriza por no bajar nunca los brazos, e ilusionar a la grada allí presente hasta que se cumpla el tiempo antirreglamentario. Vuelve aquella afición incondicional de Vallecas a estadios de índole mundial. Pero también estarán a la orden del día jugadores que acaban de conseguir que su equipo, de un barrio humilde, haya vuelto a la división de la que nunca debió irse. El capitán de ese barco que llegó a lo máximo a lo que aspiraba, sigue al mando, pero Míchel tiene mucho trabajo por hacer si quiere lograr un equipo competitivo que le proporcione la permanencia.

Portería

En la portería la estrategia parece clara, Alberto García seguirá bajo los palos. Tras su cesión en el club procedente del Getafe, al conseguir el ascenso pasó a pertenecer al equipo de la franja, pues así estaba estipulado en su contrato. A pesar de que jugó 41 partidos en la Liga 1|2|3 defendiendo la elástica, necesita un suplente de garantías, algo que tras la no renovación de Mario y la marcha de Lucho no parece encontrarse en la cantera, al menos por el momento. Parece un verano complicado en la portería de Vallecas, también en las categorías inferiores, donde Dani Merino ha pasado a formar parte del Rayo B y se ha fichado a Mendi. Además, Miguel Ángel Morro -portero del Juvenil B la temporada anterior- se encuentra realizando la pretemporada con el primer equipo. Así que la dirección deportiva tendrá que rastrear el mercado en busca de un guardameta.

Defensa

La defensa es otra línea bastante frágil. Con dos centrales corpulentos y con cualidades para jugar el balón desde atrás a la par que defender, Dorado y Abdoulaye Ba necesitan, al menos, dos centrales con características similares tras la marcha del veterano Amaya. Kike, que hará la pretemporada con el primer equipo, sería un buen fondo de armario, pero aun así se necesitaría otro central a mayores.

Dorado y Abdoulaye Ba defendiendo | Fotografía: Noelia Déniz (VAVEL)
Dorado y Abdoulaye Ba defendiendo | Fotografía: Noelia Déniz (VAVEL)

En cuanto a los laterales, el flanco derecho se encuentra totalmente abandonado tras la marcha de Galán y Baiano -el dueño de esa demarcación durante la temporada que el equipo logró el primer título de su historia-. Tan sólo Mario Hernández es un lateral natural, y por el momento el técnico probará sus cualidades, pero también sería otra de las posiciones a ojear, sobre todo teniendo en cuenta la importancia que Míchel da a esta demarcación. La banda izquierda a priori está bien cubierta, salvo que el mercado diga lo contrario. Las posibilidades de que Álex Moreno -el lateral indiscutible para Míchel- abandone el barco son bastantes, pero el regreso de Noblejas tras su cesión en el Córdoba -donde apenas ha disputado minutos en una campaña muy convulsa en el club blanquiverde-, y la presencia del joven Akieme dan bastante confianza en esa demarcación. Potencia y habilidad no van a faltar.

Centro del campo

El centro del campo se seguirá construyendo con la presencia de Fran Beltrán, el jefe de la sala de máquinas tras la marcha de Trashorras. Pero uno de sus mejores socios, Unai López, ha tenido que volver a su club de procedencia, y el canterano necesitará un centrocampista con quien asociarse por la izquierda. Por banda derecha, con total seguridad, Trejo sabe combinar a las mil maravillas. Pero tanto Beltrán como el argentino, soportan un gran desgaste durante cada partido, por lo que necesitan repuestos. La marcha de Cerro hará que el papel de Santi Comesaña tome mayor protagonismo, siempre y cuando los refuerzos no le proporcionen mayor confianza al entrenador madrileño.

Delantera

La delantera es la zona más completa en lo que a efectivos se refiere para el Rayo Vallecano. A pesar de la marcha de un delantero que ha dejado huella, Raúl de Tomás, Embarba va mejorando su registro goleador con los años y probablemente aterrice en Primera División con ganas de demostrar todo lo que ha aprendido estas dos temporadas en la categoría de plata. La vuelta de Kakuta para apuntalar el ataque por banda izquierda va a dar muchas alegrías, pues su desborde y poderío físico le van a permitir adelantarse a los rivales. Suplirá a la perfección la baja de un Aguirre que, a pesar de ser indiscutible en el inicio, la llegada de Bebé en el mercado invernal fue disminuyendo su protagonismo hasta ser prácticamente nulo. Sin olvidar que vuelve uno de los jugadores más prometedores del fútbol español, Joni Montiel, que ha estado cedido en el segundo tramo de la temporada anterior en el Toledo.

Javi Guerra celebrando un gol | Fotografía: Rodri J. Torrellas
Javi Guerra celebrando un gol | Fotografía: Rodri J. Torrellas

Pero el gran problema radica en la posición de delantero centro. Con Javi Guerra como único jugador con características de goleador, todo hace presagiar que llegará un killer de renombre para dotar de mayor calidad la pólvora del equipo. El malagueño llegó a Vallecas con el cartel de estrella debajo del brazo, pero en sus dos últimos años en Segunda División no ha conseguido dar su mejor nivel, ese que le llevó al equipo madrileño. Además, Manucho también ha sido de los jugadores que ha tenido que marcharse, por lo que la dirección deportiva también tendrá que rastrear para buscar jugadores que ayuden a marcar goles para lograr la permanencia. Otras de las bajas en esta zona son la de Armenteros y Chori, dos ídolos para la afición que no han sido capaces de amoldarse a las exigencias de Míchel en su vuelta al equipo.

El Rayo Vallecano necesita reforzarse, y mucho

En definitiva, el equipo de Vallecas necesita reforzarse, y mucho, antes de que comience a rodar la primera pelota que dé comienzo a la competición doméstica. Además existirá la posibilidad de probar a los múltiples canteranos que se están ejercitando con el primer equipo y devolver la ilusión a todos aquellos que trabajan cada día para llegar a lo más alto con el equipo de sus sueños. Actualmente, con un solo portero con ficha del primer equipo, con el lateral derecho sin efectivos naturales, el centro del campo algo flojo por las salidas y la delantera que necesita un plus, la dirección deportiva tiene que trabajar 24 horas al día si quieren conseguir que el sueño que tanto ha costado conseguir, no se destruya en pocas jornadas. Cobeño seguirá las directrices de Míchel y de Martín Presa, pero tratará de ingeniárselas para proporcionar al equipo del barrio mucha calidad sin excesivo desembolso.

VAVEL Logo