Carlos Bravo ficha por el Adarve tras su fugaz paso por el Rayo Majadahonda

El extremo madrileño de 25 años, tras su breve periodo de prueba en el Rayo Majadahonda, ha firmado para esta temporada con el conjunto rojinegro. La pasada campaña militó en la Unión Balompédica Conquense, con la que consiguió ascender a Segunda B y ser nombrado "Balón de Oro 2018" en la Tercera División manchega. Ahora, el ex futbolista de Rayo Vallecano, Real Madrid, Moscardó, Parla, Internacional de Boadilla y Móstoles tiene por delante la tarea de ser importante para el Unión Adarve.

Carlos Bravo ficha por el Adarve tras su fugaz paso por el Rayo Majadahonda
Carlos Bravo, durante su paso por la U.B. Conquense. (Foto: www.ubconquense.es).

El Unión Adarve ha oficializado la decimosegunda incorporación de este mercado estival para la próxima temporada. El extremo Carlos Bravo, madrileño de 25 años, es la nueva cara del conjunto dirigido por Óscar Fernández, que se reencontrará en su nuevo equipo con Gonzalo Ónega o Gerardo Berodia, con los que coincidió hace dos temporadas en el Móstoles URJC.

El futbolista madrileño procede de la Unión Balompédica Conquense, donde disputó la campaña pasada y consiguió retornar a la Segunda División B. Bravo fue nombrado "Balón de Oro 2018" en el grupo XVIII de la Tercera División por Castilla-La Mancha Televisión, encargada de otorgar el galardón.

Con 16 goles en 36 encuentros, el madrileño fue una pieza clave para el ascenso conquense, lo que le valió la oportunidad de poder entrenarse a prueba con el Rayo Majadahonda para jugar en Segunda División. Sin embargo, el futbolista rompió el vínculo contractual que le unía al conjunto majariego y ha decidido firmar por el conjunto del Barrio del Pilar.

Con amplio bagaje por el fútbol modesto madrileño tras su paso por las categorías inferiores de Rayo Vallecano y Real Madrid, el atacante se fue asentando en la categoría jugando para Moscardó, Parla, Internacional de Boadilla y Móstoles URJC antes de recalar en Cuenca.

Ahora, Carlos Bravo afronta su primera experencia en Segunda B para completar la parcela ofensiva de un Unión Adarve que necesita de la clase del último mejor jugador de la Tercera manchega para mantener la categoría por segunda vez consecutiva, lo que sería un hito histórico para el humilde club rojinegro. Un Adarve que esta semana disputó un torneo triangular contra el Quintanar de la Orden y el Villacañas, en el que ya debutó Bravo con su nuevo equipo. En el primer partido, el equipo rojinegro se impuso por 0-3 al conjunto local, el Villacañas, con un gol de su flamante incorporación. En el segundo encuentro, el Adarve también venció por 0-2 al Quintanar de la Orden y se hizo con el trofeo de fiestas de la localidad toledana. Un torneo especial, dado que Óscar Fernández, natural de la población toledana, recibió un reconocimiento a su trayectoria en los banquillos. Ya el sábado, el Adarve visitaba Gobela para enfrentarse al Arenas Club de Getxo, en un partido que terminó con empate a 2 y se decidió en la tanda de penaltis a favor de los vascos.