Resumen de la temporada 2018/19 del FC Barcelona B: mejores y peores momentos
Oriol Busquets, Chumi y Miranda con el Barça B. FOTO: Noelia Déniz

El filial del Barça ha terminado una temporada con altibajos. Los de García Pimienta tenían la ardua tarea de intentar ascender al filial a LaLiga 1|2|3. Sin embargo, problemas burocráticos, lesiones de jugadores importantes, las convocatorias del primer equipo, o la media temporada de Aleñá con el 'B', pudieron tener algo que ver en la constancia del equipo.

Empezaba mal el Barcelona con la demora de los trámites burocráticos de Moussa Wagué y Ronald Araújo. Ambos fichajes no pudieron jugar por no tener la documentación en regla hasta finales del mes de octubre. Aunque Wagué, además, venía de una lesión en el aductor derecho.

El filial acusó mucho la falta de gol durante esta temporada. Abel Ruíz se lesionó del recto femoral de la pierna izquierda en el mes de diciembre, lo que le hizo perderse varios partidos. Hércules, Castellón y Ejea, fueron partidos donde se perdieron puntos por no materializar las ocasiones. 

Carles Aleñá ayudó al filial durante el primer tramo de la temporada. El de Mataró venía de una lesión en el bíceps femoral que le impidió jugar con el primer equipo en la pretemporada. Tras un acuerdo entre él y el club, se decidió que lo mejor para su recuperación era que recuperara ritmo de competición en Segunda B. Una apuesta arriesgada que finalmente acabó de la mejor forma posible. El centrocampista ayudó a sus compañeros con tres goles y una asistencia en ocho partidos. En el mercado de invierno, el club cumplió su promesa con el canterano y le hizo ficha del primer equipo.  

Carles Aleña contra el Espanyol B. FOTO: Noelia Déniz
Carles Aleña contra el Espanyol B. FOTO: Noelia Déniz

Sin Carles Aleñá, el filial tuvo que reinventarse en el centro del campo. Jugadores como Riqui Puig, Collado, Sarsanedas, Oriol Busquets, Monchu y compañía, debían dar un paso adelante para ayudar al Barça B a escalar hasta los puestos altos de la tabla.

La cuesta de febrero se hizo casi imposible para el BarçaPeralada, Conquense y Atlético Baleares, ganaron a un filial que en cuatro partidos, contando el empate contra del Olot, solo consiguió anotar dos goles en un mes. Un registro bastante pobre teniendo en cuenta la calidad de la plantilla.

En la recta final de la liga, parecía que una carambola podía acabar con el Barça en puestos de playoffs. Sin embargo, dependía de sus rivales para que todos los requisitos se cumplieran. Aun así, las derrotas ante el filial del Valencia, Hércules y Castellón, terminaron por consumar la esperanza de una promoción de ascenso que no se dio. Desde el club, posiblemente fueron conscientes de ello y de ahí que jugadores importantes del segundo equipo acabaran debutando con los grandes.

La temporada, a fin de cuentas no puede considerarse un fracaso como tal. El entrenador muchas veces ha sido preguntado acerca de quedar octavo en Segunda B sin opciones de playoffs. Su respuesta siempre ha sido que el objetivo del filial es formar a jugadores para el primer equipo, y que eso lo están cumpliendo. Y no es para menos, teniendo en cuenta que hasta ocho jugadores han debutado esta temporada con el primer equipo: Moussa Wagué, Cuenca, Chumi, Juan Miranda, Riqui Puig, Alex Collado, Carles Pérez y Abel Ruíz.

Abel Ruiz junto a Carles Pérez, Carles Aleñá y Moussa Wague. FOTO: Noelia Déniz
Abel Ruiz junto a Carles Pérez, Carles Aleñá y Moussa Wague. FOTO: Noelia Déniz

No es casualidad que tantos jugadores hayan pasado por el primer equipo. Por no decir que en los entrenamientos de la Ciudad Deportiva era habitual ver al guardameta, Iñaki Peña, como un fijo a las órdenes de Ernesto Valverde. Aunque lo cierto es que, en la mayoría de estos partidos, la exigencia no era tan alta. El único que jugó un partido de máximo nivel fue Juan Miranda, nada más y nada menos que en la fase de grupos de la UEFA Champions League. El sevillano jugó todo el partido, y con él en el campo ganaron al flamante finalista de la Champions de este curso.

Jugadores como Chumi y Miranda, ha tenido una experiencia agridulce. En el caso del central, tras debutar ante la Cultural Leonesa con buena nota, se ganó el derecho y la confianza de Valverde para ser titular contra el Levante en Octavos de Final de la Copa del Rey. Una primera parte en la que no se entendió con un recién fichado Jeison Murillo, le pasó factura en el devenir de su futuro. El entrenador lo cambió al descanso, y quedó señalado, junto con Miranda, por la derrota. Ese fue el último partido que se ha visto a ambos jugadores con la primera plantilla.

Chumi contra el Espanyol B. FOTO: Noelia Déniz
Chumi contra el Espanyol B. FOTO: Noelia Déniz

Por si fuera poco, Chumi fue el protagonista de los medios de comunicación, ya que contra el Castellón, en Segunda B, el central había visto la quinta amarilla. Esto viene a significar que contra el Levante, el canterano no debía haber jugado por sanción. El club valenciano presentó la denuncia ante el Comité de Competición. El Barça, por su parte, alegó que su inclusión en el partido estaba justificada por un cambio en el código disciplinario de la RFEF. El peligro al que se enfrentaba el club, era la descalificación de la Copa del Rey por alineación indebida. Aunque la denuncia del Levante se hizo fuera de plazo y por lo tanto, el caso no llegó a más.

MEDIA: 5VOTES: 2
VAVEL Logo