El Granada suma tres puntos de oro frente a un laborioso Leganés
Puertas y Soldado celebrando el gol del Granada | Foto: Granada C.F:

Dos puntos de veintiuno posibles. Ese es el bagaje del CD Leganés hasta la fecha en lo que va de temporada 19/20 de LaLiga Santander. Además, a eso hay que sumarle tan solo tres goles a favor. Son las cifras del actual colista de la competición doméstica que ve como  partido tras partido tiene buenas sensaciones, pero no es capaz de materializarlas. Venció el Granada por 1-0 gracias a un regalo de Soldado a Puertas y que coloca al cuadro nazarí como el mejor clasificado a nivel europeo de los equipos que han ascendido este curso.

Una primera parte venida a menos

El partido comenzó con un Granada que salió en tromba a hacerle daño al Leganés desde el primer momento. Llegados al quinto minuto del encuentro, hasta seis balones colgados tuvieron que ser despejados por la zaga ‘pepinera’ para evitar que se convirtiesen en el 1-0. Pese a todos los intentos nazarís del inicio, Marc Navarro tuvo la primera ocasión clara gracias a una volea que enganchó, pero que lanzó por encima de la meta rival.

Una mala decisión de En-Nesyri condenó al conjunto de Mauricio Pellegrino cuando tuvo todo a favor para anotar el primero de la tarde. Error defensivo de los locales que aprovechó Óscar para recuperar el balón. Se lo regaló al marroquí, pero tardó demasiado en disparar y su mano a mano lo desbarató Rui Silva. Siguió la buena dinámica ‘pepinera’ un minuto después cuando el equipo realizó un contragolpe a la perfección, pero el disparo de Braithwaite de primeras fue desbaratada por el meta nazarí. Trataba de desquitarse el Leganés del dominio que quería imponerle el Granada al choque.

Si bien al Leganés no tuvo fortuna para adelantarse en el marcador, si la tuvo Roberto Soldado. Balón largo a la espalda de la zaga ‘pepinera’, que caza el delantero español gracias a que la toca Omeruo con la espalda. Le queda el balón franco para dársela a Antonio Puertas para que, sin portero, marque el primero de la tarde. Pasaron los minutos y el ritmo del partido bajó. Al Granada parecía gustarle la nueva dinámica del encuentro haciendo que jugasen de una forma más tranquila. Por parte ‘pepinera’, al cuadro de Mauricio Pellegrino le faltó elaboración y poder encontrar algún hueco entre líneas o algún último pase para atacar a Rui Silva. Con el 1-0 llegó el descanso a la espera de un mayor dinamismo.

Una segunda parte laboriosa, pero sin recompensa

La segunda mitad arrancó con un cambio de esquema de Mauricio Pellegrino. Cambió a defensa de cuatro puesto que quitó a Marc Navarro en detrimento de Arnáiz. Awaziem pasó a ser lateral derecho y Siovas y Omeruo fueron los centrales. Este cambio favoreció al conjunto ‘pepinero’ puesto que el cambio de esquema hizo que se posicionasen más ofensivamente y tuvieran más llegada sobre la portería andaluza.

La primera ocasión clara de la segunda mitad llegó a los diez minutos de la reanudación. Disparo desde la frontal de Recio, que Rui Silva tiene que rechazar. Le rechazó el balón a Soldado y a punto estuvo el delantero español de anotarse en propia puerta, pero reaccionó rápido el meta local para hacerse con el esférico.

Con el paso de los minutos, el cansancio fue haciendo mella en el partido y se convirtió en un auténtico correcalles sin un control del esférico por parte de ningún equipo y con numerosas pérdidas por parte de ambos conjuntos. El partido fue una auténtica locura. Pasaban las acciones sin trascendencia alguna. Caos y descontrol sin llegar a haber ocasiones claras ya que no había hueco para un último pase ni para lograr un alto porcentaje de pases acertados.

Con más alma que calidad llegó el final del partido. El Leganés lo intentó de todos los modos posibles pero terminaron acusando el cansancio y las piernas les pesaban demasiado. Llega la primera final de la temporada: el sábado frente al Levante. Butarque debe volver a ser un fortín donde el cuadro 'pepinero' se haga fuerte y consiga la primera victoria de al temporada.

VAVEL Logo