La metamorfosis de Osasuna en Mestalla 
Oier no consigue anotar el primer tanto rojillo / Foto: Osasuna 

Tras una primera parte difícil para Osasuna, el Valencia lo iba a aprovechar para crear ocasiones de gol para arrancarle a los tres puntos al conjunto navarro. Empezó atacando el conjunto 'che', aunque los rojillos no les dejaban avanzar demasiado en un primer momento. Se desplegaron los de Pamplona gracias a Marc Cardona, crearon peligro y los valencianistas no iban a ser menos. 

El Valencia del VAR

Habían transcurrido dos minutos del encuentro cuando Rodrigo Moreno metió la pelota en la red de Rubén con una jugada dudosa. Los problemas en defensa de Osasuna se dejaban ver y el VAR entraba en juego, lo que provocó la inquietud tanto en los banquillos como sobre el verde. Finalmente el tanto no subiría al marcador, pero los valencianistas no se iban a quedar así y el brasileño tampoco, tenía que saciar su sed de gol. 

Osasuna atacaba de nuevo, aunque sin éxito. Guedes aprovechaba para robar el esférico y recorrerse todo el terreno de juego para acabar marcardo un gol por la escuadra izquierda de la portería. Este suponía el primer tanto del encuentro que los navarros no pudieron impedir a pesar de interponerse en su camino. El VAR volvía a hacer de las suyas y tomaba los mandos para validad el tanto anotado por el portugués. 

Rodrigo no se rinde 

Gracias a un centro de Florenzi, Rodrigo lucharía por anotar su segundo gol del encuentro, tras el anulado en el minuto dos un fuera de juego. Aunque finalmente no pudo llegar a buen puerto. Jagoba se desesperaba en el banquillo, parecía que ardía el asiento, recorría la banda de Mestalla mientras daba órdenes a sus jugadores para que atacasen y que no se rindieran, pero la intensidad del equipo se iba perdiendo. La iniciativa estaba en manos del Valencia, Osasuna estaba a su merced. Los de Pamplona perdían el balón fácilmente, la mentalidad de los da Arrasate no estaba bien, las secuelas del partido contra el Atlético de Madrid se hacían notar. 

Rodrigo volvía a tenerla en sus botas, se metía hasta la cocina de Osasuna, una gran ocasión para el conjunto 'che' que finalmente no acabó en gol gracias a la interrupción de Unai García. Al conjunto navarro le costaba meterse en el partido, estaban dominados y aprovechaba Rodrigo para atacar de nuevo, pero el zarpazo de Rubén evitaba el remate. 

Osasuna se rearma

Los rojillos querían meterse en el partido, pero no lo estaban teniendo fácil, aunque David García intentaba meter el primer gol para los navarros, pero sin éxito, ya que el tumulto de jugadores que se congregaban en el área valencianista no permitía que la acción se llevase a cabo. 

Estupiñán se encargó de crear peligro, corría por la banda como si le fuese la vida en ello, se acercaba al área rival y presionaba al Valencia. Sin embargo, un error de David García suponía el gol de Rodrigo que dejaba el marcador con dos goles a cero. El Valencia supo aprovechar las circunstancias y Rodrigo pudo recibir lo que el VAR le había quitado. Los errores en defensa solo provocaban daño en el cuadro rojillo, Arrasate estaba pensativo, intentaba solucionar todo lo que le estaba ocurriendo a sus jugadores en Mestalla. 

Parecía que empezaban a revivir los rojillos y arrancaban hacia la portería rival, el balón de cabeza de Darko se marchó lamiendo el palo mientras de fondo se escuchaban los gritos del técnico vasco. El cuadro navarro tuvo la oportunidad de darle la vuelta a la tortilla de nuevo tras un golpe de Adrián que dejó el esférico rozando el palo. 

Metamorfosis de Osasuna

A pesar de la primer parte claramente dominada por el Valencia, Osasuna pisaba el terreno de juego tras el descanso con la mentalidad cambiada, volvían más fuertes. El conjunto rojillo había sufrido una metamorfosis, volvía a ser el cuadro navarro reconocido por todos. 

Enric luchaba por el balón ante una muy buen oportunidad creada por Oier. El Valencia no reaccionaba, Osasuna había cambiado a su perfil a uno más afinado, distinto gracias a la entrada en el terreno de juego de Enric Gallego, R. Torres y Rubén García que consiguieron meter más  al equipo en el juego. 

Guedes se marchaba enfadado a las gradas del feudo valencialista, a pesar del pase a Rodrigo que acabó en gol y del tanto firmado por él mismo. Aunque el cansancio físico no jugó a su favor tras la reanudación del encuentro tras el descenso. 

La más clara de Osasuna fue la de Oier que no pudo culminar el gran servicio de Roberto Torres. Arnaiz no se quiso quedar atrás, controló y se metió en el área 'che' con un contragolpe, aunque no pudo culminar en gol. La última del Valencia iba a estar en las botas de Cheryshev que tras un error de Estupiñán que puso en aprietos a Rubén, no iba a acabar en gol. 

VAVEL Logo