El Eibar, un equipo afín al Cádiz
Kike García celebra el tanto logrado frente al Sevilla | LaLiga

Aunque, a priori, el plantel parece un tanto inferior al de la curso pasado, el Eibar es un equipo del que nunca te debes fiar. Cuanto más mermado parece, más fiero se vuelve y más cuesta arriba se ponen sus partidos. El cuadro de Mendilibar es uno de esos equipos los que nunca te quieres enfrentar. Y más cuando parten como locales, donde, aunque no haya afición, es un terreno más que óptimo para desplegar sus armas.

Esta temporada las no empezaron de la mejor de las maneras, pero, poco a poco, la escuadra vasca ha ido mejorando sus actuaciones. Contra el Cádiz llegan en el mejor momento de la temporada, habiéndole arrebatado los tres puntos al Sevilla en su propio campo.

Sistema táctico: entre un 4-4-2 y un 4-2-3-1

Desde que Mendilibar aterrizará en la nave armera en 2015, el entrenador vasco siempre ha hecho gala de un clásico 4-4-2 defensivo, donde el juego vertical se torna la principal baza ofensiva de los armeros. Esta verticalidad suele pasar sobre todo por sus bandas. Por ello, la disposición de extremos/laterales con una óptima calidad centradora se ha vuelto fundamental en sus esquemas.

En ocasiones, sobre todo cuando se enfrentan contra equipos más pudientes, Mendilibar prefiere cambiar de sistema y alinear un 4-2-3-1 (o, en su defecto, un 4-3-3) para así reforzar el centro del campo y la distribución de juego. Aun así, el Eibar no es un equipo que destaque especialmente en este terreno.

Otro aspecto a comentar es la gran capacidad de sacrificio del colectivo. Al igual que el Cádiz de Cervera, los jugadores blaugranas forman un gran bloque donde el esfuerzo del equipo se antepone a las capacidades individuales de sus jugadores. Eso sí, siempre cuentan con dos o tres jugadores con excelsas cualidades técnica que marcan la diferencia sobre el terreno de juego.

Jugadores a tener en cuenta

Aunque en verano perdieron a unos de sus mejores cartas, Fabián Orellana, esta temporada cuenta con varios jugadores que resultan diferenciales en la categoría. Uno de los más destacados es Takashi Inui. Arribado a la disciplina armera en 2015, y tras una corta experiencia en la capital sevillana en 2019, el mediapunta nipón se ha convertido en una de las piezas angulares del Eibar. Destaca por ser un jugador muy habilidoso, con una tremenda facilidad de sortear al contrario y colocar buenos centros. Puede desarrollar su juego tanto en en la mediapunta como en la banda. Es uno de los jugadores más peligrosos del Eibar.

Como Inui, Marko Dmitrovic es uno de los jugadores más diferenciales del equipo armero. De más a menos desde su llegada hace tres periodos estivales, el meta serbio se ha convertido en uno de los mejores porteros de la división. Esta temporada su rendimiento parece estar un peldaño por encima del resto del equipo y sus actuaciones se están haciendo más que claves para lograr puntos.

Otro futbolista a destacar es Kike García. Suplente la temporada pasada, esta campaña parece haber cogido el testigo de Charles. Es el delantero más utilizado por Mendilibar y, además, es el pichichi del equipo –tres dianas en siete encuentros-. Es un ariete que posee un buen juego de espaldas y una gran capacidad de remate.

También, otro de los futbolistas que no podemos pasar por alto es Edu Expósito. El ex canterano del Deportivo lleva ofreciendo desde finales de la temporada pasada un alto rendimiento que no está pasando desapercibido. Ambidiestro, es un jugador muy creativo y técnico. Por él, pasa todo el juego del Eibar.

Por último, debemos destacar a dos de las últimas incorporaciones, Bryan Gil y Alejandro Pozo. Ambos extremos llegaron del Sevilla y poco a poco están ganando protagonismo en el equipo. Sobre todo Bryan Gil, del que se espera que replique el extraordinario rendimiento que ofreció la temporada pasada en Leganés.

VAVEL Logo