Futuro negro para los leones
Orellana y Muniain en un lance de juego FUENTE: INSTAGRAM: @realvalladolid

Era el partido idóneo para disipar todo tipo de dudas e ir de una vez por todas para arriba en la clasificación. Pero ni mucho menos ocurrió eso. Pocas luces y muchas sombras. Ese es quizás la frase que mejor defina al actual Athletic, un equipo que nada tiene que ver con lo que nos tienen acostumbrado este club. La afición no tiene ningún tipo de esperanzas en este equipo  y el conformismo con la que actúan los encargados de dirigir a este club tanto en lo deportivo como en lo extradeportivo, empieza a encender las alarmas en la ciudad del botxo

Daba comienzo el partido con un Athletic bastante serio que se hacía dueño del balón, posiblemente esa era la intención de los de Sergio ya que es sabido por todo el mundo que los de Garitano y llevar la batuta del juego no son muy buenos amigos. De echo, el primer gol de los vallisoletanos llegaba de esta forma. Corría el minuto 17 cuando circulaba el balón por la defensa de los vizcaínos y la retrasaban una vez mas sin necesidad a Unai Simón, al que se le ha ido largo el control y ha cometido un penalti tan claro como tonto al ariete de los locales, Marcos André. No fallaba Orellana que con un disparo fuerte engañaba al portero gasteiztarra.

Seguía dominando el encuentro el Athletic, dueño y señor del esférico, pero no conseguía llegar con peligro a la meta de Masip, uno de los héroes de esta noche. El Valladolid se sentía cómodo jugando de esta manera y claro ejemplo de ello ha sido la ocasión manifiesta de la que ha dispuesto Marcos André en el minuto 30, que no ha podido empalar al balón de forma adecuada y se le ha ido el disparo a las nubes de Valladolid. Se llegaba al ecuador del encuentro con la misma tónica del principio y el marcador a favor de los locales por un gol a cero.

Rodaba de nuevo el balón sobre el verde del José Zorrilla. El Valladolid saltaba al terreno de juego con la idea muy clara de defender el resultado y intentar aprovechar las ocasiones que tuviese, y lo ha cumplido a la perfección. Reflejaba el minuto 48 el reloj del electrónico del Zorrilla cuando tras un ataque dirigido a las mil maravillas por los jugadores de la parcela ofensiva pucelana, le llegaba el cuero a Pablo Hervías que disparaba a portería y tras repeler el disparo Unai Simón marcaba a placer el delantero centro brasileño Marcos André. Se ponía muy feo el partido para los rojiblancos. Garitano ha realizado de inmediato un triple cambio que algo ha animado el juego de los leones pero que no ha sido suficiente.

Yuri  FUENTE: INSTAGRAM: @athleticclub
Yuri FUENTE: INSTAGRAM: @athleticclub

Se veía el Athletic con un Valladolid muy cerrado y sin ideas en la faceta de creación de juego. Los ataques eran muy fáciles de defender ya que no se creaba nada mas que los centros laterales y algún que otro desplazamiento a la defensa del balón. En una de estas jugadas, Williams se ha encontrado con un mano a mano clarísimo ante el guardameta catalán en el que no se ha visto con la confianza necesaria de chutar, probablemente por algún error anterior en este tipo de jugadas, y no le ha salido bien el regate hacía un lado que ha quedado en manos del arquero. Parecía imposible la remontada pero en el minuto 84, arrancaba la moto Yuri y lo derribaban en el área, provocando así un penalti que lo iba a materializar Iñaki Williams. Quedaba el último arreón donde se ha visto a todos los rojiblancos en ataque, pero que no han dispuesto de la finura y eficacia necesaria para igualar un encuentro donde el Athletic ha dejado mucho que desear.

Aprovechar las ocasiones

La balanza ha caído a favor de los hombres de Sergio precisamente por el acierto de cara a gol. Este ha sido el factor mas importante que ha dado los tres puntos a los locales. Una vez mas, se ha visto que el Athletic solo tiene a un delantero punta, el cual que no dispone de oportunidades y no hace nada mas que chupar banquillo. Asier Villalibre, cada vez que pisa el terreno de juego crea peligro, y lo que es mas importante y se valora muy poco, hombres como Williams o Berenguer pueden aprovechar los espacios que dejan los defensas que marcan continuamente al delantero de Gernika, como se ha podido ver en el mano a mano entre Iñaki y Masip.

Creación de juego

El Athletic es un equipo que no se siente nada cómodo si tiene que ser el responsable de llevar el mando del partido. Los entrenadores rivales tienen mas que detectado este problema y Garitano no encuentra a fórmula para contrarrestarlo. Hay que destacar que si el hombre encargado de esta faceta es Dani García, quizás no es un problema del jugador sino del entrenador, que conociendo las características de este gran jugador debería de usarlo en otro tipo de duelos.

Morcillo y Unai López FUENTE: INSTAGRAM: @athleticclub
Morcillo y Unai López FUENTE: INSTAGRAM: @athleticclub

Oportunidades a los jóvenes

Lezama y éxito. Dos palabras que han ido de la mano durante la historia de este club. Cuando hay materia prima de casa y no se utiliza, no hay justificación, y este es un claro caso. 2 jornadas donde los jóvenes de casa han demostrad,  en los pocos minutos disputados, que son capaces de revertir situaciones difíciles y, que incluso, dan un salto de calidad al equipo. Un entrenador del Athletic viendo esto tiene que dar mucho mas protagonismo a esta gente, y Garitano no los esta utilizando. ¿Ha llegado el momento de decir adiós al deriotarra? Será decisivo el parón en las oficinas de Ibaigane.

VAVEL Logo