Análisis del Celta: Coudet, como punto de inflexión
Los jugadores del Celta celebran uno de los tantos frente al Athletic | Celta de Vigo

Pese a que la temporada, en sintonía con el devenir de los últimos años, no ha ido como los celtiñas hubieran deseado, el cuadro dirigido por Eduardo Coudet parece que, por fin, ha encauzado el camino. Desde la llegada del técnico argentino, el Celta se ha convertido en un equipo totalmente contrario al del inicio de campeonato. Un equipo un tanto más seguro en defensa, donde estaba teniendo considerables grietas –segundo equipo, junto a Huesca y Granada, que más goles ha encajado-, y, sobre todo, mucho más resolutivo en ataque. Decimosexto en la clasificación, llega en un buen estado de forma tras ganar 3-1 al Granada y 0-2 al Athletic en San Mamés.

Eduardo Coudet, principal culpable del giro de timón

Eduardo Coudet ha sido, sin duda, el máximo responsable del cambio gallego. Su planteamiento y entendimiento ha calado de lleno en los jugadores, mostrando una mejoría visible en su juego. Generalmente, desde su etapa en Racing de Avellaneda, el ‘Chacho’ suele plantear un 4-1-3-2, donde el centro del campo toma forma de diamante. Sobre el terreno de juego, el técnico sitúa un volante por delante de la defensa (principalmente, un jugador defensivo que ayude también a la creación de juego) y deja a tres jugadores, dos extremos y un mediapunta, los cuales ayudan tanto a la construcción del juego como a la presión en campo contrario.

Por otro lado, en la delantera, uno de los dos delanteros, aquel que posee mejor control y visión del juego como Iago Aspas, retrasa su posición con respecto al otro para así ayudar en la creación de juego. Mientras tanto, el otro tiene un rol diferente que, dependiendo de sus fortalezas, será el de tirar desmarques al espacio o aguantar el esférico y jugar de espaldas a portería para oxigenar el juego del equipo.

En lo que respecta al estilo de juego, es un equipo caracterizado por una alta presión en campo contrario. Tanto la línea defensiva como la ofensiva adelantan su posición, asfixiando la creación de juego del contendiente y buscando aprovechar posibles errores. Es un equipo gustador de posesión, aunque no necesita efectuar una cantidad abrumadora de pases para crear peligro. Además, al realizar una presión tan alta, acumula a muchos de sus jugadores en campo contrario, lo que, en caso de error en la creación, facilita muchísimo un contragolpe del equipo contrario.

En su planteamiento cobra también especial importancia los carrileros. En fase ofensiva, los extremos se cierran, incorporándose al centro del campo como centrocampistas y dejándole a los laterales la banda al completo para subir.

Iago Aspas, la amenaza de los gallegos

En general, el Celta cuenta con una variedad de jugadores inmensa. Todos ellos, con nivel y experiencia de sobra para la competición. Pero, como en todo club, existen ciertos jugadores que destacan por encima del resto. Es aquí donde se encuentra Iago Aspas. Uno de los capitanes del club vigués, el de Moaña se ha convertido en uno de los mejores delanteros de la competición. Es un delantero muy completo, siempre con el gol entre ceja y ceja y con una excelente visión y entendimiento del juego. En lo que llevamos de temporada, ha disputado todos los encuentros, habiendo participado en 8 de los 13 goles que lleva el cuadro gallego en liga (seis goles y dos asistencias).

Otro de los jugadores que también está siendo clave en el conjunto de Coudet es Renato Tapia. El peruano es el pulmón del equipo celtiña. Incansable y esencial tanto en la recuperación del balón como en la distribución del balón, contra el Athletic de Bilbao ejecutó el que ha sido su mejor partido hasta la temporada. Es, junto a Iago Aspas, uno de los pocos jugadores que no se han perdido un partido de la temporada.

Por último, debemos hacer una especial mención tanto a Nolito como a Brais Méndez. El primero, sanluqueño de nacimiento, es un futbolista habilidoso, con buena visión de juego y pase y buen remate tanto a corta como a media distancia. Su talón de Aquiles sigue siendo la regularidad, siendo capaz de completar grandes partidos, pero también de no aparecer en todo el encuentro.

Por otro lado, tenemos a Brais Méndez, futbolista joven, con una enorme proyección pero bastante intermitente. En la 2018/2019 mostró su mejor versión, siendo, incluso, convocado con la absoluta. Sin embargo, su estado de forma iría decayendo hasta la actualidad donde parece que, con Coudet en el banquillo, el jugador ha vuelto a cobrar protagonismo.

VAVEL Logo