Análisis post partido: un Real Madrid lleno de dudas
Benzema marca el 2-1 en el Espanyol - Real Madrid de la jornada 8 de LaLiga. | Fotografía: Real Madrid C.F.

El Real Madrid visitaba el RCDE Stadium tras dos partidos sin conocer la victoria. Las malas sensaciones de los partidos anteriores generaban una gran cantidad de dudas que se han visto plasmadas tanto en el planteamiento como en el juego del equipo. Tras una actuación pobre, el Real Madrid pierde por primera vez en LaLiga 21/22.

  • Las dudas de Ancelotti

El técnico italiano está lleno de dudas. En primer lugar, Alaba volvía a ocupar el lateral izquierdo mientras Nacho volvía al central. Esta decisión no hacía más que evidenciar la falta de confianza de Carlo en sus laterales. Las continuas rotaciones entre Nacho, Miguel e incluso Camavinga demuestran que ninguno de ellos convence al técnico italiano. Para dar solución a estas dudas, Ancelotti decidió apostar por Alaba como lateral. Desde el lateral, Alaba puede mostrarse con mayor asiduidad en ataque, aunque el equipo pierde su jerarquía en el centro de la zaga. El Real Madrid tiene un gran problema con su defensa.

En cuanto al centro del campo, la apuesta ha sido alinear a 4 centrocampistas en una especia de 4-4-2 que mutaba a 4-3-3 en ataque. Uno de estos centrocampistas era Camavinga, que comenzaba el partido situándose como falso extremo izquierdo, algo nuevo para él. Desde el primer momento se le notó desubicado y entorpeció el juego del equipo. Kroos, Alaba, Camavinga y Vinícius se juntaban en el sector izquierdo. Al comienzo del encuentro, la acumulación de jugadores por izquierda sorprendió al Espanyol. Vicente Moreno corrigió esta inferioridad y el Real Madrid comenzó a atascarse. Con la presencia de Camavinga, Vinícius no recibía todo lo abierto que desearía y Alaba perdía espacios que atacar en carrera. La banda izquierda del Real Madrid era un embudo.

  • Errores defensivos insostenibles

La defensa está siendo el talón de aquiles del Real Madrid 21/22. Cuando el equipo no tiene el balón sufre mucho. La presión sí está siendo alta, pero no está siendo buena. Posicionalmente, el equipo se parte mucho y es muy largo. Una vez el rival supera la primera línea de presión, los jugadores blancos  realizan esfuerzos de máxima intensidad pero siempre llegan tarde.

En cuanto a individualidades, el Real Madrid comete varios errores defensivos de valor gol. En el 1-0, el primero en fallar es Alaba. Embarba recibe un balón al espacio, Alaba se confía en exceso y lo supera con facilidad. Una vez llega a posición de centro, Embarba se encuentra con un panorama muy positivo. Nacho se encuentra en tierra de nadie, no está en disposición de encimar a Embarba ni de defender el primer palo. Militão tampoco cierra el primer palo, estando en una mejor posición que Nacho. Y por último, Lucas no llega a tiempo al desmarque de Raúl de Tomás.

Por su parte, el 2-0 retrata el mal momento de Nacho. Aleix Vidal se lanza el balón largo y Nacho trata de anticipar. Pero Nacho va muy tarde. El espacio que deja a su espalda es enorme y Aleix lo aprovecha.

  • Líder Benzema

En la parte ofensiva, ningún jugador del Real Madrid se mostraba preciso ni generaba ventaja alguna. Con 2-0 en el marcador, el Real Madrid se volcó en ataque dando entrada a Jović y pasando a un 4-2-4. Fue en este momento cuando Benzema se echó el equipo a la espalda y comenzó a generar ocasiones de gol de donde no había nada.

Karim sacó a relucir su superioridad técnica con un gol anulado en el que realiza una ruleta dentro del área tras una doble pisada de balón. Tras el gol anulado por fuera de juego de Jović, Benzema anotaba el 2-1 con una excelente jugada desde la izquierda, regateando a dos rivales en la frontal del área. Abrumadora la superioridad técnica de Karim, que sigue en un momento de forma increíble. Tras un fulgurante inicio de temporada, los atacantes blancos han bajado su nivel y han vuelto a dejar a Karim como el único argumento goleador de la plantilla.

  • Poca confianza en Hazard

En un partido en el que el Real Madrid perdía desde el minuto 17, Hazard solamente jugó 18 minutos. Siendo uno de los mejores jugadores de la plantilla en espacios reducidos, el belga no consigue convencer a Ancelotti. 

Las sensaciones con Hazard saliendo desde el banquillo están siendo buenas. Suma bastantes intervenciones e incluso se le ve ansioso por demostrar que merece más minutos. Hazard anotó un golazo tras una excelente combinación con Benzema, aunque fue anulado por fuera de juego del delantero francés.

Hazard es un arma que el Real Madrid no puede permitirse tan solo 18 minutos. Y menos en un partido cerrado en el que pierdes 2-0.

VAVEL Logo