Las segundas partes siempre fueron buenas
Los jugadores rojiblancos celebran el 0-1 anotado por Thomas Lemar / Foto: Atlético de Madrid

El partido de la tarde de domingo es sinónimo de tradición en el fútbol español, y Cádiz y Atlético se enfrentaban en una fría tarde en la ciudad andaluza, ante un Nuevo Mirandilla expectante debido a la mala racha de los suyos, y la atenta mirada de los atléticos, quienes venían de realizar un nefasto partido en Champions, y debían encandilar de nuevo a su afición para calmar sus críticas.

Un Lemar muy activo

Diego Pablo Simeone dispuso del mismo once planteado ante el Milan, sin cambios, confiando en los mismos hombres para realizar un necesario cambio de efecto tras un mal mes de Noviembre.

Foto: Atlético de Madrid
Foto: Atlético de Madrid

El partido comenzó como se esperaba, con un Atleti dominando el balón y un Cádiz abonado al contragolpe. Entre los 22 jugadores sobre el terreno de juego se erigió sobre todos la figura de Thomas Lemar, que comenzó el partido muy activo, con sus características conducciones y sus habituales pases entre líneas. El propio Lemar habilitó a Carrasco tras un magnífico pase, pero el disparo del belga fue tapado por Iza. El Atleti siguió mordiendo con una alta presión, realizando varios robos peligrosos en campo contrario, aunque sin crear ocasiones claras de gol.

Otro primer tiempo con 0 tiros a puerta

El Cádiz salía esporádicamente a la contra, y dispuso de una de las ocasiones más claras de la primera mitad, tras una pérdida en la salida de balón de Koke que Salvi aprovechó para encarar a Jan Oblak, pero Savic se cruzó de manera providencial para evitar males mayores.

Foto: Atlético de Madrid
Foto: Atlético de Madrid

Fue aquí cuando el partido se equilibró, debido al cambio por precaución de Giménez, que se marchó conmocionado tras un codazo de Lozano, entrando Felipe para reemplazarle. El Cádiz ganó terreno, con un Atleti que bajó el ritmo, y las llegadas eran escasas. La más clara para los de Simeone llegó por mediación de Suárez, que no logró aprovechar un rebote en defensa de los gaditanos para superar a Ledesma. A pesar de esto, el partido se marchó al descanso con 0 tiros a puerta entre los dos conjuntos.

Salida fulgurante tras el descanso

Y como habitualmente pasa esta temporada, los de Simeone se ponen las pilas tras el descanso. Los rojiblancos comenzaron a combinar y a encadenar una serie de saques de esquina en los que tuvo que intervenir por primera vez Jeremías Ledesma. Y llegó el gol. No podía ser de otro que de Thomas Lemar, quien remataba al fondo de la red un gran centro de Yannick Carrasco tras una jugada entre él y Mario Hermoso pasado el minuto 56.

Foto: Atlético de Madrid
Foto: Atlético de Madrid

Y en contra de la tónica habitual de los atléticos tras anotar un gol, los de Simeone buscaron cerrar el partido con un segundo tanto. Dispuso de claras ocasiones, como un mano a mano de Lemar, tras un córner a favor de los locales, que detuvo Ledesma, y posteriormente, llegó el buscado gol, con una jugada que recordó al Atleti de la pasada campaña. Llorente ganó línea de fondo tras un magnífico pase elevado de Lemar, y puso un centro a la frontal del área cadista, donde estaba Antoine Griezmann, que remató al fondo de las mallas para establecer el 0-2 en el marcador.

Cunha busca su sitio

Con la tranquilidad del 0-2, el técnico argentino realizó cambios para rotar a los de arriba, con la entrada de Matheus Cunha y de Ángel Correa, reemplazando a Luis Suárez y a Thomas Lemar. Ambos salieron con ganas de reivindicarse y no tardaron en causar un efecto positivo en el conjunto visitante, pues a los 4 minutos de su entrada en el terreno de juego, los dos combinaron con Antoine Griezmann en una preciosa jugada que culminó Angelito para poner el 0-3 en el luminoso.

El Cádiz se dio definitivamente por vencido, dando descanso a hombres importantes mediante los cambios, y de la nada llegó el gol a su favor. Una jugada en la banda del Choco Lozano que parecía intrascendente acabó en un rebote que trazó una parábola inverosímil que Jan Oblak no acertó a despejar y que se convirtió en el 1-3.

Foto: Atlético de Madrid
Foto: Atlético de Madrid

Acto seguido, tras el saque de centro, Griezmann filtró un magnífico pase a la carrera de Cunha para que el brasileño fusilase a Ledesma y finiquitase el partido con el 1-4 definitivo. El ex del Hertha de Berlín llama a la puerta de la titularidad después de aprovechar a la perfección sus escasos minutos en el equipo rojiblanco, con un gol y una asistencia.

Ahora el camino del Atleti es claro tras la balsámica goleada del domingo: vencer y coger confianza ante el Real Mallorca en LaLiga, y demostrar el nivel de la segunda parte del encuentro en el vital partido ante el Oporto de Champions League.

VAVEL Logo