Un Atlético que no levanta cabeza
Twitter: Atlético de Madrid oficial

El Atlético de Madrid no pudo conseguir la victoria en la quinta y penúltima jornada de Champions League frente al AC Milan. El equipo rojiblanco necesitaba de esta para meterse en octavos “cómodamente” sin tener que depender de otro equipo para clasificarse, por esto ya era un antecedente de la presión bajo la que se iba a jugar. Viniendo de ganar el fin de semana pasado en casa frente a Osasuna, los de Simeone llegaban con algo de confianza para afrontar el partido, a pesar de que el gol que les dio los tres puntos fuera en el minuto 87.

El frío se hacía notar en el Wanda Metropolitano, el Milan necesitaba ganar para conseguir mantenerse vivos en Europa. El Atlético sacaba desde el centro del campo y, desde el pitido inicial ya se notaba la intensidad del partido. Comenzó más dominante el Milan, aguantando una considerable posesión a lo largo de la primera parte. Pocas veces tuvo que intervenir Oblak, siendo los tiros fuera de los tres palos. Lo cierto es que los de Stefano Pioli necesitaban el gol y se veían con posibilidades de ganar fuera de casa por primera vez en esta ronda, por lo que probaban a finalizar todas las jugadas, tirando incluso desde fuera del área.

Sobre la acción del Atlético de Madrid, los de Diego Pablo tuvieron tres ocasiones durante la primera parte, dos de Rodrigo de Paul (el que más peligro hizo en el partido), y una de Griezmann. El Atlético insistía mucho en llegar al área por la banda de Llorente, siguiendo las indicaciones desde el banquillo.

El partido estuvo muy disputado, el colegiado tuvo que intervenir en varias ocasiones debido a las numerosas faltas y roces ocasionados por la tensión del juego.

El jugador más destacable del equipo italiano fue Brahim, el delantero tuvo varias ocasiones en los 76 minutos que disputó, tuvo varias oportunidades pudiendo llegar a convertirse en uno de los goleadores de la noche.

  • No era la noche del Atleti

Tras el descanso y con el 0-0 aún en el marcador, el Atlético de Madrid salió buscando el gol y así lo demostró con el primer tiro de Lemar en el minuto 48, que consiguió detener el portero. También tuvo otra Carrasco segundos después, que no logró ver los tres palos. Sin duda estas fueron las más claras del equipo, que salió con otra actitud, pero faltaba acierto, el balón no quería entrar y el Milan tampoco bajaba la cabeza.

Tocaba rotar jugadores, los entrenadores comenzaron a realizar cambios en ambos equipos, Simeone primeramente optó por Correa y Lodi, mientras que Pioli hizo cuatro cambios buscando un solo objetivo: el gol.

No era la noche, a medida que los minutos pasaban los locales iban mostrando más nervios, las cosas no salían como se esperaba y eso se veía reflejado en los fallos individuales de los jugadores, con algunas pérdidas de balón o errores en pases no complicados a simple vista.

Con el resultado del Liverpool-Oporto a favor para los colchoneros a partir del minuto 70, aún quedaba un aliento de esperanza, ya que con la victoria inglesa y el empate en Madrid, el Atlético lograba entrar como segundo clasificado, con el Milan y el Oporto igualados a puntos pisándole los talones.

Sin embargo, ese gol en el minuto 87 el equipo lombardo le hace el camino más complicado al Atlético. Junior Messias marca el tanto que da la victoria a los visitantes a falta de pocos minutos para el final. Un agujero en la defensa del equipo rojiblanco hizo que el brasileño pudiera adelantar a los suyos marcando de cabeza a bocajarro, un remate imposible para Oblak.

  • Situación rojiblanca

Los indios deben ganar en Oporto para seguir vivos, aunque en parte dependen de lo que haga el Milan en casa frente al líder invicto. La diferencia de goles es lo que determinará la clasificación y la que acordará las próximas rondas eliminatorias, hasta entonces, no podemos poner cara a los próximos equipos clasificados.

El Atlético de Madrid estaría clasificado si ganara el próximo 7 de diciembre, siempre y cuando el Milan se deje puntos en Anfield y los del Cholo les saquen un gol de ventaja en dichos partidos para encajar el gol average general (-2 Milan, -3 Atlético).

Hasta el momento, de los equipos españoles, el Real Madrid es el único equipo español que ha conseguido meterse matemáticamente en la próxima ronda a falta de un partido de fase de grupos, ni Atlético, ni Barcelona, ni Sevilla, ni Villarreal lo han logrado. Veremos qué ocurre en la próxima jornada (7 y 8 de diciembre) donde se decidirá todo.

VAVEL Logo