Erámos pocos y llegó Griezmann
El equipo entrenando en la ciudad deportiva | Foto: Atlético de Madrid

El último día de mercado suele ser un descontrol, muy parecido a los días previos a la navidad; todo el mundo haciendo las compras de última hora, porque hacer las cosas con tiempo no suele ser la decisión más elegida.

Una triple operación, a falta de media hora de cerrar la ventana de fichajes, dejó paralizados los medios españoles e ingleses, Luuk De Jong vestiría la camiseta del FC Barcelona, pero para eso Griezmann debía de volver a Madrid y, a su vez, para que eso ocurriese, Saúl debía de marcharse a Londres —como si de un cambio de cromos se tratase—, en resumen, muchos fichajes y muy poco tiempo. Al final, cuando parecía que no se iba a llevar a cabo ninguno de las transferencias los equipos empezaron a hacer oficiales los intercambios de jugadores dejando una noche para el recuerdo.

En el Atlético de Madrid el último en incorporarse fue Antoine Griezmann, que llega cedido con opción de compra procedente del Atlético de Madrid, pero antes de él llegaron Rodrigo De PaulLecomte y Matheus Cunha. También salieron Saúl, Vitolo, Arias Grbic, todos ellos cedidos.

Al final, el Atleti se quedó con todos los jugadores importantes del bloque que se proclamó campeón en mayo e incluso llegaron jugadores de un gran nivel que elevaron la plantilla hasta lo más alto de Europa, la pregunta ahora es: ¿a quién dará importancia el Cholo Simeone?

Porteros

El debate aquí está claro, la portería pertenece al ganador de seis Zamoras, Jan Oblak, aunque Lecomte, como portero suplente puede demostrar su nivel en la Copa del Rey. Durante la temporada 20/21 jugó como titular en el Mónaco francés consiguiendo trece porterías a cero y recibiendo veintisiete goles en total, que teniendo en cuenta que Oblak recibió veinticinco son datos bastante competitivos. La portería estará bien cubierta juegue quién juegue, por lo que ahora el problema lo tienen los que se encargan de  defender y hacer los goles. 

Defensas

Antes de llegar a Lecomte y Oblak, los rivales deberán pasar por el muro que tiene el Atleti en defensa con Giménez, Hermoso, Savic y Felipe como centrales y Trippier, Lodi y Vrsaljko como carrileros o laterales. Todos conocen a Giménez, el comandante, el heredero del trono de Godín, tan atlético que le corre sangre rojiblanca por las venas; Savic, el jefe de los Balcanes, que ya el año pasado dio un paso al frente y cogió los mandos de la defensa atlética; Hermoso, que pasó de ser suplente sin opciones a ser un indiscutible en la defensa gracias a su buen juego y trabajo; y Felipe, que después de su "Ganamos como una familia" en Valladolid, se ha ganado el cariño de todos los atléticos además de haber demostrado en varias ocasiones su gran nivel. Con los carrileros no hay nada nuevo que decir, Trippier, que está en un momento muy dulce y que ha encontrado una conexión imprescindible para el equipo con Marcos Llorente; Lodi, que ya desde la temporada pasada ha quedado en un segundo plano, ya que su lugar lo ha ocupado Carrasco, pero que, aun así, cuando ha salido al campo ha demostrado que puede y quiere jugar; y finalmente, Vrsaljko, que si las lesiones se lo permiten será un recambio muy necesario en la banda derecha.

En esta línea, el técnico argentino lo tiene un poco más difícil, aunque como se suele decir, si algo funciona no lo cambies y la defensa así debería ser, Trippier y Carrasco en bandas con Giménez, Hermoso y Savic como centrales.

Mediocampistas

En la línea del mediocampo es dónde empiezan a surgir los problemas, muy pocas posiciones para muchos jugadores con un altísimo nivel. Koke, el capitán, es indiscutible, pero quedan dos posiciones más que se reparten entre Kondogbia, que ha empezado la temporada con una marcha más que el resto; De Paul, la perla argentina que tiene un altísimo nivel y puede ser muy importante en el equipo; Lemar, que desde que el año pasado remontase su nivel aún no conoce su techo y ha cosechado unos partidos increíbles; Marcos Llorente, que después de la temporada pasada no hay quién le quite el sitio; Carrasco, que se ha ganado su puesto como carrilero con unos grandísimos partidos jugando por la banda izquierda; y por último, el mexicano Héctor Herrera, que siempre con una sonrisa y trabajo en silencio ha estado listo para cuando el equipo le ha necesitado.

Simeone tiene tres puestos a repartir entre siete jugadores que a priori deberían ser titulares. La parte buena salga quién salga en el momento que haga va a mejorar el equipo siempre; la parte mala —si hay alguna—, a quién pones de titular y a quién dejas en el banquillo, porque todos quieren jugar siempre y todos tienen el nivel para hacerlo. 

Delanteros

La delantera también le estará provocando dolores de cabeza a Simeone porque elija a quién elija, tendrá a uno de los mejores en su posición. Dos puestos y seis jugadores, Suárez ya ha demostrado de qué es capaz, el mejor en lo suyo; Correa está en una nube y es ahora mismo el mejor jugador en la plantilla; Joao Félix tiene ganas de reivindicarse y demostrar que es esa perla portuguesa de la que tanto se ha hablado; Griezmann, campeón del mundo, segundo máximo goleador de la historia del club rojiblanco, un nivel indudable y que viene con muchísimas ganas de demostrar que su marcha fue un error; Cunha, un jugador ilusionado y con ganas de ser importante; y Saponjic, la oveja negra de la delantera, que parece que un año más va a tener muy pocas oportunidades.

Suárez podrá rotar este año porque sabe que los goles estarán bien cubiertos, pero aun así, es muy poco sitio para tantos grandes jugadores

La plantilla con la que el Atleti encara la temporada ilusiona y mucho, para algunos aficionados es la mejor que se ha visto nunca. Los atléticos están felices, el Cholo a lo mejor no tanto, porque es él quién decide el que juega y el que no, pero aun así, a todos los entrenadores les encantaría verse en el papel del argentino.

VAVEL Logo