Análisis post: mucho gol para tan poco fútbol
Vini celebrando un gol I Imagen: Getty Images

Asensio fue, sin duda, el protagonista del partido. Su gol vino precedido por un error clamoroso que bien pudo costar el 0-1 al Real Madrid. De ahí que tras el golazo que metió, el mallorquín mandara un mensaje claro a su afición. Menos pitar y más aplaudir a sus futbolistas que necesitan ese apoyo de la grada para sacar adelante la temporada.

Cómo se planteó el choque desde los banquillos

Comenzando por el conjunto local, Carlo Ancelotti decidió hacer un solo cambio sobre el once del ridículo en París. Courtois bajo palos; Carvajal, Militao, Alaba y Mendy en la línea defensiva; Casemiro, Valverde, como única variación del once, y Modric en sala de máquinas; y Asensio, Benzema y Vini como tridente ofensivo. La sustitución de Kroos por Valverde parece perseguir una clara intención de señalar al mago alemán. Es cierto que Toni no estuvo ni mucho menos bien en París, al igual que el resto de sus compañeros. Pero si Carlo Ancelotti quería dar un toque de atención por lo ocurrido contra el PSG, parece innecesario que tenga que ser Kroos el sacrificado.

Alineación real Madrid I Foto: Getty Images
Alineación real Madrid I Foto: Getty Images

Línea por línea el Real Madrid no consiguió generar mucho fútbol y, como consecuencia, las ocasiones no llegaban. La frescura de Valverde en el centro del campo dotó de una mayor alegría al conjunto blanco que fue superior en la sala de máquinas. Sin embargo, los tres de arriba, a pesar de haber conseguido anotar los tres, por primera vez desde que son el tridente titular, no estuvieron acertados. Asensio estuvo fallón en el pase y poco acertado en acciones de ataque; Benzema no terminó de encontrarse sobre el verde y falló lo impensable en la noche del sábado, y Vinicius continúa su mala dinámica. Al brasileño le cuesta un mundo desbordar y generar el peligro que generaba antes, aunque cabe destacar que no se cansó de intentarlo. Pero, al fin y al cabo, son tres de los mejores jugadores del mundo y, en un día malo son capaces de decidir un partido con un abrumador 3-0.

Ancelotti contra el Alavés I Foto: Getty Images
Ancelotti contra el Alavés I Foto: Getty Images

El Alavés, por su parte, salió al Bernabéu muy especulativo. Esperaron a ver con qué Real Madrid se iban a encontrar y, a partir de ahí, plantear un partido u otro. Mendilibar alineó a Pacheco en portería; línea de 4 para Tenaglia, Miazga, Lejeune y Rubén Duarte; pobló la medular de mucha gente con Pina como pivote y, por delante suya una línea de 4 formada por Jason, Escalante, Loum y Luis Rioja; por último, como punta de ataque jugó Joselu. Sobre el verde la alineación era muy defensiva, dejando a todos los futbolistas, excepto Joselu, por detrás del esférico. El delantero formado en las categorías inferiores del Real Madrid se vio muy solo en ataque a causa de este planteamiento tan defensivo. Aun así, en los primeros 45 minutos, el Alavés tuvo ocasiones para ponerse por delante. De hecho, podría afirmarse que durante la primera parte el conjunto blanquiazul generó más oportunidades que el cuadro merengue.

Así se desarrolló el partido

La primera parte dejó mucho que desear. Entre la incapacidad de generar fútbol de unos y el planteamiento “amarrategui” de los otros, los primeros 45 minutos no enamoraron al espectador. Varios errores en salida de balón o en pases relativamente sencillos provocaron las únicas ocasiones de este primer asalto entre guipuzcoanos y madrileños.

La segunda parte cambió radicalmente el transcurso del partido. El Real Madrid continuó dominando la posesión del partido, ya que el Alavés le cedía el esférico, pero en este segundo compás, los madridistas fueron más incisivos sobre la meta de Pacheco. Cuando rondaba el minuto 60 en el luminoso, Asensio cometió un error clamoroso que casi supone el 0-1. La afición que, además de lo ocurrido en París, estaba observando la incapacidad de su equipo de generar nada, decidió pitar al mallorquín. Este toque de atención surgió efecto porque en la siguiente jugada a Marco le llegó un balón a banda derecha y el balear solo tuvo que orientársela y pegarle un latigazo para enviarla al fondo de las mallas. Un remate inapelable para Pacheco que poco puedo hacer ante semejante obra de arte.

Asensio mandando callar al Bernabéu I Foto: Getty Images
Asensio mandando callar al Bernabéu I Foto: Getty Images

El gol de Asensio dio paso a un festín goleador de los chicos de Ancelotti. Vinicius fue el siguiente en sumarse a la fiesta tras un jugadón colectivo entre Benzema, Asensio y Valverde. El brasileño volvió a demostrar una faceta desconocida hasta el momento en él, Vini realizó un movimiento de 9 total. Amagó con ir al segundo palo para zafarse de su marcador y definir en el punto de penalti. Vinicius no quiso olvidarse de quién le demostró confianza cuando más lo necesitaba, quién le puso por delante de pesos pesados como Hazard o Bale, es decir, de Carlo Ancelotti. Tras el tanto, el niño maravilla fue directo a abrazar a su entrenador en señal de agradecimiento por todo lo que ha hecho por él, cuando el técnico italiano atraviesa uno de los peores momentos desde su regreso al Real Madrid.  

Vinicius dedicándole el gol a Ancelotti I Foto: Getty Images
Vinicius dedicándole el gol a Ancelotti I Foto: Getty Images

En última instancia, Karim Benzema que estaba totalmente negado de cara a puerta en el día del sábado, no se fue sin su gol tras un penalti de Lejeune sobre Rodrygo. Al astro francés no le pudo la presión y con la calma que le caracteriza batió al guardameta del Alavés para sentenciar el choque con un claro 3-0.

Estadísticas y datos relevantes

Las estadísticas del choque evidencian un serio problema en el conjunto blanco. El Alavés logró ganar más duelos (44 - 53). Si el real Madrid pretende pasar la eliminatoria frente al PSG debe comenzar a ser intenso, a ganar cada duelo individual, a mostrar una contundencia sobre el verde para tener alguna posibilidad en la eliminatoria.

Por otra parte, el dato de los balones perdido también resulta llamativo. En un partido en el que el Alavés ni siquiera realizó una presión alta, sino que más bien realizaron un repliegue intensivo a medio campo, el Real Madrid tan solo perdió un balón menos que el Alavés (133 – 134). La mayoría de esas pérdidas son “errores no forzados” que es un factor a mejorar por parte de este Real Madrid. Por otro lado, cabe destacar que el elevado número de pérdidas del conjunto visitante se debe al juego directo, balones largos y a que el Alavés cedió el esférico en todo momento al conjunto de Chamartín.

Foto:. Getty imágenes
Foto:. Getty imágenes

Por último, los 23 remates, de los cuales tan solo 9 se dirigieron a puerta, hace ver que, en esta ocasión el Real Madrid sí se mostró efectivo de cara a puerta. De hecho, podría decirse que la efectividad superó al fútbol.

VAVEL Logo