Osasuna y Eibar, línea a línea

En tan solo dos días, se tendrán que medir en Ipurua la SD Eibar y el CA Osasuna en un partido decisivo para los rojillos, ya que puede significar el fin de una etapa, la de Enrique Martín en el banquillo.

Osasuna y Eibar, línea a línea
Osasuna y Eibar, línea a línea | Fuente: LaLiga

Se va acercando ya poco a poco el retorno a la competición regular para la SD Eibar y Osasuna tras una semana sin compromisos ligueros a causa del parón internacional, un parón durante el cual, los armeros disputaron un partido amistoso frente al CD Leganés, que ganaron con un único tanto de Inui, mientras que los navarros prefirieron limitarse a la ejercitación para tratar de asimilar conceptos y prepararse para luchar por el primer triunfo de la temporada.

En lo que a tácticas respecta, ambos equipos son algo diferentes. De entrada, los de Mendilibar suelen jugar con un 4-2-3-1, es decir, una línea de cuatro, seguido de un doble pivote en la medular, entre el centro del campo y la delantera, un tridente de un mediapunta y dos extremos, y por último, en la punta de la ofensiva, el delantero centro. Por su parte, los navarros juegan con variando su formación entre un 5-3-2 en labores defensivas, y un 3-5-2 a la ofensiva, lo que fuerza a los carrileros a cubrir toda la banda.

Iniciando desde las porterías de ambos conjuntos, en la armera se encuentra  Asier Riesgo, que se ha mostrado seguro en estas primers jornadas disputadas ya, mientras que el guardameta rojillo hasta el momento, cuando las lesiones se lo han permitido, ha sido Nauzet.

En lo que a la línea defensiva respecta, es donde probablemente mayor diferencia haya entre ambos conjuntos. La zaga del conjunto que ejercerá como local se ha mostrado muchísimo más segura que la rojilla, incluso con las lesiones de Ramis y Gálvez, los dos hipotéticos titulares, y también cabe destacar el gran estado de forma de Capa, que cuando se incorpora por banda, es todo un puñal; mientras que la defensa de Osasuna, a pesar de contar con tres centrales y los carrileros cuando ayudan, no logra cuajar buenas actuaciones atrás, o como mínimo, le cuesta no fallar a lo largo de todo el encuentro. Los errores y los despistes han sido protagonistas en lo que llevan de temporada los navarros, y si planean quedarse en la élite, mejor será que lo solucionen cuanto antes.

Es bastante distina la función que cumplen la defensas en ambos conjuntos. A Mendilibar le gusta bastante que los centrales se incorporen a la medular y toquen desde atrás el esférico, a pesar de ser uno de los equipos que menos pases realicen por partido, junto a Osasuna, mientras que los laterales suben sin miedo incorporándose doblando a los extremos para que estos puedan caer hacia el interior.

Por su parte, la zaga rojilla es más estática. Los tres centrales no suben demasiado, mientras que los carrileros se ven en la obligación de dejar la zona defensiva para poblar las bandas, aunque en ocasiones es uno de los delanteros o alguien de la medular quien ocupa dicho espacio, no obstante, cabe reiterar que es una defensa que no suele envalentonarse mucho, y a pesar de ello, en ocasiones llega tarde a defender las contras.

Por su parte, en la medular, coincide el doble pivote de ambos conjuntos. En los armeros, el único fijo es Dani García, que puede ir acompañado de Escalante o Adrián, mientras que todo apunta a que Oier y Digard serán los dos elegidos por Enrique Martín Monreal, mientras que en las bandas, Mendilibar posiblemente alinee a Rubén Peña y Bebé, dejando a Pedro León en el centro. Asímismo, los elegidos para ejercer de carrileros en Osasuna posiblemente sean Fuentes y Álex Berenguer.

Los centrocampistas del Eibar son los encargados de llevar el peso del partido, o como mínimo de intentarlo. Pedro León y Bebé son los nombres a seguir, mientras que por detrás, Dani García también es un hombre muy cumplidor y que desperdicia muy pocos balones. Tienen una muy buena capacidad para mover el balón en pocos toques y además, los hombres de la medular no sienten miedo de incorporarse al ataque y llegar incluso a finalizar las jugadas.

Mientras tanto, la medular rojilla cuenta menos con el balón que la armera. Se espera que con la dupla compuesta por Oier y Digard, esto cambie. La principal baza de Osasuna son los contragolpes, y es innegable, puesto que de dicho modo han llegado buena parte de sus tantos, por lo que la labor de creación de sus centrocampistas es bastante reducida, lo que fuerza a los atacantes a moverse mucho.

Por último, en lo que a la delantera respecta, todo aparenta estar bastante claro. El único hombre en punta de los de Ipurua será Kike, mientras que los dos encargados de llevar el peso de la ofensiva por parte de los rojillos serán, uno seguro, Sergio León, quien podría ir acompañado de Oriol Riera.

Las funciones de los atacantes son similares en ambos conjuntos. Kike se limita a ofrecer movilidad y a dejarse caer en las inmediaciones del área tanto como puede, mientras que el acompañante de Sergio León se dedicará a esperar con la caña a una ocasión. El atacante recién llegado del Martínez Valero es un caso especial, puesto que es una fuerza inconsumible para la delantera rojilla. Ofrece mucha movilidad y crea espacios, además de que presiona arriba y recupera balones, y por supuesto, crea y finaliza goles.