Con la necesidad de volver a ganar

Situado en la zona media de la table, el Sabadell deja atrás su particular 'Tourmalet' y afronta el futuro con un objetivo claro: subir posiciones en la tabla. Eso pasa por sumar de tres en tres, algo que los arlequinados no logran desde el partido de la tercera jornada en casa frente al Hércules.

Con la necesidad de volver a ganar
Con la necesidad de volver a ganar | Foto: CE Sabadell

El sorprendente Ebro, Hércules, Villarreal 'B', Alcoyano y Atlético Baleares. Estos han sido algunos de los rivales que se han cruzado en el camino del Sabadell en este tramo inicial de temporada. Todos ellos, candidatos a subir y que están bien situados en la table. El bagaje arlequinado es de ocho puntos de los 18 posibles, situados en la undécima posición, lejos de la zona de descenso. Analizados fríamente son números decentes, pero para un equipo cuya aspiración es la de estar en la zona noble son insuficientes. 

A pesar del complicado inicio de temporada, la sensación en la ciudad vallesana es que el equipo ha merecido más en algunos partidos. El caso más claro es el del último encuentro en casa frente al Alcoyano. "Es el partido donde el equipo ha estado más cerca de lo que yo quiero ver". Así definió el trabajo de su equipo el técnico José Solivelles. Y no le faltó razón. Ese día, el Sabadell dominó, empezó a jugar con el balón, dominando la posesión, creando situaciones de gol y, como está siendo costumbre esta temporada, sólido en defensa. Sólo Fran Miranda, tras una buena jugada de estrategia del Alcoyano, pudo impedir que los tres puntos se quedaran en la Nova Creu Alta. 

Por partidos como este, José Solivelles se muestra algo decepcionado con los resultados de su equipo. "Con el juego que hemos mostrado, deberíamos llevar algunos puntos más en la clasificación", afirmó categóricamente el técnico arlequinado en la previa del último partido frente al Atlético Baleares. Es por ello que el optimismo sigue reinando en la Nova Creu Alta. Los a priori rivales por la promoción de ascenso aún no se han distanciado mucho, aunque la dinámica debe cambiar. Empezar a sumar victorias se antoja fundamental, pero el inicio de temporada no está siendo fácil a nivel de vestuario. 

Las lesiones, un lastre

El Sabadell ha vivido un verano convulso, tanto a nivel institucional como deportivo. La incertidumbre sobre si el equipo podría jugar en la categoría de bronce, unida a la quiebra económica salvada sobre la campana, llevó a muchos jugadores importantes de la temporada pasada a abandonar el barco. Fue el caso del guardameta Craviotto, del capitán Agustín Fernández o de los atacantes Marc Fernández o Bruno Vinicius. Ello obligó a la dirección deportiva a crear un equipo prácticamente nuevo. Hasta 16 caras nuevas presenta el equipo arlequinado esta temporada. Algunos de ellos, como Álvaro Clausí o Ayrton Paéz, llegaron muy tarde, lo cual impidió realizar una pretemporada decente. Por esto, el trabajo físico se tuvo que hacer con la temporada ya en marcha, con sesiones de mucha carga, lo que llevó a que varios jugadores cayeran lesionados. Es el caso de Pastells, Txomin Barcina, Javi Barrio o Lucas Viale o el más sonado, David Batanero, que se lesionó de gravedad pocos días antes de iniciar la competición doméstica. El equipo está echando de menos su calidad en la zona de medios.  

Para más inri, Gai Assulin, uno de los baluartes del ataque, cayó lesionado en Vila-Real. A perro flaco, todo son pulgas, como relata el dicho popular. A pesar de ello, poco a poco, la enfermería se va vaciando. Javi Barrio volvió a jugar en Son Malferit el pasado fin de semana, Txomin hizo lo propio frente al Alcoyano. La nota más positiva en este ámbito la da un jugador clave en los últimos años en el club arlequinado: Juanjo Ciércoles. El mediocentro, que recaló en el Sabadell el año que éste ascendió a Segunda División, lleva dos temporadas viviendo un calvario de lesiones que le han alejado de los terrenos de juego. Su recuperación va viento en popa, hasta el punto que algunas informaciones apuntan a que este fin de semana ya podría entrar en la lista de convocados para el partido frente al Mallorca 'B'. Una excelente notícia, que a buen seguro dará un salto de calidad a la zona de medios del equipo de José Solivelles.

Un calendario más asequible

La segunda nota positiva que permite al Sabadell afrontar el futuro con optimismo es que el 'Tourmalet' ya empieza a bajar. Decir esto en una categoría tan igualada como es la Segunda B, y más en el Grupo III, es atrevido, pero números en mano, el conjunto arlequinado tiene por delante una serie de partidos donde podrá empezar a sumar de tres en tres. El primero, este fin de semana frente al Mallorca 'B', equipo en zona de descenso. A pesar de su situación en la tabla, un filial siempre es peligroso, y más en el año donde los filiales están marcando la pauta, como demuestra que Barcelona 'B' y Valencia Mestalla estén copando las dos primeras posiciones de la tabla. 

A partir de ahí, Cornellá, Gavà serán los próximos escollos para los de José Solivelles. La mejora en el juego del Sabadell, la recuperación de piezas importantes como Juanjo Ciércoles y un calendario algo más benévolo son los ingredientes para alimentar el optimismo en la ciudad vallesana. La necesidad, a pesar de no ser aún imperiosa, empieza a estar ahí. Hay que retomar la senda de la victoria. La primera oportunidad, este sábado a las 19:00 horas frente al 'Mallorqueta' en la Nova Creu Alta. 

CE Sabadell