El murciélago femenino garantiza seguridad defensiva

La central valenciana, fija también en la Selección Española, es el alma del Valencia Femenino y una de las grandes culpables de que el equipo sea uno de los menos goleados.

El murciélago femenino garantiza seguridad defensiva
Foto: La Liga

Cuando cualquier aficionado al fútbol ve algún partido que dispute Ivana Andrés (Aielo de Malferit, 13 de julio de 1994) siempre acaba con la conclusión de haber visto a una de las mejores defensas de España y posiblemente el mundo. Tal vez, en el Valencia Femenino, resalte más la figura de Mari Paz Vilas por su afán goleador (de hecho, es la máxima goleadora en la historia de la sección femenina del club), pero no es menos importante destacar a la capitana y auténtica alma de equipo por su impecable labor en tareas defensivas.

Ivana Andrés Sanz vivió desde sus inicios de vida el valencianismo en toda su fuerza, puesto que sus padres y amigos son grandes aficionados y abonados del club valencianista. Ello le llevó, desde bien pequeña, a acudir a Mestalla a ver partidos de su equipo; a base de ir y disfrutar del fútbol como espectadora decidió querer dedicarse a aquello que tanto adoraba: jugar a fútbol.

Sus inicios en el fútbol se remontan cuando apenas tenía cinco años jugando en el equipo masculino de su pueblo natal; participó en un Campus del Valencia CF en verano de 2005, a punto de cumplir once años, cuando llamó la atención de los presentes, siendo fichada en la temporada 2006-2007 por un conjunto femenino. Su primer equipo donde jugó fue el Colegio Alemán-Universitat de València, previo al que hoy conocemos como Valencia CF Femenino. Con el cambio de nombre en 2009, Ivana es una de las supervivientes de aquella fusión/convenio, por lo que se puede decir que la valenciana lleva desde la creación de la sección femenina en el club y, fruto de ello, es la más veterana del equipo con nueve temporadas consecutivas.

A lo largo de estos años, la valenciana ha crecido de forma progresiva, completándose como una jugadora de referencia dentro de su equipo y de la Selección Española. Solo ella sabe lo que le ha costado llegar hasta este nivel de madurez futbolística, a base de esfuerzo y sacrificio personal. Por lo tanto, podemos decir que sus grandes cualidades son: su fortaleza defensiva y salida de balón. También posee una colocación exquisita dentro de la zaga que le lleva a anticipar en el corte a sus rivales y en el uno contra uno es difícilmente superable.

Además, con el balón en los pies tiene una visión de juego que le permite iniciar jugadas de ataque desde la defensa, gracias a su estupenda salida con el balón controlado y su pase largo a los desmarques de compañeras, sobrepasando así líneas de presión rivales.

Desde hace dos temporadas, Ivana es la capitana del Valencia Femenino (siendo ésta la tercera), tanto dentro como fuera del campo. Su carácter competitivo y familiar le hace una auténtica líder dentro del conjunto blanquinegro. Por ello, se puede considerar a la de Aielo como el murciélago del Valencia Femenino porque ella es más de la mitad del Valencia por muchos aspectos.

Por otra parte, hay que tener en cuenta que su crecimiento futbolístico le ha llevado a ser una de las mejores centrales del mundo, y como tal, ha contado con compañeras de viaje de primer nivel como Paula Nicart. La central catalana, de la misma edad que Ivana, complementa una defensa de garantías y una de las más envidiadas de media Europa. La compenetración entre ambas, que llevan varias temporadas jugando juntas, les hace entenderse a las mil maravillas y ser un muro impenetrable. Las dos jóvenes jugadoras hacen mejor una a la otra, convirtiéndose poco a poco en la futura pareja de la Selección y en Valencia disfrutamos de ello anticipadamente.

Precisamente en la Selección Española, es donde Ivana ha tenido una evolución más significativa. Partiendo siempre de lo complicadísimo que es hacerse un hueco en un elenco solo reservado para las mejores del país, la valenciana ha pasado por todas las categorías inferiores hasta llegar por méritos propios a la absoluta, donde debutó con tan solo 20 años en un amistoso contra Bélgica en San Pedro de Pinatar (Murcia). Desde entonces, se ha convertido en una fija para los planes del seleccionador (Jorge Vilda actualmente) siendo convocada para partidos oficiales y amistosos asiduamente.

Con las categorías inferiores, Ivana ha sido: campeona de Europa Sub-17 en dos ocasiones, medalla de bronce en el mundial de 2010 Sub-17 de Trinidad y Tobago y subcampeona de Europa Sub-19 en Turquía donde fue elegida dentro del mejor once inicial del torneo. Además de todo ello, la valenciana ha sido galardonada hasta tres veces en los Premios DRAFT como una de las mejores jugadoras jóvenes del momento.

Su primera gran convocatoria para un Mundial con la absoluta fue en 2015 cuando se disputó el Mundial de Canadá. No obstante, Ivana (con el dorsal 16), no disputó ningún minuto en aquel acontecimiento. Tampoco tuvo suerte, esta vez por una inoportuna lesión de hombro, en la Eurocopa de 2017 de Holanda donde iba a ser convocada incluso pareja de titular con Irene Paredes; pero esa lesión en cuartos de final de Copa de la Reina le privó de disfrutar de un premio que seguro tendrá en próximos torneos internacionales.

En definitiva, Ivana Andrés es el claro ejemplo de lo que significa el Valencia Femenino, ya que han ido de la mano en el crecimiento de esta sección femenina del club desde sus orígenes. Su juventud, aunque con bastante experiencia, ya nos hace presagiar que tenemos central de garantías para rato.