Los Patriots reconquistan la Superbowl haciendo historia
El MVP de la Superbowl Tom Brady junto con el trofeo Vince Lombardi. (Fuente:NFL)

New England Patriots ha demostrado esta madrugada que los sueños y los milagros se hacen realidad. Remontar en una final de la Superbowl una diferencia de puntos tan grande, es una proeza, incluso más difícil cuando en el mismo encuentro no sale nada ni los extra-point. Sin embargo, para los Patriots es posible, ya que lograron renacer de sus cenizas cuando todo el mundo daba por campeón de los Falcons.

El primer cuarto del encuentro comenzaba de una manera muy seria. Ambos equipos se tanteaban mutuamente como si de un combate de boxeo se tratara. Las defensas de ambos equipos eran muy sólidas y producían inseguridades a los quarterbacks. Los sacks se sucedían tanto a Tom Brady como a Matt Ryan a medida que la tensión por dar el primer golpe iba creciendo.

El segundo round comenzaba con un buen ataque de los Pats el cual, se quebró por una gran defensa de Atlanta que provocaba un fumble de LeGarrette Blount, cediendo de esta manera la posesión a los Falcons. A partir de esta jugada, el partido tornaba cada vez más hacia el lado de Atlanta ya que lograban hacer daño a la defensa de New England mediante las rápidas carreras de Devonta Freeman, quien en el minuto 12, anotaba el primer touchdown del partido adelantando en el marcador a los Falcons.

Seguidamente, las recepciones de Julio Jones volvían a hacer estragos en el partido, ya que colocaba a los de Atlanta en una posición más que buena para aumentar la distancia de puntos con respecto a New England. Más tarde, Austin Hooper lograba una gran recepción que daba a los Falcons otro touchdown, poniendo una ventaja de 14 puntos, lo que ponía a su rival en una situación bastante comprometida. Minutos después, una intercepción de Robert Alford destrozaba la confianza de unos Patriots, la cual, se veía resquebrajada con otros siete puntos más en contra, gracias a otra excepcional defensa de los Falcons. Por último, los Pats pudieron acercarse un poco con una última patada de Gostkowski que daba los primeros tres puntos a un equipos que no encontraba respuesta a las acometidas de los Atlanta Falcons.

La tercera parte del encuentro comenzaba con un gran ataque de los de Atlanta. Continuos, eficaces y con ritmo eran las incesantes ofensivas que atravesaban una  y otra vez a unos Patriots que no encontraban respuesta para parar estos ataques capitaneados por el MVP de la temporada regular, Matt Ryan.

Los minutos pasaban y a falta de ocho para el final del penúltimo cuarto, otro touchdown caía a favor de los de Georgía dando casi de manera definitiva un golpe crucial en el encuentro.

El tiempo corría cada vez más deprisa para los de Boston, quienes sabían que tenían que marcar como mínimo un touchdown para intentar una proeza nunca conseguida en la historia. Las jugadas realizadas por los de Belichick eran desesperadas. El equipo buscaba una jugada que les metiera en el encuentro hasta que gracias a un pase de Brady para White, les otorgó a los de blanco seis puntos más que valiosos de cara al último cuarto. Por desgracia, Gostkowski no pudo anotar el extra-point ya que mandó el balón al palo.

El partido afrontaba un último cuarto, una batalla entre dos equipos. Uno tenía la Superbowl en la palma de la mano y otro, la tenía más que lejos y solo su empeño y confianza les mantenía con vida.

La constancia y la creencia en los jugadores de New England fue vital en la final.

El último cuarto comenzaba con unos Patriots que poco a poco se empezaban a encontrar. Bennett, Edelman y Amendola eran los receptores favoritos para ejecutar el ataque de su equipo. New England no lograba anotar algún touchdown que recortara distancias con sus rivales, sin embargo, si conseguían un field goal que les otorgaba tres puntos más que valiosos. Tres puntos con los que se iniciaría la espectacular proeza. A partir de ahí, los Pats supieron sufrir y atacar con presión. Empezaron a conectar cada vez más pases acercándose de manera desafiante hacia la End Zone rival hasta que, durante la recta final del encuentro, gracias a los pases de Brady y las grandes recepciones de Amendola y a una espectacular captura de Edelman (la cual, daba más que confianza a unos Patriots que les empezaba a salir todas las jugadas). Los touchdownn juntos con los extra-points de dos puntos de New England, daban de nuevo vida a un partido que estuvo muerto y que, de una manera más que asombrosa, los Patriots sorprendieron a todo el mundo ya que con el gran nivel que demostraron durante el final del encuentro, mandaban la final a la prórroga.

Finalmente, el sorteo del saque inicial de la prórroga marcaría la final ya que New England salía victorioso y de esta manera, elegirían ser el primer equipo en recibir. Las sensaciones fueron muy diferentes con respecto a lo visto anteriormente. Los Patriots, con más confianza, lograban ataques más continuos y eficaces. Brady se notaba más cómodo y esto se palpaba ya que, las conexiones de pase entre el quarterback de New England y sus receptores como Hogan, Edelman e incluso jugadas tácticas de carrera con White eran exitosas. Todos los ataques resultaban dar un gran efecto ya que los de blanco, lograban recortar con pocos ataques muchas yardas y de una manera bastante sosegada ya que el 12 de los Patriots se lograba tomar todo el tiempo necesario para meditar bien el pase , fruto de una gran defensa de su equipo.

Cerca del minuto once de la prórroga, Bennett, receptor de New England tuvo dos oportunidades para dar el touchdown decisivo que decantaría la Superbowl, sin embargo, serían Tom Brady y James White quienes decidicieron poner punto y final a la mejor Superbowl de la historia con una gran remontada del que es con toda seguridad, el mejor equipo de la NFL de los últimos años. De esta manera, Belichick y Brady se convertían en la mejor pareja de la historia de la NFL, Brady superaba a Joe Montana en anillos conseguidos a lo largo de su carrera y se consolidaba como el mejor quarterback de la historia.

VAVEL Logo