Vegas Golden Knights podría comprar un equipo de la AHL y trasladarlo a su mercado
Imagen en la que se anuncia la llamada de la NHL a Nicolas Roy desde los Chicago Wolves / NHL.com

Los Vegas Golden Knights están interesados en comprar un equipo de la principal liga de desarrollo de la NHL, la American Hockey League, para reubicarlo en el área de Las Vegas.

Actualmente, los Golden Knights tienen un acuerdo de afiliación con el equipo de la AHL, Chicago Wolves, que estará vigente hasta la temporada 2021-22. Llama la atención sin embargo, que ambas franquicias estén separadas por unos 2.800 kilómetros. Seguramente Vegas desearía tener a sus jugadores más prometedores jugando en un equipo AHL que estuviera situado en un mercado mucho más próximo a la ciudad de Las Vegas. Además, la propiedad de los Wolves es independiente de la de los Knights, lo que contrasta con el modelo de otras franquicias NHL, las cuales son dueñas de sus filiales de la AHL y estos últimos están más cerca de su hermano mayor hasta el punto de poder compartir mercado.

Vegas Golden Knights no es el único

Algunos casos similares  al de Vegas en cuanto a la distancia entre los dos equipos se describen a continuación. Para empezar, Edmonton Oilers y su filial AHL, Bakersfield Condors, cuyas sedes se encuantran también a 2.800 kilómetros, los que separan Bakersfield, California de Edmonton, Alberta; sin embargo, ambas franquicias tienen los mismos propietarios.

Logo de los Bakersfield Condors / Wikipedia
Logo de los Bakersfield Condors / Wikipedia

Otra situación interesante es la filiación del actual campeón de la Stanley Cup, St. Louis Blues, cuyo filial AHL está en San Antonio, Texas. Son los San Antonio Rampage, que disputan sus encuentros como local a unos 1.500 kilómetros de St. Louis. En este caso, los propietarios de ambos clubes son distintos; Rampage pertenece a la compañía que tambíen es dueña de los San Antonio Spurs de la NBA.

Logo de los San Antonio Rampage / Wikipedia
Logo de los San Antonio Rampage / Wikipedia

Tambien llamativa es la relación entre los Florida Panthers y su socio AHL, Springfield Thunderbirds. El hogar de los primeros (Sunrise, Florida) y el de los segundos (Springfield, Massachusetts) están separados por algo más de 2.200 kilómetros. Además, sus dueños también son diferentes.

Logo de los Springfield Thunderbirds / StickPNG
Logo de los Springfield Thunderbirds / StickPNG

Ya hablamos antes de los Oilers, pero también hay que nombrar a sus rivales en la batalla de Alberta, los Calgary Flames. Si bien en su caso la propiedad no varía en cuanto a su principal filial, es verdad que este se ecuentra a poco menos de 2.100 kilómetros de Calgary. Son los Stockton Heat que juegan en Stockton, California.

Logo de los Stockton Heat / StickPNG
Logo de los Stockton Heat / StickPNG

De igual forma que la otra franquicia NHL de Florida, los Tampa Bay Lightning tienen a su colaborador AHL bastante lejos. Tanto como a poco más de 2.000 kilómetros, en Syracuse, New York: los Syracuse Crunch. En esta relación no coincide la propiedad de ambos conjuntos.

Logo de los Syracuse Crunch / Raw Charge
Logo de los Syracuse Crunch / Raw Charge

No podría faltar aquí la exposición de la situación de los Vancouver Canucks, cuyos propietarios también gestionan una franquicia AHL al otro lado de América del Norte, en Utica, New York. El nombre del filial, Utica Comets. Entre la casa de estos últimos y Vancouver hay aproximadamente 4.700 kilómetros. Los equipos más alejados entre sí de todos los que se han nombrado.

Logo de los Utica Comets / StickPNG
Logo de los Utica Comets / StickPNG

En el futuro, habrá dos nuevas franquicias (una en la NHL y otra en la AHL), con los mismos dueños, pero separadas por una distancia considerable: alrededor de 2.000 kilómetros. Son los que habrá entre el futuro equipo NHL de Seattle, Washington y su principal filial en Palm Springs, California.

Las intenciones de Vegas

Si todo llega a buen puerto, los Golden Knights podrían unirse a otras franquicias de la NHL que son propietarias de su filial en la AHL. Así lo confirmó esta semana el presidente y director ejecutivo de la AHL, David Andrews, durante su conferencia sobre el estado de la liga en el All-Star Game de la misma en Ontario, California. Declaró que a la organización de Nevada le interesa comprar un equipo de la AHL que ahora pertenece a otros dueños. Sin embargo, recalcó que no hay ningún acuerdo cerrado, como mismo hicieron los Golden Knights. Andrews confesó que cree que en algun momento habrá una franquicia de la liga que él representa en Las Vegas, o que los Knights poseerán un equipo en la misma, pero también aclaró que cualquier movimiento con vistas a la próxima temporada tendría que suceder muy pronto.

En el comunicado de los subcampeones de la Stanley Cup de 2018 se recogía: "hemos tenido conversaciones con representantes de la American Hockey League sobre la posibilidad de conseguir un club de la misma de manera estable, desde el nacimiento de nuestra franquicia". Así mismo, expusieron: "si bien seguimos muy interesados en la oportunidad, los detalles específicos relacionados con una adquisición o la ubicación potencial del equipo adquirido, aún no se han determinado".

¿Qué sucedería con los Chicago Wolves?

Veremos que franquicia existente en la AHL acaba comprando Vegas si es que sucede, pero los Wolves parecen ser unos candidatos poco probables para su venta y reubicación. El equipo ha encontrado su nicho en el competitivo paisaje deportivo de la Ciudad del Viento. Juega sus partidos en el Allstate Arena del suburbio de Rosemont. Ya la organización se ha desmarcado de los rumores de venta y traslado vinculados con los Golden Knights. Así, el general manager de los lobos, Wendell Young, ha dicho que "los Chicago Wolves y los Vegas Golden Knights siguen siendo socios con el objetivo común de ganar campeonatos". "Si llega un momento en el que Vegas compra los derechos de otra franquicia AHL, los Wolves encontrarán un nuevo socio en la NHL que también crea en la importancia de competir por Calder Cups" prosiguió. La Copa Calder es el trofeo que recibe el ganador de la AHL.

Los Chicago Wolves celebran la consecución de su segunda Calder Cup en 2008 / Chicago Wolves
Los Chicago Wolves celebran la consecución de su segunda Calder Cup en 2008 / Chicago Wolves

Según el Chicago Tribune, los Golden Knights y los Wolves habían acordado una relación de cinco años. Sin embargo, una fuente de Nevada explica que hay una cláusula de recisión de la colaboración después de tres años, esto es, al término de esta temporada 2019-20.

¿En qué pabellón culminaría Vegas sus planes?

En cuanto a los planes relativos a un pabellón para este potencial cambio en la AHL, se espera que los Golden Knights coloquen a su futura franquicia filial en el Orleans Arena. Una instalación que en su día sirvió como casa de Las Vegas Wranglers, franquicia extinta de la East Coast Hockey League (ECHL), otra liga de desarrollo de la NHL de un nivel inferior al de la AHL.

Sin embargo, se espera que el uso de esta instalación para tal fin sea temporal (unas dos temporadas), puesto que los Golden Knights intentarían construir una instalación de nivel AHL pensada especificamente para la AHL. Quizás, en Henderson (área metropolitana de Las Vegas).

Ya se verá si Vegas consigue su propósito, cómo y cuándo, pero lo que está claro es que los Golden Knights y su estadio, el T-Mobile Arena, han jugado un papel extraordinario en el crecimiento del hockey en el área de influencia de Las Vegas. Y el tener un filial AHL con un pabellón propio en el mismo mercado, podría ayudar a expandir lo que la organización ha conseguido desde que su proyecto de expansión fue aprobado por la NHL en 2016.

VAVEL Logo