Toronto demuestra que quiere la Stanley Cup
Con sus tres goles, Tarasenko estrella de la noche del martes | Foto: news.eseeuro.com

Noche en la que se han seguido las tendencias de partidos anteriores, en Raleigh, los Hurricanes se hicieron de nuevo fuertes y derrotaron a Boston. Mientras tanto en Toronto se siguió la alternancia de victorias, poniendo a los canadienses en el buen camino para seguir adelante.

(3) Carolina Hurricanes 5-1 Boston Bruins (2)

Partido muy serio de los Carolina Hurricanes, que de nuevo en esta serie hicieron valer el factor local, como viene sucediendo desde el inicio de esta serie, para llevarse el tercer punto a su casillero y ponerse a una sola victoria del pase de eliminatoria. La defensa liderada por Tony DeAngelo y respaldada en la portería por Antti Raanta, anuló a las estrellas de Boston y dejó a los visitantes impotentes ante el goteo de goles que ya desde el primer periodo cayó sobre la portería de Jeremy Swayman, que dio la sensación de que podía haber aportado algo más para mantener a los bostonianos en el encuentro.

En el segundo periodo, Seth Jarvis con sus dos goles se anotó el estrellato del partido, y aseguró un plácido fin de partido para los suyos.

La serie vuelve al TD Garden, donde queda comprobar si los Bruins vuelven a hacerse fuertes o si Carolina es capaz de darle la vuelta a la tendencia de la serie y cerrar la eliminatoria en el sexto partido.

(3) Toronto Maple Leafs 4-3 Tampa Bay Lightning (2)

Auston Matthews es el jefe de Toronto y ejerció como tal en el partido que enfrentó en el Scotiabank Center a los aspirantes Leafs contra los campeones Lightning marcando el gol ganador del partido. Un duelo de poderes en el que los primeros en hacer una declaración de intenciones fueron los visitantes que con goles de Stamkos y del reciente finalista del Norris, Hedman, ponían en ventaja a los de Florida.

Pero en el segundo tercio, los Leafs empezaron a rehacerse y su recompensa fue un gol en power play de su capitán John Tavares que dejaba el partido al alcance de un gol para su equipo.

El partido entraba en el tercio decisivo con el hecho en contra para Toronto, de que ninguno de los dos equipos había remontado en el transcurso de la serie, pero los de la hoja de arce quieren rebelarse este año contra todas las maldiciones, fantasmas y nubes que los quieren alejar de la Stanley Cup y con dos goles en un minuto se pusieron por delante. Tampa no se resignaba a verlas pasar y Ryan McDonagh empataba el partido para Tampa intentando bajar los humos locales.

Pero los grandes momentos están hechos para los grandes jugadores, y ahí apareció Auston Matthews para decidir el partido. Su gol a seis minutos del final no pudo ser neutralizado ya para los Bolts, que deberán acudir a su hielo y a su público para seguir luchando por la triple corona.

Minnesota Wild 2-5 St. Louis Blues

Primer periodo marcado por los equipos especiales, las tres sanciones acabaron en gol, fueron los Blues los primeros en abrir el marcador y Kaprizov por partida doble empataba y remontaba el resultado para los locales. El segundo periodo seguía con el duelo de ida y vuelta entre ambos equipos, y en esos 20 minutos solo Brandon Saad fue capaz de encontrar la portería contraria poniendo las tablas en el marcador.

Que en la jornada de martes en Minnesota iba a haber una estrella rusa, pero no iba a ser el bigoleador Kaprizov, si no Vladimir Tarasenko. El de Yaroslavl no solo igualó si no que superó la marca goleadora de su compatriota y su hat trick dejó fuera de sitio a sus rivales que solo pudieron asistir a la exhibición de hockey del delantero de los Blues y lamerse las heridas para forzar un séptimo partido donde llevarse el gato al agua.

Edmonton Oilers 4-5 (OT) Los Angeles Kings

Nadar para morir en la orilla, con esta sencilla frase se podría resumir el partido que cerraba la noche del martes, un esfuerzo para empatar un partido que parecía perdido en la recta final del mismo para acabar cediendo sin tener opción a nada en la prórroga.

Y es que los Kings, con un partido serio y sin complejos, tuvieron la mayor parte de los 60 minutos de partido el marcador bajo control, entrando en el último periodo con dos goles de ventaja. Un periodo final en el que la indisciplina de ambos equipos hizo protagonistas a los equipos especiales del festival de goles que fue protagonista de esos veinte minutos que dejaron el marcador en tablas.

La crónica del tiempo extra fue bien corta, los Oilers no tuvieron opción de continuar con el impulso que les dio el empatar el partido viniendo de dos goles atrás, porque los Kings les comieron de manera total la tostada asediando la portería de Mike Smith, y apenas transcurrido el primer minuto, Adrian Kempe marcaba su segundo gol de la noche y embolsaba el punto del partido en el morral angelino.

Los Oilers se complican la serie, no solo por el marcador general de la serie de 3-2 en contra, si no porque han creado en la mente de los Kings la creencia de que la eliminatoria está a su alcance cuando la comenzaron con la ilusión de crecer y competir.

VAVEL Logo