Noche de claro signo visitante con el cambio de sede de las eliminatorias
Evander Kane firmó la gran actuación individual de la noche | Foto: NHL.com

Nuevos escenarios para las eliminatorias de primera ronda de los playoff por la Stanley Cup, con diferentes expectativas según los equipos, desde la búsqueda a darle la vuelta a la situación con el calor del hogar como Boston o rematar en casa el botín obtenido en la visita del primer turno de partidos. Finalmente todas las eliminatorias de este turno de partidos, llegarán al menos a los cinco partidos.

(1) Boston Bruins 4-2 Carolina Hurricanes (2)

Regresaban los Bruins al TD Garden con la esperanza de que arropados por su fiel afición, evitar que sus rivales los dejaran al borde de la eliminación con una tercera victoria. Al punto anímico de vestir sus jerseys negros como locales, se unía la vuelta a la porteria de Jeremy Swayman, que daba otra perspectiva también a la hora de enfrentar el partido.

Pero el descaro de los Carolina Hurricanes no conoce ni el tiempo ni el lugar, y empezaron el partido con toda la voluntad de echar por tierra los planes de los hombres de Bruce Cassidy, y Vincent Trocheck adelantaba a los visitantes, haciendo que un escalofrío recorriera el cuerpo de más de un aficionado local.

Pero no así para los jugadores de Boston, que no perdieron la cara al partido, y consiguieron además un enchufe de energía, porque Charlie Coyle poco antes del descanso, con un gol en inferioridad numérica dejando en tablas el marcador en la primera pausa.

Esa fue la señal de activación de lo que se echó de menos en los dos partidos jugados en Carolina. Las estrellas de Boston, eclipsadas en el hielo de Raleigh, empezaron a refulgir y Brad Marchand, con un gol y dos asistencias, David Pastrnak, un gol y una asistencia, y Taylor Hall con un gol, dejaban el partido bajo control para que se deslizara hasta el 2-1 global a favor de Carolina, asegurando un quinto partido para la serie y evitando el barrido.

(1) Tampa Bay Lightning 2-5 Toronto Maple Leafs (2)

Los campeones volvían a casa, en una situación, la de jugar el tercer y cuarto partido en casa, que ya manejaron con maestría en las dos primeras eliminatorias de la campaña anterior. Los Leafs enfrentaban el partido con las posibles dudas que dejaban el haber sido derrotados en el partido anterior, y con el reto de seguir haciéndose fuertes en esta fase de la competición dónde aún tienen cosas que demostrar.

Como corresponde a dos equipos de este calado, el partido tuvo fases de dominio de ambos equipos. Una primera mitad para Toronto y una segunda para Tampa Bay, pero los canadienses sacaron más rédito de la fase en que fueron dominantes y eso acabó llevando el partido a su casillero.

Los Bolts pecaron de poca eficacia en sus equipos especiales, tanto en superioridad como en inferioridad, y lo pagaron con el gol de Morgan Rielly que adelantaba a los visitantes. Poco después Colin Blackwell doblaba la ventaja para Toronto. Los bicampeones llegaban al ecuador del primer periodo con dos goles de desventaja.

El segundo periodo siguió con los de la hoja de arce al mando, y con un David Kampf que se fabricaba un gol, segundo en la serie, que ponía el 3-0.

Pero el carácter de campeón de Tampa Bay estaba ahí y empezó a doblar la mano de sus rivales, con goles de Colton y Palat, este último a 15 minutos del final del tiempo reglamentado, que encendieron al público local que empezó a soñar con la remontada.

Pero al final los Bolts se estrellaron con un gran Jack Campbell, que le negó el sueño de hacerse con el partido a los locales, que ya en el esfuerzo final, con Vasilevskiy dejando su sitio a un patinador extra, encajaron el gol que cerraba el partido.

(1) St. Louis Blues 1-5 Minnesota Wild (2)

Los dos goles en los dos primeros minutos de partido de Minnesota, por parte de Jordan Greenway y Kirill Kaprizov, fueron una losa demasiado pesada para St. Louis, que ya no pudo levantar cabeza en el resto del envite. Un colchón de seguridad con el que los Wild jugaron tranquilamente para administrar esa ventaja, que no solo mantuvieron si no que doblaron, dejando un 0-4 a los 22 segundos de iniciarse el tercer periodo que ponía el partido de cara a los visitantes.

El gol de Ryan O´Reilly solo sirvió para romper la portería a cero para Marc-André Fleury, porque el intento final de recortar vaciando la portería de Husso a más de ocho minutos para el final, terminó sofocado con el gol de Jonas Brodin que ponía la manita en el marcador.

Minnesota si ya no lo hizo en el partido anterior, se ha deshecho del complejo de muñeco de pim pam pum que parecía tener con los Blues, y empieza a creer en que la eliminatoria está a su alcance.

(1) Los Angeles Kings 2-8 Edmonton Oilers (2)

Si algo parece haber quedado claro, aún con el cambio de escenario de la eliminatoria del Rogers Place al Staples Center, es que esta eliminatoria enfrenta a un equipo como Edmonton Oilers con el objetivo de conseguir metas en el presente, y otro Los Angeles Kings, que ha llegado a estos playoff como etapa intermedia de un proceso de crecimiento.

Un gol de la factoría McDavid, como asistente y Draisaitl como goleador, ya puso el partido de cara para los petroleros. Pero los protagonistas del triunfo, aunque incluyó a los de siempre, puso aún por encima de ellos bajo el foco a Zach Hyman (2G, 1A), Ryan Nugent-Hopkins (dos goles) y sobre todo a Evander Kane, que con su hat trick, rematado a apenas veinte segundos del final, parece haber encontrado el camino que perdió durante 2021 en San José, rodeado por los escándalos continuos derivados de su proceso de divorcio.

Todd McLellan, entrenador de los Kings se lamía las heridas tras el repaso recibido, y apelaba al examen de conciencia para poner a su equipo de nuevo a un nivel competitivo que le permita hacer daño a unos Oilers, que parecen haber cogido velocidad de crucero hacia la segunda ronda.

VAVEL Logo