Los 35 años del
Circuito de Jerez
El circuito de Jerez. Foto: circuitodejerez.com

El medio de comunicación andaluz, “la voz del sur” (lavozdelsur.es), realiza una entrevista muy personal a Pedro Pacheco Herrera, ex alcalde de la ciudad de Jerez, con el motivo de la entrega de la medalla de la provincia al Circuito de Jerez por su 35 cumpleaños, este pasado lunes, en el Día de la Provincia, en la Diputación de Cádiz.

Pedro tenía 36 años cuando un 8 de diciembre de 1985, vivió uno de los momentos más emocionantes que ha experimentado en su carrera política. Apenas llevaba un mandato como alcalde (desde 1979, hasta 24 años después), e inauguraba y veía hecho realidad aquel trazado del que sería circuito permanente de velocidad de Jerez. Era el tercero de estas características, 4.423,101 metros, que se construía en España tras El Jarama y Calafat. Las obras que pilotaba el ingeniero sevillano José Luis Manzanares Japón no estaban acabadas todavía y el nuevo equipamiento deportivo, levantado en un valle de unas 40 hectáreas al norte del municipio, celebraba su primera prueba, el Campeonato de España de Turismos.

Respecto a la inauguración Pacheco confiesa: “No olvido la carrera inaugural, el 8 de diciembre 1985, que había estado lloviendo desde diez días antes y estábamos de fango hasta aquí. Me emocioné. Cuando terminaron las pruebas, de las que se salieron mucha gente, creo que fue de las veces que más me he emocionado en mi vida. Cuando vi el trabajo casi casi hecho. Con esa sensación no hay quien pueda”.

El trazado jerezano en el que pilotos y aficionados han convertido, a día de hoy, en la Catedral del Motor; ya que millones de espectadores de todo el mundo han llenado en todos estos años sus gradas. Cientos de escuderías y equipos deportivos han protagonizado eventos deportivos inolvidables o han ocupado las instalaciones cuando las cámaras de todas las televisiones del mundo estaban apagadas.

El clima, las horas de luz solar, el equipamiento en sí mismo y la posición geoestratégica de Jerez (buenas comunicaciones aéreas y terrestres, cercanía con la costa…) acabaron dando la razón a la creación de un proyecto que finalmente fue posible. “Esto fue una locura, hoy sería imposible”, admite Pedro ahora mismo sin dudarlo. 

Pedro Pacheco en una de las entradas del Circuito de Jerez, no lo visitaba desde 2006. Foto: lavozdelsur.es
Pedro Pacheco en una de las entradas del Circuito de Jerez, no lo visitaba desde 2006. Foto: lavozdelsur.es

La ciudad de Jerez, en los años 90 empezaba a ser más conocida en todo el mundo por el motor que por el vino. Desde ahí, las pruebas deportivas se hacían coincidir con las ferias, en el mes de Mayo.

Actualmente la Fórmula 1 no forma parte de los numerosos eventos que tienen lugar en el Circuito de Jerez, pero en 1986, seis meses después de su inauguración, la competición de F1 llegó a este trazado gracias al británico Bernie Ecclestone, aunque de manera intermitente y hasta 1997.

El Mundial de MotoGP llegó al Circuito de Jerez un año después que la Fórmula 1, en 1987. Pacheco recuerda cómo Ecclestone, a través de Two Wheel Promotions, se deshizo del negocio de las dos ruedas y, años después, acabó concentrándose en manos de Carmelo Ezpeleta, a través de la empresa Dorna. "Vieron que era un circuito agradable, con un clima y un ambiente cálido, aunque difícil de pilotar, según dicen. Se daban todas las circunstancias para que esto fuera la catedral del motor", destaca Pedro. La competición de las dos ruedas era una cita clave para el rey emérito Juan Carlos I, visitaba el circuito año tras año y Pacheco lo comenta y cuenta una anécdota divertida: "Aquí se portó bien, aquí lo emborrachaba cada vez que venía. Me acuerdo de una anécdota: un domingo de carreras comimos en una mezzanina del Circuito. Y el rey me preguntó sobre la una de la tarde, en el aperitivo: Pacheco¿tú tienes tu vino aquí? — Aquí está majestad, le puse una copa. — Éste, éste, es el que me gusta a mí. Aquello acabó con Brandy de Jerez y recuerdo que el rey contó hasta chistes. En un momento dado, ya varias horas después, dijo que se tiene que ir ya, que tenía que hacer escala en Madrid porque iba a ver a Yeltsin. Le gustaba mucho venir por esta zona”.

De repente, la provincia de Cádiz, cuenta con un circuito donde se disputan campeonatos internacionales de automovilismo y de motociclismo a las afueras de un pueblo grande. A raíz de esto se han realizado la mayoría de hoteles en Jerez, aunque los aficionados ocupan también zonas de alrededor como El Puerto de Santa María. “Es curioso”, dice el exalcalde.

Para finalizar la entrevista Pedro Pacheco expone qué es lo que le ha faltado hacer en este circuito y cómo le gustaría verlo en un futuro: “Me ha faltado no terminar la nueva tribuna central, con visera, y por detrás con zonas comerciales. Estaba diseñada por Cruz y Ortiz, los mismos que han hecho el Wanda Metropolitano y el museo Rembrandt de Amsterdam. Eso me faltó. Quería hacerlo con parte de la segunda transformación del Circuito, tras los nuevos boxes, y con esto acabaría, pero no dio tiempo. Si la economía vuelve, se podría conseguir financiación con publicidad permanente, pero no sé si estos rectores, o gerentes del Circuito, están por la labor o están pensando en otras cosas. Le falta además, en la zona de aparcamientos, un polo del motor, para abarcar una especie de formación profesional especializada, una maestría industrial especializada, para coches y motos, y al amparo de lo tecnológico. Un poco lo que es Silverstone. Con ese proyecto se podría entrar en las líneas estratégicas de los fondos europeos. Y a la vez, abrir una zona comercial nocturna tras terminar la visera y potenciar el lado de atracción turística. Aun así, lo veo bastante limpio y mantenido, no creo que pueda pedirse más, ya la gestión es distinta”.

VAVEL Logo