La despreocupación del clasificado y la desesperación del ansiado
Foto: CTpost

En la Conferencia del Este ya hay siete franquicias que sellaron su pasaje. Pero falta una. Atlanta y New York son los máximos candidatos a alcanzar esa octava posición. Y el primero, con más chances que su perseguidor, visitaba al primero en clasificar: Indiana Pacers. Aunque el conjunto de Frank Vogel viene en picada, era una buena oportunidad para adelantarse en la tabla y, de paso, ir entrenando para lo que podría ser un duelo de primera ronda de playoffs.

El local tiene cada día más problemas. Cuando la figurita de Paul George se esfuma, el equipo desaparece. No hay un sucesor para cuando él no está en sus mejores días. Anoche fueron 18 puntos, poco para un jugador de semejante envergadura. Igualmente, por la poca compañía, fue el máximo anotador de su bando. David West sigue siendo la sombra de PG: un escalón más abajo, de perfil bajo y nunca pudiendo llevar a los suyos a la victoria.

Para olvido fue la noche que tuvieron Lance Stephenson y Roy Hibbert: primero, el centro jugó tan sólo nueve minutos porque el entrenador “le ha dado descanso porque lo veía desgastado”, terminando sin unidades en ninguno de los casilleros de su planilla. Por su parte, Stephenson jugó 30 minutos y aportó apenas tres puntos y una patada al abdomen de Millsap cuando entraba en bandeja.

En contraste, el conjunto de Atlanta fue un carnaval. Kyle Korver como líder de asistencias, Paul Millsap en rebotes defensivos y Jeff Teague como máximo exponente de los puntos, con 25, supieron cómo derrocar a los Pacers. Sumado a ésto, Pero Antic, una mezcla de todo lo que hicieron los Hawks para sentenciar el partido en un 107 a 88 final.

VAVEL Logo